Consultas  Médicas

Somniloquio en lenguaje médico

Hablar dormido

JOSÉ A. DE LA OSA

En lenguaje médico se denomina somniloquio al habla o la emisión de sonidos mientras dormimos, que pueden ir desde sonidos entendibles o no hasta pequeños discursos.

Foto: RAFAEL TORRES ESCOBARProfesora María de la Concepción Galiano Ramírez.

Con esta definición "en mano", y algunas interrogantes, llego junto a la profesora María de la Concepción Galiano Ramírez, especialista de segundo grado en Psiquiatría Infanto-Juvenil, Profesora Auxiliar de la Universidad Médica y Vicedirectora Docente de la Clínica del Adolescente, en esta capital.

El somniloquio, dice ahora mi entrevistada, es un trastorno del sueño que se caracteriza por la emisión de palabras, vocablos o frases cortas poco inteligibles durante el sueño nocturno sin el conocimiento del sujeto. Podría incluir gritos, llantos y risas, relacionados con temas vividos recientemente, que duran algunos segundos y pueden repetirse varias veces en la noche. También se le conoce con el nombre de somniloquia, noctilalia y somnilocuismo.

¿Ocupa algún lugar preeminente entre los trastornos del sueño?

Los trastornos del sueño se clasifican en disomnios cuando se trata de dormir poco o dormir mucho, y otro grupo de trastornos se relaciona con enfermedades médicas y mentales. El somniloquio, que no es considerado una enfermedad, está incluido en el grupo de trastornos llamados parasomnias, que son fenómenos episódicos e inoportunos que ocurren durante el sueño.

¿Aparece en la infancia o la adultez?

Suele ser más frecuente durante la niñez y la adolescencia, y la mayor incidencia está descrita en los menores de 10 años, con un estimado entre un 6 y un 10% de esta población; persiste en la juventud y declina en la adultez, pero puede prolongarse en el tiempo.

¿Es más común en el sexo masculino o el femenino?

Puede presentarse en ambos sexos, con predominio del sexo masculino.

¿Qué causas conocidas originan el somniloquio?

El somniloquio se ha estudiado poco en relación con otros trastornos del sueño. Sin embargo, se plantea que factores de maduración y desarrollo son de gran importancia dentro de las causas. Se han observado antecedentes hereditarios en algunas personas y puede verse asociado a la enuresis (orinarse dormido) y el sonambulismo (caminar y, también, realizar diferentes actos mientras se duerme). Puede estar condicionado al consumo de sustancias psicoactivas, la fiebre, la sobreexcitación y el estrés emocional.

¿Existe algún denominador común entre los que hablan en sueños?

Cualquier persona puede hablar mientras duerme. No existe un perfil común para quienes lo padecen.

¿Conservan al despertar algún recuerdo del episodio?

Generalmente no hay recuerdos del episodio.

¿Si un hijo, o nuestra pareja, hablaran fuerte, e incluso dieran la impresión de "estar molestos", sería recomendable despertarlos?

No, porque desde el punto de vista terapéutico no resolveríamos el problema e interrumpiríamos su sueño, lo que resultaría nocivo.

Si comprendemos lo que expresa en sueños, ¿debemos acaso sacarle el tema a colación al día siguiente?

Se han realizado experimentos durante los cuales se ha despertado al sujeto después de un somniloquio durante la segunda mitad de la noche, y cuando se le ha preguntado sobre el contenido de sus ensueños, se ha observado que existe una alta relación entre estos y los contenidos de los somniloquios. Pero cuando la pregunta se realiza a la mañana siguiente, es muy probable que no recuerde sus ensueños o los recuerde de forma fragmentada.

¿Es posible adoptar alguna medida si este trastorno se convierte en molesto para los demás miembros de la familia?

Habría que consultar a un facultativo para valorar a la persona, precisar el criterio diagnóstico y la conducta a seguir.

¿Existe tratamiento en el tema que nos ocupa?

Cuando esta manifestación aparece de forma aislada no lleva tratamiento. Lo requerirá cuando esté asociado a causas tratables.

¿Y prevención?

Existe la predisposición individual a padecer diferentes síntomas, trastornos, enfermedades, y ocurre lo mismo para el somniloquio. En algunos casos un estilo de vida saludable puede ayudar a la profilaxis.

¿Quisiera agregar algo más?

Tenemos una fortuna invisible, a la que no siempre damos el valor necesario, y es cuidar nuestro sueño, ese, que nos restaura el cuerpo y el alma y permite, por otra parte, que nuestros sueños (proyectos, deseos) se hagan realidad.