Consultas  Médicas

Menopausia y sexualidad

JOSÉ A. DE LA OSA

Es bien sabido que la menopausia es el cese de la menstruación y climaterio, el periodo de transición entre la etapa reproductiva y no reproductiva de la mujer. ¿Estos profundos cambios en el ciclo vital pueden constituir o no el fin de su vida sexual?... "Categóricamente, no", subraya la endocrinóloga Olga Martínez Colete, especialista del Hospital Clínico-Quirúrgico Hermanos Ameijeiras y miembro de la Sección de Climaterio de la Sociedad Cubana de Obstetricia y Ginecología.

Doctora Olga Martínez Colete.

Aclara seguidamente que los síntomas debidos al climaterio, su intensidad y duración, dependen de cada mujer en particular.

—¿Podría citar qué cambios físicos fundamentales originados por la menopausia se presentan en el llamado ciclo de respuesta sexual?

—Inicialmente aparecen oleadas de color, sudoraciones, palpitaciones y dolores de cabeza. A ellos se asocian los trastornos de la menstruación. Con el devenir comienzan a aparecer las manifestaciones del déficit hormonal como sequedad de la vagina, orinas frecuentes y escasas, atrofia genital que pueden ocasionar dolor en la relación sexual y disminución del deseo.

––¿Y en cuanto a los psicológicos?

—Insomnio, nerviosismo, irritabilidad, apatía, tristeza y, sobre todo, cambios rápidos de estados de ánimo.

—¿Esa disminución del deseo sexual en la menopausia que usted menciona, se relacionaría de alguna manera también con la calidad de la vida sexual mantenida en una etapa previa a la menopausia?

––La sexualidad se asocia a patrones culturales, sociales, a costumbres y tradiciones, y diría que mientras más preparación y conocimiento se atesoren, más capacidad se tendrá para el disfrute sexual a partir de la menopausia.

––¿A qué edades como promedio se presentan estos trastornos?

––Los trastornos sexuales asociados al climaterio suelen aparecer alrededor de los 45 años. Usualmente se inician con una disminución del interés por el sexo, al que se va asociando la sequedad vaginal, el dolor al contacto sexual, lo que puede comprometer estas relaciones.

––¿Sugiere algún tratamiento al menos paliativo, o sencillamente lo importante es ganar en comprensión del declinar inevitable de nuestras potencialidades con el paso de los años?

—La educación sexual es la terapia más efectiva para disfrutar de la sexualidad como fuente de crecimiento espiritual.

––Algunos investigadores hablan de la andropausia o climaterio masculino, por analogía semántica con la menopausia femenina. ¿Es ciencia constituida que existe en el hombre "un tiempo semejante"?

––Sí, existe un periodo climatérico en el hombre determinado por una disminución de la función testicular y la subsiguiente declinación gradual de la testosterona (hormona masculina).

––¿Existen manifestaciones típicas que pudieran alertar a los hombres de que han iniciado el camino de la andropausia? ¿A qué edades y cuáles serían sus manifestaciones fundamentales?

—Aunque la andropausia es menos explosiva que el climaterio, los síntomas más frecuentes son la disminución de la energía y de la fuerza muscular, fatiga, cambios emocionales, disminución del deseo sexual y déficit de la erección. Estas manifestaciones pueden hacerse evidentes alrededor de la quinta o sexta década de la vida.

––¿Con el desarrollo de la ciencia los hombres gozan en la actualidad de alguna ventaja en cuanto a la existencia de tratamientos efectivos para mejorar su rendimiento sexual en la tercera edad?

—El uso de medicamentos como el Viagra, Levitra, Cialis pueden aliviar los síntomas y mejorar, en gran cuantía, la actividad sexual. Estos medicamentos deben emplearse siempre bajo prescripción médica.

––Dejo abierta esta pregunta por si desea formular alguna precisión final.

—A manera de conclusión quisiera decir que la sexualidad es un proceso inherente a la vida, y la menopausia y la andropausia son procesos fisiológicos que modifican el ciclo de respuesta sexual, pero no significan el cese de la vida sexual. Los hábitos y estilos de vida saludables, y la protección contra las infecciones de transmisión sexual, el VIH-SIDA, junto con la educación sexual, son elementos imprescindibles para lograr una sexualidad sana a partir del momento en que se produce, por el envejecimiento y el declinar de la producción de hormonas sexuales.