Consultas  Médicas

PARÁLISIS CEREBRAL INFANTIL

Las causas de la parálisis cerebral infantil son múltiples y se clasifican de acuerdo con la edad de desarrollo o conformación del nuevo ser, desde la etapa prenatal, la perinatal (alrededor del parto) hasta la posnatal.

El tema es de alta sensibilidad y para incursionar sobre él contamos con la presencia de la doctora Lidia Ortiz Céspedes, especialista en Logopedia y Foniatría del Centro Nacional de Rehabilitación "Julio Díaz", y la licenciada Ileana López Lemus, Máster en Integración de Personas Discapacitadas, de la Escuela Especial para alumnos con trastornos severos en la comunicación y el lenguaje del Cerro, en Ciudad de La Habana, quienes aunaron sus criterios en un verdadero ejercicio interdisciplinario.

—¿El término parálisis cerebral qué trastornos engloba?

— La parálisis cerebral es un trastorno no progresivo del movimiento y la postura debido a la lesión o daño cerebral.

—¿Qué porcentaje de niños padecen alguna forma de estas parálisis y cuáles son los factores principales que las originan?

—De 1,5 a 2% por cada 1000 nacidos vivos. Los factores pueden ser prenatales como retardo en el crecimiento intrauterino, infecciones virales de la mamá, prematuridad o genéticos. Entre los perinatales (los más frecuentes) encontramos: dificultades en el parto (distocias), problemas respiratorios (anoxias), traumatismos en el parto por mal uso de fórceps. Los posnatales incluyen deshidratación aguda, anomalías metabólicas, las meningitis, entre otras.

—¿Todas las parálisis cerebrales presentan similares manifestaciones?

—No, las discapacidades motoras comprenden una extrema diversidad, en dependencia de la localización de la lesión . Pueden ser leves, moderadas o severas. Se manifiestan clínicamente por contracción involuntaria persistente de un músculo o grupo muscular (la denominada espasticidad que es la más frecuente); aumento del tono muscular, temblor, rigidez, incoordinación motora. En ocasiones estas formas clínicas aparecen combinadas.

—¿Pueden incluir también trastornos de la visión, crisis convulsivas y retraso mental?

—Si, aunque en todos los niños no se presentan igual. Además, se pueden asociar trastornos sensoriales, emocionales, psíquicos, intelectuales y lingüísticos conocidos por disartrias (dificultades articulatorias) y anartrias (ausencia de expresión vocal y verbal).

—¿En qué edad se puede establecer el grado de afectación que ha sufrido el niño?

—Debemos ser conservadores en este sentido. Es conveniente que la detección del grado de la afectación sea lo más tempranamente posible. Siempre en el período de desarrollo cerebral temprano (prenatal hasta los 5 años).

—¿Qué métodos se emplean para establecer el diagnóstico de certeza?

— El diagnóstico se establece a partir de los tests que evalúan el desarrollo psíquico y motor y la evolución del lenguaje.

— ¿Cuál es el principal objetivo de los tratamientos?

— El objetivo debe ser la rehabilitación o habilitación de cada una de las áreas afectadas, teniendo en cuenta las necesidades educativas y potencialidades de las personas con parálisis cerebral, con vistas a lograr la integración social, escolar y laboral.

—¿Qué métodos de rehabilitación se emplean en nuestro medio?

—.Existen múltiples. En cuanto a las alteraciones de movimiento los fisioterapeutas usan el Bobath (hidroterapia, ambulación, terapia ocupacional). Los trastornos de la comunicación se intervienen con métodos propios de la Logopedia tradicional. También desde hace un año y medio se viene introduciendo en nuestro país un sistema alternativo y, asimismo, aumentativo de comunicación, específicamente el Sistema Pictográfico de Comunicación.

—¿Podría afirmarse que con cuidados y tratamientos adecuados, muchos pacientes aquejados de parálisis cerebral podrían tener una calidad de vida parecida a la del resto de la población?

—Por supuesto. Además ello está en dependencia de la creación de condiciones para mejorarle la calidad de vida a estas personas, que tienen también derechos y deberes dentro de nuestra sociedad.

— Madres que nos han escrito preguntan si cuando estas discapacidades físicas generan alteraciones en el habla tienen atención específica?

— Si, se vincula con el grado de los trastornos que se generen en la comunicación no vocal, o vocal (habla y lenguaje).

—En relación con esta última pregunta, ¿qué tratamientos se emplean y con qué éxito?

—Ya hacíamos referencia a los métodos de la Logopedia tradicional (desde la estimulación sensorial hasta terapias funcionales específicas). También al uso del Sistema Pictográfico de Comunicación, que se viene empleando a nivel mundial desde la década de los 80, y hace unos dos años también en nuestro país. Este método pictográfico permite a personas con graves trastornos de la comunicación expresar sus necesidades, deseos e intereses a través de símbolos, y posibilita incluso a muchos la "explosión " del lenguaje, por la gran estimulación que reciben a través de esta terapia.

—¿Es posible hablar de prevención en el tema que nos ocupa?

—La prevención radica en evitar los factores desencadenantes, relacionados con el embarazo, el parto o enfermedades infecciosas adquiridas por el niño en sus primeros años de vida. Ahora bien, ante la presencia de una parálisis cerebral, la prevención estaría dirigida a contribuir a eliminar o compensar los trastornos asociados.

—Se impondría un comentario final dirigido a los padres con un niño aquejado de parálisis.

Su niño puede ser diferente, pero en verdad todos somos diferentes. Lo esencial es buscar sus potencialidades. Aproveche cualquier intención comunicativa del niño y estimule su comunicación, su lenguaje. Cree la necesidad para que se comunique, no le quite la posibilidad de iniciar y finalizar su mensaje. Él necesita su apoyo y su amor. (2001)