Consultas  Médicas

Legrado diagnóstico

JOSÉ A. DE LA OSA

Legrado propiamente y legrado diagnóstico... La diferencia entre uno y otro no radica en el proceder médico, que es idéntico, sino en sus objetivos. El legrado se realiza para dar término, de forma provocada, a un embarazo no deseado o en el que se ha detectado algún trastorno o malformación, mientras que el legrado diagnóstico, que tiene como principal propósito obtener muestras del tejido que reviste el útero (endometrio), presenta múltiples indicaciones tanto en Obstetricia como en Ginecología.

Foto: ALDO MEDEROSDoctor Miguel Alberto Aguilar Charara.

Para el doctor Miguel Alberto Aguilar Charara, especialista de primer grado en Ginecología y Obstetricia y profesor Asistente del Hospital Ginecobstétrico González Coro, de esta capital, existen varias afecciones ginecológicas en las que se indica el legrado diagnóstico. Cita, entre ellas, los sangramientos uterinos, miomas (tumores) sangrantes, pólipos endometriales, sospecha de cáncer de endometrio. Asimismo se emplea en el estudio de la infertilidad, aunque para esta investigación va quedando relegado a un segundo plano, atendiendo a los adelantos tecnológicos que en la actualidad se disponen para ello.

¿Tiene también algún valor terapéutico?

Sí. El valor terapéutico fundamental del legrado diagnóstico radica en su eficacia para la detención del sangrado uterino anormal en mujeres que acuden a consulta luego de realizar, sin éxito, varios intentos para detener un sangramiento. También se aplica para la extirpación de tumores benignos del útero.

¿En qué consiste este proceder quirúrgico y por qué vía se realiza? ¿Se emplea anestesia para ello?

Consiste en el raspado de las paredes uterinas con instrumental cortante para la toma de tejido, por vía vaginal, que luego se estudia para llegar a un diagnóstico definitivo. La anestesia más empleada es la general, aunque también se utiliza la local y la que se administra a través de la Acupuntura.

¿El tratamiento es ambulatorio o se requiere el ingreso de la paciente?

Puede ser ambulatorio, pero en general se prefiere el ingreso de la paciente por unas horas hasta la recuperación anestésica.

¿Existen contraindicaciones para su realización?

El proceder en sí mismo no tiene contraindicaciones. Lo que puede impedir su aplicación son enfermedades asociadas que presente la paciente.

¿Cómo se comporta el posoperatorio?

De forma general transcurre sin alteraciones, quizás en ocasiones un poco de dolor que desaparece con la administración de analgésicos.

¿Qué riesgos podría comportar de forma inmediata, o a corto o largo plazo?

Ningún procedimiento invasivo está exento de riesgos. Los más importantes son los que ocurren de forma inmediata durante el proceder, sobre todo la perforación uterina y los accidentes anestésicos. También pueden aparecer complicaciones inflamatorio-infecciosas.

Específicamente, ¿puede comprometer la fertilidad de la mujer?

El legrado, empleado como método de interrupción de la gestación, se considera una de las causas a largo plazo, y estadísticamente significativas, en el origen de la infertilidad, no así el legrado diagnóstico.

Una duda que me han trasladado algunas lectoras: ¿luego del legrado diagnóstico la mujer mantiene su ciclo menstrual normal? Y preciso: ¿incluso cuatro o cinco días después de realizado puede "caer con su regla"?

Una vez que comienza la proliferación endometrial debe producirse un ciclo menstrual normal que depende, en gran medida, del estímulo hormonal de cada mujer. Ahora bien, el sangrado que se produce días después de realizado este proceder se debe, fundamentalmente, a que el cuello uterino se cierra literalmente luego de practicado el legrado diagnóstico, y con los días sobreviene un sangrado que no debe ser interpretado como menstrual, y puede variar desde manchas oscuras hasta "algo similar" a la menstruación,

¿Quisiera hacer alguna precisión final?

Sí, señalar que existen alternativas al legrado diagnóstico convencional, sobre todo en mujeres posmenopáusicas, que consiste en la realización de la ecografía transvaginal, como método auxiliar de pesquisaje de afecciones malignas y benignas del endometrio. Estadísticamente cerca del 70% de los legrados en las mujeres posmenopáusicas, realizados porque presentan sangramiento, no arrojan alteraciones endometriales. La edad de estas pacientes las coloca en un grupo importante de riesgo para la realización de procederes invasivos que requieren de anestesia, sobre todo por enfermedades crónicas subyacentes (diabetes, hipertensión y otras). De ahí lo esencial de una adecuada selección de las pacientes antes de practicar un legrado diagnóstico.