Consultas  Médicas

 

Precocidad sexual

JOSÉ A. DE LA OSA
delaosa@granma.cip.cu

Precocidad sexual, doctora Safora, es el tema de nuestro interés. ¿A qué nos estamos refiriendo concretamente?... Al inicio de las relaciones sexuales en edades tempranas de la vida, dice. Y reflexiona seguidamente: Aunque no existe una edad definida para su comienzo, los especialistas coinciden en señalar que son "prematuras" cuando la iniciación ocurre antes de los 16 años.

Foto: CAOLa doctora Omayda Safora Enríquez, en la sala de preparto, examina a una joven de 14 años poco antes de dar a luz.

La doctora Omayda Safora Enríquez es especialista de segundo grado en Ginecología y Obstetricia, Profesora Auxiliar de la Universidad Médica y diplomada en Ginecología Infanto-Juvenil y Salud Reproductiva del Adolescente.

—No sabría con certeza, profesora, si la precocidad sexual es valorada o no como un problema.

—Sí lo es, atendiendo a las graves consecuencias que comporta para la salud sexual y reproductiva y, también, en lo social y económico.

—¿Podría referir, en síntesis, los contra, y también los pro si existieran?

—Te diría que no existe nada a favor. La precocidad sexual constituye un factor de riesgo importante para la deserción escolar, la drogadicción, el alcoholismo, las infecciones de transmisión sexual y los embarazos no deseados.

—¿Se conocen las causas? Y estoy pensando en factores de orden biológico, psicológico¼

—La revolución social, el inicio más temprano de la primera menstruación en las niñas, los cambios puberales (etapa de la vida en que comienzan a manifestarse, entre otros, los caracteres sexuales secundarios), el desarrollo económico y reformas en ámbitos culturales, son algunas de las causas que se mencionan en la actualidad.

—¿Se comporta de igual forma tanto en el sexo masculino como en el femenino?

—De hecho los varones comienzan sus relaciones sexuales más temprano, aunque estudios recientes muestran una tendencia creciente a la precocidad en el sexo femenino.

—¿A qué edades como promedio inician las relaciones en nuestro país?

—En estos momentos entre los 15 y 16 años.

—¿Considera que faltarían políticas preventivas, o esta es una responsabilidad enteramente familiar?

—Sí, faltan, sobre todo programas que sean aceptados por los jóvenes. Precisaría que aunque la familia es la principal escuela, este problema definitivamente nos atañe a todos.

—¿Existiría alguna investigación en nuestro medio que relacione la estabilidad familiar con la edad de inicio de las relaciones sexuales de los jóvenes?

—Sí, y está demostrado que esta situación se relaciona con familias inestables, con hijos de madres adolescentes, padres con hábitos tóxicos, divorcios y violencia intrafamiliar.

—¿Esas conclusiones coinciden con las realizadas en otros países?

—Completamente.

—¿Es el amor, sobre todo, la razón principal por la cual se establecen estos vínculos a tan temprana edad?

—Desgraciadamente no. La presión de la pareja, el grupo y la curiosidad se sitúan entre las principales causas.

—¿De acuerdo con su experiencia profesional considera que este es un problema que llegó para quedarse?

—Por el momento todo parece indicar que sí, aunque estoy convencida de que es mucho lo que se puede hacer aún en promoción y prevención de salud para postergar el inicio de las relaciones sexuales.

—¿Tendría algún criterio que trasladar a los jóvenes en torno al tema que tratamos?

—La sexualidad es uno de los aspectos de nuestra vida que debemos asumir con responsabilidad. Las relaciones sexuales no son el comienzo sino el final del camino del conocimiento de la pareja. El inicio los enfrenta a circunstancias para las cuales los adolescentes no están preparados ni física, ni biológica ni psicológicamente.

—¿Y a la familia?

—Recordar que a los hijos hay que dedicarles mucho tiempo, saber qué piensan, orientarlos de manera adecuada en todos los aspectos de la vida, incluida la consecución de una sexualidad responsable desde edades muy tempranas. Y no olvidar que nuestros comportamientos son también patrones y guías para ellos.