Consultas  Médicas

Hemorragia por úlcera

JOSÉ A. DE LA OSA
delaosa@granma.cip.cu

Aclaremos que por úlcera péptica debe entenderse una lesión o "excavación" de la mucosa, tapiz o revestimiento interno del tubo digestivo expuesto a la secreción ácida. Es gástrica cuando se encuentra en el estómago, y duodenal si está en el duodeno, que es la primera porción del intestino delgado que comunica con la salida del estómago.

Foto: CaoDoctor en Ciencias Médicas Lázaro Yera Abreus.

Los síntomas principales de esta enfermedad son el dolor en la "boca del estómago", quemante o punzante, y la aparición de acidez entre una y tres horas después de la ingestión de alimentos, cuyos síntomas se alivian cuando ingerimos de nuevo alimentos, leche o antiácidos.

Entre las posibles causas de la aparición de estas úlceras se consideran la infestación por la bacteria Helicobacter pilori, el uso de medicamentos antinflamatorios no esteroideos (AINES), como la indometacina, naproxeno, ibuprofeno, piroxicán y, sobre todo, la aspirina, pero también los esteroides (prednisona, dexametasona), además del estrés y la influencia de algunos hábitos tóxicos, como el café, el alcohol y fumar.

Los pacientes aquejados de úlcera péptica, gástrica o duodenal, pueden presentar complicaciones de la enfermedad, de las que la hemorragia es la más dramática y grave.

Luego de esta introducción necesaria realizada por nuestro entrevistado, el Doctor en Ciencias Médicas Lázaro Yera Abreus, Profesor Titular y Consultante de Cirugía y Jefe del Grupo de Cirugía Digestiva del Hospital Universitario Miguel Enríquez, en La Habana, pasamos al tema de la sección de hoy.

—Doctor, ¿cuáles son los principales síntomas y signos de las hemorragias digestivas por úlcera?

—La presentación de deposiciones de heces fecales de color negruzco, como borra de café o chapapote, y el vómito de sangre, que pueden acompañarse o no de palidez, decaimiento o pérdida de fuerza, taquicardia (pulso rápido) e hipotensión arterial (presión arterial baja o muy baja).

—¿Constituye en todos los casos una urgencia médica?

—Categóricamente, sí. Ante esta complicación ulcerosa se impone el ingreso hospitalario, e incluso podría ser necesario operar al paciente de urgencia para evitar su muerte.

—¿Resulta difícil el establecimiento del diagnóstico?

—El diagnóstico de la hemorragia digestiva alta, que es como se cataloga este tipo de sangrado, es evidente cuando se originan deposiciones de heces fecales negruzcas y vómitos de sangre. En el diagnóstico clínico, mediante el interrogatorio, casi siempre se hace patente algún dato que nos lleva a pensar que el enfermo es portador de una úlcera.

—¿Pueden requerirse exámenes complementarios?

—Como existen otras lesiones del estómago y el duodeno que originan este tipo de hemorragia, el diagnóstico clínico debe confirmarse con el empleo de la endoscopía, y si esta no estuviera disponible puede practicarse como alternativa un estudio radiográfico contrastado de esófago, estómago y duodeno.

—¿Cuáles son las causas principales que suelen desencadenar estas hemorragias?

—La supresión por el paciente del tratamiento indicado por el médico para su enfermedad ulcerosa; hacer transgresiones en la dieta recomendada; ingerir medicamentos antinflamatorios no esteroideos y también esteroides; el consumo de bebidas alcohólicas y café, y fumar en exceso. Citaría asimismo las tensiones mantenidas (estrés).

—¿Hay estudios que indiquen su frecuencia en nuestro medio?

—Una investigación realizada por integrantes de nuestro Grupo de Cirugía Digestiva en el área de atención del Hospital Miguel Enríquez, muestra una frecuencia anual aproximada de 58 por 100 000 habitantes. Estudios internacionales reportan entre 50 y 150 episodios hemorrágicos.

—¿Puede presentarse en cualquier etapa de la vida?

—La complicación de la úlcera péptica es propia de la edad adulta. Es muy rara en el niño, por la sencilla razón de que la enfermedad ulcerosa péptica también lo es en esa etapa de la vida.

—¿Es alta la letalidad de estas hemorragias?

—Se estima que la mortalidad inherente a la hemorragia por úlcera péptica fluctúa entre un 10% y un 30%, correspondiendo las cifras más altas a los pacientes que requieren intervención quirúrgica de urgencia para controlar el sangrado y los de la tercera edad.

—¿Quedaría algo esencial por señalar?

—La enfermedad ulcerosa péptica es una dolencia crónica que, habitualmente, evoluciona por largos periodos, y si el paciente no cumple de forma disciplinada y estable el tratamiento indicado, puede ser "sorprendido" por esta grave complicación. Debemos tener presente que los medicamentos pueden aliviar e incluso hacer desaparecer todos los síntomas, pero ello no significa siempre que el paciente esté curado.