Consultas  Médicas

Neuropatía diabética autonómica

JOSÉ A. DE LA OSA

En una Consulta reciente abordamos la neuropatía diabética en la que circunscribimos el tema a la neuropatía periférica de los miembros inferiores, y anunciábamos entonces (Granma, 31 de diciembre del 2004) que existía otro tipo de neuropatía en el diabético, la llamada autonómica o visceral.

Foto: ALDO MEDEROSProfesor Orestes Faget Cepero.

¿Son dos entidades diferentes unidas por un mismo hilo conductor en su aparición?, pregunto ahora al doctor Orestes Faget Cepero, especialista de segundo grado en Endocrinología, Investigador Auxiliar y Profesor Agregado del Instituto Nacional de esa especialidad, adscrito al Ministerio de Salud Pública, en esta capital.

Efectivamente, dice, ambas neuropatías son complicaciones de la diabetes que se diferencian en sus manifestaciones clínicas, pero tienen los mismos factores de riesgo en su aparición o desencadenamiento.

Entonces, profesor, ¿cuáles son, digamos, sus puntos en común y cuáles sus diferencias?

Como puntos en común podemos decir que ambas son más frecuentes en los diabéticos con mal control de la glucemia (presencia de glucosa en la sangre), en los pacientes con mayor edad y duración de la diabetes, y se diferencian en que en la neuropatía periférica se afectan los nervios de las extremidades inferiores y superiores, mientras que en la autonómica se alteran los nervios que van a órganos como el corazón, la vejiga y el estómago, entre otros.

¿A qué nos referimos concretamente cuando hablamos de nervios autonómicos o viscerales?

A los nervios que regulan las funciones vitales inconscientes, tales como el ritmo cardiaco y la digestión, y que son los que conforman el sistema nervioso autonómico.

¿Cómo definiría, para la comprensión de un público no especializado, este tipo de neuropatía?

La neuropatía autonómica es un conjunto de síntomas y signos que se originan por daños en los nervios que van a las estructuras internas del organismo, que regulan funciones como presión sanguínea, frecuencia cardiaca, digestión y evacuación de los intestinos y de la vejiga.

¿Se conoce científicamente la razón por la cual se puede desencadenar uno u otro tipo de neuropatía diabética?

No está totalmente aclarado, pero muchos estudios apoyan la idea de que la hiperglucemia mantenida es la principal responsable, aunque existan otros factores implicados. Ambos tipos de neuropatías pueden estar presentes en un mismo paciente.

¿Qué signos y síntomas primarios pueden alertar?

Los principales son la taquicardia en reposo, baja presión sanguínea y mareos al levantarse de una posición sentada o acostada, vómito de comida no digerida, diarrea, estreñimiento, sudoración excesiva en determinadas partes del cuerpo, incontinencia urinaria, disfunción sexual e hipoglucemia sin aviso.

En general, ¿qué órganos afecta con mayor frecuencia?

El esófago, estómago, intestino delgado, corazón, vejiga y los genitales.

¿Se conoce su frecuencia en nuestro medio? ¿Hace alguna distinción entre el sexo masculino y el femenino?

Su frecuencia es variable, según se considere algún signo determinado. En nuestro Instituto de Endocrinología los estudios realizados coinciden con lo reportado en el resto del mundo en que se ha encontrado la vejiga neurogénica en el 20-40% de los pacientes con diabetes, la impotencia (disfunción eréctil) en el 35-75% de todos los hombres con diabetes y la disfunción sexual en el 40-50% de las mujeres. La neuropatía autonómica se presenta igualmente en uno u otro sexo.

¿Hay tratamientos para estos trastornos? ¿En qué consisten?

Diría que el mejor tratamiento es su prevención. De ahí que el diabético debe cumplir el tratamiento dirigido a lograr el control de la enfermedad y de los factores de riesgo modificables, teniendo en cuenta la gran diversidad de síntomas y signos que pueden presentarse. El tratamiento debe ser sintomático y puede ir desde medidas higiénico-dietéticas hasta medicamentos específicos, de acuerdo con el órgano afectado.

¿Qué medidas tomar para prevenir complicaciones?

Está demostrado que el estricto control de la diabetes es la mejor manera de evitar la aparición de la neuropatía autonómica, por lo que se debe tratar de conservar los niveles de azúcar en la sangre dentro de límites normales. Otros factores que debemos tener en cuenta son mantener la presión sanguínea y las grasas en sangre dentro de la normalidad, dejar de fumar y limitar el consumo de bebidas alcohólicas.