Consultas  Médicas

Hipoglucemia

JOSÉ A. DE LA OSA

La glucosa tiene como función constituir la principal fuente de energía del organismo. Es como el alimento de las células para realizar todas las funciones vitales, indica la doctora Marelys Yanes Quesada, especialista de segundo grado en endocrinología, Profesora Auxiliar e Investigadora Agregada, quien se desempeña en el Instituto de Endocrinología, radicado en el Vedado, La Habana.

Foto: Maylín Guerrero OcañaDoctora Marelys Yanes Quesada.

Y explica, entrando ya en el tema de la consulta: Denominamos hipoglucemia a la disminución de los niveles de azúcar (glucosa) en sangre por debajo de un valor límite que, para nuestro laboratorio, es aproximadamente 2,8 mml en los no diabéticos y para las personas diabéticas menor de 3,8 mml.

—¿Es una enfermedad en sí misma o solo un síntoma de otras afecciones?

—Es un síndrome, es decir: un conjunto de signos y síntomas que son provocados por diferentes causas.

—¿El azúcar bajo en la sangre se observa únicamente en las personas diabéticas?

—No. La hipoglucemia se manifiesta tanto en sujetos diabéticos como no diabéticos. Se ve por la ingestión de bebidas alcohólicas, algunos medicamentos, insuficiencia renal y hepática y tumores en el páncreas. También se puede presentar hipoglucemia en los estadios iniciales de una diabetes mellitus.

—Precisemos: ¿Cuáles son los niveles de glucosa considerados normales, y cuáles los altos y los bajos?

—Los niveles óptimos de glucosa en sangre para las personas sanas son aproximadamente entre 3,5 mml y 5,5 mml. Ya los niveles por encima o por debajo de estos se consideran de riesgo. Los valores a partir de 7 mml se considerarían como diabetes y los menores de 2,8 mml entrarían en el rango de hipoglucemia.

—¿Son conocidas las causas que pueden originar una hipoglucemia en los diabéticos?

—Sí. Entre ellas los tratamientos con insulina o tabletas hipoglucemiantes en dosis superior a lo que el paciente necesita. Asimismo, inyectar la insulina de forma inadecuada. Por ejemplo, inyecciones demasiado profundas, frotar el sitio de la inyección. También las dietas inadecuadas.

—¿Y en los no diabéticos?

—Por las alteraciones orgánicas y funcionales mencionadas.

—¿El exceso de ejercicios físicos, o labores que requieran de grandes esfuerzos corporales, pueden desencadenar una hipoglucemia?

—El ejercicio físico en una persona sana no tiene por qué provocar hipoglucemia. Los mecanismos de control del organismo son capaces de compensar la glucemia en ese momento y controlarla en niveles normales. Claro, para hacer ejercicio físico intenso se requieren condiciones, y cito: una dieta adecuada, no ingerir bebidas alcohólicas previamente y, por supuesto, no tener ninguna enfermedad intercurrente.

—¿En las personas no diabéticas la hipoglucemia deviene padecimiento crónico?

—No, siempre debe tener su causa y hay que identificarla y tratarla.

—¿Hay algún síntoma específico de alarma que pueda presentarse cuando la glucosa se sitúa por debajo de los límites normales?

—Los síntomas de alarma son piel fría, sudorosa, temblor, y si los síntomas se agravan aparece dolor de cabeza, confusión mental, conductas inadecuadas, desacostumbradas para el paciente, y hasta pérdida de la conciencia si no es tratada.

—¿Podría cursar de forma asintomática?

—No es lo habitual, pero excepcionalmente aparecer sobre todo en pacientes con hipoglucemia de largo tiempo de evolución. Es como si el organismo se acostumbrara a niveles bajos de glucemia y no responde adecuadamente para que la persona se percate.

—En general, ¿en qué consiste el tratamiento?, ¿cuáles son sus resultados?

—El tratamiento depende de la causa. Va desde realizar solo cambios en el estilo de vida, como evitar el alcoholismo, consumir una alimentación adecuada, hasta controlar y tratar las enfermedades de base que estén ocasionando la hipoglucemia. Si se realiza un diagnóstico adecuado de la causa, la respuesta al tratamiento siempre va a ser buena.

—¿Existen procederes preventivos para evitar la hipoglucemia?

—Sí, y no es ocioso subrayar lo que decía: mantener un estilo de vida sano, y si aparece una enfermedad intercurrente tratarla adecuadamente.

—¿Algún otro comentario que valore esencial?

—Sí, quiero dejar claro que no todo cuadro de sudoración y frialdad es hipoglucemia. En nuestro país, debido al clima tan cálido, las personas sufren diversos grados de deshidratación y pueden tener cuadros similares desde el punto de vista clínico, o sea como una fatiga que habitualmente se recupera espontáneamente. Solo diagnosticaríamos hipoglucemia cuando se detecten cifras bajas de glucemia en sangre.