Consultas  Médicas

Migraña infantil

JOSÉ A. DE LA OSA

Con capacidad limitada para describir sus síntomas, la presencia clínica de la migraña en los niños resulta difícil de establecer, atendiendo además a que este es un trastorno constituido por una variedad de síntomas y alteraciones físicas.

Foto:  ALBERTO BORREGO Doctora Elina Ceballos Villalón.

Mientras me preparaba para esta entrevista con la doctora Elina Ceballos Villalón, especialista de primer grado en Pediatría, dedicada a la Neuropediatría en el Hospital Pediátrico Docente Juan Manuel Márquez, de Marianao, leí un relato de un neurólogo infantil quien al ofrecer atención a una niña de 5 años con diagnóstico presuntivo de migraña, esta le refirió con particular precisión: "La cabeza me hace como si tuviera el corazón latiendo adentro".

¿Ese es el síntoma principal de la migraña? Es el dolor de cabeza, precisa mi entrevistada, acompañado de otros signos y síntomas: palidez, sudoración, frialdad, molestias a la luz (fotofobia) y al ruido (fonofobia), entre otros. Definir las características del dolor tipo migraña es muy importante; es pulsátil, hemicraneal (dolor en un lado de la cabeza) y más frecuentemente aparece en la tarde y dura horas.

¿Qué diferencias existen, atendiendo a sus manifestaciones, entre cefalea y dolor de cabeza, jaqueca y migraña?

No existen diferencias entre cefalea y dolor de cabeza, son dos maneras de expresar un mismo padecimiento. Lo mismo sucede con jaqueca y migraña: este último es la terminología médica para ese tipo de dolor de cabeza, que en la población se conoce como jaqueca.

¿Qué conoce la ciencia en cuanto a las causas que originan la migraña y qué interrogantes se abren aún?

Es una enfermedad de carácter familiar. Hasta el 80% de los pacientes tienen antecedentes familiares de migraña. Aunque las causas no han sido bien definidas, sí se conoce que existen factores precipitantes como son algunos alimentos: chocolates, frutos secos, cafeína, queso, cítricos, leche, alcohol, conservas; y también el ejercicio físico, el ayuno, alteraciones en el ritmo de sueño, la tensión escolar o familiar.

En general, ¿a qué edad se inician las crisis de migraña?

Pueden comenzar en la edad preescolar, pero más frecuentemente aparecen en la escolar, adolescencia y juventud.

¿Ante qué manifestaciones debemos consultar al médico?

Siempre que aparezca el dolor de cabeza, a fin de definir qué estudios se deben realizar para llegar a diagnóstico. Cuando en un niño los episodios de dolor se hacen muy frecuentes, ellos interfieren en su vida diaria.

A propósito, ¿qué áreas de sus vidas se pueden ver afectadas con esta dolencia?

Fundamentalmente la relación con otros niños, pues se limita el juego, además que les dificulta la asistencia a la escuela, el rendimiento escolar y sus actividades habituales.

¿Los dolores migrañosos son variables en cuanto a intensidad, frecuencia y duración?

Sí, varían de una persona a otra y dependen mucho del conocimiento o entrenamiento que se tenga para prevenir la crisis, al reconocer aquellos factores que puedan desencadenar el episodio de dolor y poder evitarlos.

¿Tiene tratamiento específico? ¿Se cura o solo es controlable?

La migraña no tiene tratamiento curativo. Existen medicamentos que pueden abortar las crisis, como los analgésicos y antihistamínicos (sin abusar de ellos porque pueden provocar dependencia o dolor de rebote). Hay asimismo tratamientos profilácticos o de intercrisis, que permiten que las crisis no sean muy frecuentes. Pero lo más importante en el control de la migraña es que el niño y su familia conozcan los factores precipitantes y los eviten, lo que posibilita espaciar los episodios de dolor.

¿Suele ser más frecuente en el sexo masculino o en el femenino? ¿Hay alguna diferencia entre etnias?

En la edad prepuberal aparece por igual en niños y niñas. Sin embargo, en la adolescencia y adultez es más frecuente en el sexo femenino. No existen diferencias entre etnias.

¿Se conoce con exactitud la prevalencia de la migraña infantil en nuestro medio?

De acuerdo con la literatura mundial, entre el 1-4% de los niños y niñas pueden padecer de migraña. Después de la primera menstruación es más frecuente en el sexo femenino (6%) que en los varones (3.5%).

Dejo abierta esta última pregunta por si usted desea formular alguna precisión o recomendación.

Es importante conocer que la migraña es causa muy frecuente de consulta en la infancia, que es benigna y cuando se lleva un estilo de vida saludable se logran espaciar notablemente los episodios de dolor para que el niño pueda realizar sus actividades sin limitaciones.