Consultas  Médicas

 

Posoperatorio en catarata

JOSÉ A. DE LA OSA

Una avanzada técnica quirúrgica aplicada en la operación de catarata (conocida como Facoemulsificación en lenguaje médico), junto a un sinnúmero de otras medidas que se adoptan, posibilita que sean muy escasas las complicaciones que se originan durante esta cirugía.

Doctor Juan Raúl Hernández Silva.

Sin embargo, la sepsis (provocada por una infección) continúa siendo quizás la más temida, aun con los bajos índices que se registran en los pacientes intervenidos. Por ello, pasaremos revista a las medidas esenciales que, fundamentalmente, deben ser adoptadas en el posoperatorio de la cirugía de catarata para evitar las infecciones y cualquier otro trastorno.

De acuerdo con el autorizado criterio del doctor Juan Raúl Hernández Silva, las infecciones que se presentan en el posoperatorio de catarata son debidas, en general, a que los pacientes "alojaban el germen a nivel de la conjuntiva antes de la cirugía", por inmunodeficiencia relacionada con la edad, un padecimiento que lo origine e incluso por alteración en la anatomía de los párpados.

El profesor Hernández Silva, cirujano de catarata, es especialista en segundo grado en Oftalmología, y vicedirector técnico del Instituto Cubano de Oftalmología Ramón Pando Ferrer.

—¿Estos pacientes, doctor, pueden hacer una vida normal inmediatamente después de ser operados?

—Sí, siempre que la cirugía se haya desarrollado sin complicaciones. Las técnicas microquirúrgicas que se emplean permiten extraer el cristalino (lente natural ubicado dentro del ojo) mediante pequeñas incisiones, sin suturas, y sustituirlo por un lente intraocular artificial plegable.

—Especifiquemos, ¿qué les está indicado a estos pacientes para lograr una rápida reincorporación a las actividades normales?

—Evitar ejercicios físicos intensos, y, sobre todo, los que supongan movimientos bruscos o violentos de la cabeza, lo que no excluye que puedan bajar la cabeza o moverla naturalmente. Es esencial también cuidar los hábitos higiénicos, tanto el lavado sistemático de las manos, la cara, la cabeza, el baño diario y, en el caso de los hombres, mantener rasurada la cara. Y tomar las medidas necesarias para evitar un golpe directo al ojo operado.

—¿Estos pacientes pueden ver la televisión?

—Sí, al día siguiente de la operación. Y pueden trabajar en la computadora, leer, realizar algunas actividades domésticas, manejar cuando son choferes, aunque sin excederse.

—¿Y en cuanto a caminar?

—No existen contraindicaciones para ello. Incluso a pacientes de la tercera edad les recomendamos, a las dos semanas de operados, que se reincorporen a tareas familiares y asistan a las actividades del Círculo de Abuelos que no incluyan ejercicios físicos intensos.

—¿Podría referir cuál es la posición idónea para dormir?

—No existen limitaciones en cuanto a la posición que se adopte para dormir, incluyendo el empleo o no de almohadas.

—¿Hay indicaciones precisas cuando se requiere la administración de alguna pomada o colirio?

—Para ello es esencial el cuidado de la higiene de las manos y la conservación adecuada de los medicamentos. Precisaría que si no existen complicaciones posoperatorias, no hay por qué despertar al paciente en horas de la madrugada para aplicarle el fármaco indicado. Es mejor dejarlo dormir.

—¿Qué hacer, por ejemplo, si el ojo pica?

—El ojo no se puede rascar ni frotar. Si la picazón o escozor aumentara y se convierte en algo molesto relacionado con el uso del fármaco, debe consultarse al oftalmólogo para descartar la existencia de una alergia provocada por el medicamento.

—¿Es conveniente el empleo de gafas de sol?

—Sí, para la protección del ojo y porque evita el deslumbramiento que aparece en las primeras semanas de realizada la cirugía. El lente intraocular con el que se sustituye el cristalino no posee la misma capacidad de absorción de los rayos ultravioletas que nuestro lente natural.

—¿Cuándo consultar de urgencia a nuestro oftalmólogo?

—Si aparecen los primeros síntomas de una infección: disminución de la visión, secreciones, dolor y enrojecimiento ocular.

—¿Hay medidas que adoptar antes de que se produzca la cirugía?

—Sí. Fundamentalmente las personas que presenten conjuntivitis crónica, alteraciones en la posición de los párpados, glaucoma, en los cuales hay que indicar medicamentos como parte de la preparación quirúrgica; o si padecen enfermedades generales como diabetes, hipertensión, cardiopatías que deben ser sometidas previamente a un examen general para su control.