Consultas  Médicas

Soplo cardíaco

JOSÉ A. DE LA OSA

El soplo cardíaco no es una enfermedad. Es un signo que aprecia el médico al auscultar el corazón. Ahora bien, ¿a qué se denomina soplo cardíaco?, pregunté esta semana al doctor Ernesto Jaime Graña, Profesor Consultante de Cardiología en el prestigioso instituto de esa especialidad en La Habana, quien atesora una experiencia de más de tres décadas atendiendo dolencias del corazón.

Foto: ALDO MEDEROS Profesor Ernesto Jaime Graña.

Se queda meditando unos minutos, para decir finalmente: "Es que estoy buscando las palabras para que el concepto sea comprendido por todos los lectores". Y plantea: soplo es un "ruido" que los médicos percibimos cuando auscultamos el corazón con el estetoscopio y que es originado por la turbulencia de la sangre al pasar por las cavidades y válvulas. Bien entendido que esos "ruidos" pueden ser también expresión de algún trastorno o anomalía del corazón (afección valvular o también miocárdica).

¿Qué causas principales originarían la aparición de un soplo?

Pueden ser congénitas (de nacimiento) y adquiridas. Entre estas últimas te señalaría, como las más importantes, la fiebre reumática, cuya característica fundamental reside en la inflamación del corazón (carditis), y las afecciones degenerativas como la arteriosclerosis.

Quisiera abrir un paréntesis para esclarecer los términos "soplo inocente" o "funcional".

Precisaría que ambos vocablos no son equivalentes. El denominado "inocente", por sus características y duración en el tiempo, puede llegar a desaparecer espontáneamente en la mayoría de los pacientes. En cuanto al funcional, su desaparición estará condicionada por la eliminación de la causa estructural que lo produce. Un ejemplo: si existe una comunicación interauricular, conocida por las siglas CIA, que constituye la afección congénita más frecuente en los niños, el soplo funcional causado por esta dolencia, desaparece cuando se realiza el cierre de la comunicación.

¿Qué manifestaciones pueden alertar a una persona que tiene un soplo cardíaco si es funcional o no? 

Sus signos y síntomas estarían relacionados con la lesión cardíaca que pueda estar presente y tener su expresión clínica en la falta de aire y edema (aumento de volumen) de las extremidades inferiores, fundamentalmente.

¿Suele cursar sin síntomas aparentes?

Sí, en muchas ocasiones el paciente conoce la existencia de un soplo luego de un examen cardíaco de rutina.

¿Es posible establecer el diagnóstico de certeza? 

— Sí. Mediante el examen clínico y el empleo de procederes investigativos, en primer lugar el ultrasonido Doppler o Ecocardiograma.

En general, ¿qué tratamientos se indican?

El soplo cardíaco en sí mismo no tiene tratamiento específico. La terapéutica se aplica a la afección cardíaca que origine el soplo, que puede ser medicamentosa o quirúrgica.

¿Tiene "predilección" por alguna edad?

No, puede presentarse en cualquier etapa de la vida y tanto en el sexo masculino como en el femenino.

Los pacientes aquejados de un soplo cardíaco deben establecer alguna limitación en su desempeño laboral y social?

Teniendo en cuenta que el soplo puede ser la "traducción" de una afección cardíaca las limitaciones de estos pacientes estarán en dependencia del grado de severidad de la lesión del corazón que presenten.

¿Es posible hablar de prevención de lesiones cardíacas?

Hasta ahora, inicios del siglo XXI, la ciencia no ha logrado aún las vías para la prevención de las afecciones congénitas del corazón, aunque mucho se ha avanzado en técnicas y procederes diagnósticos. En cuanto a las adquiridas, la que se refiere a la fiebre reumática muestra en la actualidad logros evidentes en su prevención, aunque sigue constituyendo la segunda causa de cardiopatías en pacientes menores de 19 años. El agente desencadenante de la fiebre reumática es el estreptococo betahemolítico del grupo A, causante de lesiones valvulares del corazón. De ahí la importancia, cuando un niño o niña presenta una infección respiratoria alta (amigdalitis, faringitis y otras) que sea atendido de inmediato por un médico, a fin de establecer el tratamiento oportuno. Cuando el paciente ha presentado fiebre reumática es necesario continuar el tratamiento profiláctico secundario para evitar recaídas.

Dejo abierta esta última pregunta por si le queda algo esencial por decir.

Ante la sospecha o existencia de un soplo cardíaco el paciente debe ser examinado por un cardiólogo o un clínico.