Consultas  Médicas

 

Quistes de la piel

JOSÉ A. DE LA OSA

Atendiendo a la variedad de quistes que puede padecer el ser humano ––bronquiales, renales, pulmonares, ováricos y otros–– ceñiremos el tema de hoy a los de la piel. De ahí la presencia entre nosotros del profesor Manuel Salazar Sedano, especialista de segundo grado en Dermatología del Hospital Clínico-Quirúrgico Hermanos Ameijeiras, de esta capital, quien atesora una experiencia que sobrepasa las tres décadas en la cirugía de lesiones epidérmicas.

Doctor Manuel Salazar Sedano.

Doctor, le comento inicialmente, con visión profana diría que un quiste es una bolsa cerrada con una membrana propia que se desarrolla anormalmente en una cavidad o estructura del cuerpo. Con saber médico, ¿cómo definiría usted los quistes de la piel?

Como tumores de contenido blando ––dice–– formados por una sustancia llamada queratina (núcleo) que está recubierta por las células de la propia piel. Al tacto estos tumores se mueven libremente sobre planos subcutáneos.

––¿Conoce la ciencia las causas que los producen?

––Las verdaderas causas están aún por precisar, pero normalmente aparecen por el desarrollo de células de la piel que quedan atrapadas en planos superficiales y que pueden o no profundizarse.

—¿Podría acaso hablarse de factores de riesgo que pudieran contribuir a su aparición?

—De acuerdo con la experiencia clínica diría que las personas con mayor propensión a presentar quistes de la piel son aquellas con padecimientos de acné.

—¿El contenido de estos quistes es sólido o líquido?

—Es sólido, si exceptuamos un solo tipo de quiste, el denominado en lenguaje médico esteatocistoma, que tiene un contenido similar a un aceite espeso.

—¿Tienen "preferencia" por alguna parte del cuerpo en especial y por alguno de los dos sexos?

—Aparecen más comúnmente en la espalda, cuello, cara y cuero cabelludo y afectan con mayor frecuencia a los hombres.

—¿Estos quistes están herméticamente cerrados o pueden, digamos, drenar alguna sustancia?

—Por lo general se aprecia un conducto estrecho por donde puede originarse la salida del contenido quístico.

—Una precisión: ¿suelen ser de crecimiento lento o rápido? ¿Tienden incluso a infectarse?

—Los quistes cursan con lentitud y, en ocasiones, pueden desaparecer espontáneamente, aunque en pocas ocasiones esa "desaparición" ocurre totalmente. En cuanto a tu segunda pregunta, sí, son frecuentes las infecciones.

—¿Qué sugiere hacer entonces? ¿Ignorarlos o consultar al médico?

—Somos del criterio que ante cualquier quiste de piel se debe solicitar una evaluación médica, porque quienes tienden a ignorar este padecimiento con frecuencia se ven aquejados de infección como consecuencia de la formación de abscesos (acumulación de pus en los tejidos), que es la complicación más frecuente, con la consiguiente pérdida de horas laborales. Aclararía, porque es una preocupación de muchos pacientes que acuden a consulta, que estos quistes de la piel no suelen adquirir un carácter maligno.

—¿Qué exámenes se requieren para el diagnóstico?

—El examen médico es suficiente para establecer un diagnóstico de certeza.

—¿Una vez extirpados tienden a reproducirse?

—Cuando se extirpa totalmente la cápsula que los reviste, no se deben reproducir.

—¿Tendría alguna precisión final?

—En las consultas dermatológicas que dispongan de Electrocirugía, con opción para cortes o Radiocirugía, más del 70% de estos quistes de la piel se pueden operar en breve tiempo en la propia consulta y sin que el paciente requiera ser suturado. Con estos procederes se logra muy buena respuesta en la reparación de la herida.