Consultas  Médicas

PANCREATITIS

Profesor Titular de Cirugía General del centenario Hospital General Calixto García, en la capital cubana, Secretario de la Asociación Médica del Caribe (AMECA), el Doctor en Ciencias Médicas Gerardo de la Llera Domínguez aclara que pancreatitis quiere decir "inflamación del páncreas", y sea aguda o crónica en ella "no sólo hay fenómenos inflamatorios (lo que se ve en la aguda), sino también cuando es más severa hay necrosis (tejidos muertos) y hemorragia. En la crónica existe fibrosis y alteración de conductos".

El páncreas es una glándula de secreción externa e interna (exocrina y endocrina). La externa contiene bicarbonato y unos fermentos que ayudan a digerir las proteínas, grasas y féculas. La secreción interna contiene insulina y glucagón que intervienen en la regulación de la glucosa en el organismo.

—¿Se conocen, doctor, los mecanismos que desencadenan la pancreatitis?

—El mecanismo intrínseco de producción no es bien conocido y existen diversas teorías para explicarlo. Pero sí se conoce bien que las causas más frecuentes son los cálculos biliares y el alcoholismo, aunque hay otras de origen traumático y posoperatorias.

—¿Constituiría para los pacientes que abusan del alcohol algún peligro el continuar bebiendo?

—El paciente alcohólico que comienza a presentar crisis agudas, que pueden o no ser muy intensas, avanza hacia la cronicidad con todas sus consecuencias. Esto si persiste bebiendo, pues si detiene la ingestión de bebidas a tiempo, el curso de la enfermedad se detiene también.

—¿La pancreatitis es una enfermedad en sí misma o un síntoma de alguna otra afección?

—Es de por sí una enfermedad, pues si bien es cierto que a veces tiene una causa definida, en otras no se puede encontrar el origen.

—¿Cuáles son sus signos y síntomas fundamentales?

—En las crisis agudas que aparecen generalmente después de una comida copiosa, con abundante alcohol, los síntomas fundamentales son el dolor en abdomen superior irradiado a veces hacia la espalda, que se acompaña de vómitos y a veces ictericia. Como signos se encuentran en ocasiones manifestaciones de shock y al examen del abdomen dolor con una resistencia especial y características de una peritonitis. La fase crónica se caracteriza por dolor en el abdomen, que puede ser continuo, intenso, que compromete la calidad de la vida. Además, se presentan diarreas con grasas y pérdida de peso.

—¿Cómo aliviar el dolor intenso que produce la pancreatitis aguda?

—Tratando la crisis con medidas médicas, pues la pancreatitis aguda se trata quirúrgicamente solo cuando coincida con una colecistitis aguda (inflamación de la vesícula biliar) o cuando hay una necrosis infectada del páncreas. Se usa también el tratamiento por endoscopía. En la crónica, el dolor puede requerir tratamiento quirúrgico o endoscópico.

—¿Cómo se establece el diagnóstico de certeza?

—No es fácil en la pancreatiutis aguda. Se obtiene con la clínica y a veces con el ultrasonido que puede visualizar el páncreas. En una serie revisada por nosotros fue útil solo en el 30% de los casos. Otros exámenes que pueden definir son la laparoscopía y la tomografía axial computadorizada, ante dudas diagnósticas. En la fase crónica el diagnóstico de certeza se puede obtener por la clínica y también por la placa simple de abdomen y otros medios diagnósticos.

—¿Es una enfermedad frecuente? ¿Afecta por igual al sexo masculino y femenino? En general, ¿en qué edades se manifiesta?

—No es muy común, afecta más frecuentemente al sexo femenino cuando su origen es por cálculos biliares y al masculino cuando es de origen alcohólico. Por lo general se manifiesta en las décadas de los 30 a los 60 años.

—¿Tiene alguna distinción entre las etnias?

—No existe en nuestro país distinción alguna.

—¿Una vez que se instala el padecimiento se convierte inexorablemente en crónico?

—La pancreatitis se hace cronica en la medida que ocurren episodios agudos, no importa la intensidad de estos. Si las causas que la determinan son erradicadas puede detenerse el proceso. En el caso de los cálculos biliares, haciendo el tratamiento quirúrgico; y en el alcoholismo, abandonando por completo esta práctica antes de que se presenten las lesiones de cronicidad.

—¿Existen formas de prevención de esta enfermedad?

—Para la población general, la prevención se sustentaría en no abusar de la ingestión de bebidas alcohólicas ni comidas copiosas ricas en grasas, y eliminar los cálculos biliares en aquellos pacientes que los presenten. (2001)