Consultas  Médicas

Retraso del lenguaje

JOSÉ A. DE LA OSA

El aprendizaje de la propia lengua constituye para muchos la mayor hazaña intelectual que el hombre realiza durante su vida. Antes que el niño o niña adquiera el lenguaje como tal debe transitar por el aprendizaje de los sonidos, la formación de palabras, su combinación en frases, la construcción de significados y la adquisición de un conocimiento sobre su lengua, hasta llegar a la meta deseada: el dominio propiamente del lenguaje.

CAOLa doctora Marcia López Betancourt, vicepresidenta de la Sociedad Cubana de Logopedia y Foniatría y miembro del Grupo Nacional de la especialidad.

Ahora bien, cuando hablamos de lenguaje debemos distinguir, esencialmente, entre los aspectos articulatorios (pronunciación), los semánticos (vocabulario), los estructurales y los pragmáticos (uso funcional o social del lenguaje).

Para el esclarecimiento del tema que abordamos, surgiría una primera e ineludible pregunta: ¿cuál de esas áreas específicamente —la pronunciación, el vocabulario o la estructura de la oración— se ve afectada en los niños con retraso de lenguaje?

Pueden verse afectadas varias de las áreas o alguna de ellas, afirma la doctora Marcia López Betancourt, especialista de segundo grado en Logopedia y Foniatría y profesora de la Universidad Médica de La Habana. Y precisa: en algunos predomina el trastorno de la pronunciación que hace el habla ininteligible, en otros existen más problemas en el uso de determinadas estructuras gramaticales y la formación de oraciones, en otros el vocabulario es muy limitado o el uso social o funcional del lenguaje es deficiente.

¿Conoce la ciencia las causas de las alteraciones que impiden su normal desarrollo?

Son varias también y te mencionaré algunas enfermedades: retraso mental, autismo, lesiones cerebrales, hipoacusias, y, asimismo, pobre estimulación del lenguaje, sobreprotección, que provocan secundariamente el trastorno del lenguaje. Asimismo, puede presentarse el caso de algún niño con retraso del lenguaje en el que las causas mencionadas no sean evidentes o demostrables.

¿Se sabe qué sucede realmente en la actividad cerebral de estos niños y niñas?

Pueden originarse alteraciones electroencefalográficas, anomalías estructurales o funcionales en el cerebro, y trastornos sensoriales como las pérdidas auditivas.

¿Es posible graficar cuál es el patrón considerado "normal" del desarrollo del lenguaje en las primeras etapas de la vida?

El periodo más intenso del desarrollo del lenguaje ocurre en los tres primeros años de la vida. Algunos hitos de desarrollo importantes: primeras palabras entre los 10 y 12 meses, frases de dos palabras alrededor de los 18 meses, aumento del vocabulario paulatinamente a partir de esa edad; uso adecuado del pronombre "yo" alrededor de los 30 meses y frases cada vez más complejas, Entre los 3, 4 y 5 años incrementa el vocabulario rápidamente y comienza a comprender y usar las diferentes reglas del lenguaje.

Conceptualmente entonces, ¿cómo definiríamos el retraso del lenguaje?

Un niño está retrasado en el lenguaje cuando desde el punto de vista cuantitativo (cantidad de vocabulario) o cualitativo (diferentes áreas del lenguaje) está por debajo de la cifra media de los niños de su edad.

¿Qué signos y síntomas principales nos deben alertar de la existencia de un retraso en el lenguaje?

Cuando el niño llega a la edad de un año y medio y no dice ninguna palabra, o a los 2 años de edad y no une dos palabras para conformar frases sencillas, cuando avanza en su edad y no incrementa progresivamente el vocabulario y las frases, o cuando no muestra intención de comunicarse con los demás ya sea verbalmente o mediante gestos.

¿Existen tratamientos para estos trastornos? ¿En qué consisten? ¿Qué resultados se alcanzan?

Los tratamientos varían en dependencia de las causas que ocasionan el retraso del lenguaje. Pueden consistir en el uso de prótesis auditivas, terapias funcionales del lenguaje y psicopedagógicas, medicamentos. Los resultados que se alcanzan siempre son alentadores, aunque estarán en dependencia del tipo de trastorno, de que la intervención sea temprana porque sobre todo en las primeras etapas de la vida podemos potencializar o mejorar el desarrollo del niño, y de la participación activa de la familia.

¿Es frecuente este trastorno en nuestro medio?

Es una de las afecciones más frecuentes en una consulta de Logopedia y Foniatría.

Si tuviera algo nuevo que añadir...

Sí, algunas orientaciones a los padres. Que se debe estimular verbalmente al niño desde pequeñito, no rectificarle su forma de hablar, dejarle tiempo para que hable, sin exigencias ni perfeccionamientos, y ante cualquier duda que les pueda surgir, consultar al médico de la familia, quien valorará si el desarrollo psicomotor, incluyendo el lenguaje del niño es el adecuado. En los círculos infantiles y en el área de salud, existe también un personal calificado para detectar estos trastornos y orientar qué se debe hacer: Logopedas o Defectólogos.