Consultas  Médicas

¿Forma severa de acné?

Hidradenitis

JOSÉ A. DE LA OSA

"Forma severa de acné", afirman algunos especialistas cuando se refieren a una afección denominada indistintamente, en lenguaje médico, hidrosadenitis o hidradenitis, y más comúnmente golondrinos, aunque esta opinión no es compartida de forma unánime por los dermatólogos.

Se trata de una infección aguda de unas glándulas localizadas en la piel, conocidas como apocrinas, que se manifiesta con inflamación y formación de abscesos (acumulación de pus) profundos y dolorosos. Aunque con mayor frecuencia se localiza en las axilas, puede aparecer en cualquiera de los lugares donde se hallan estas glándulas: alrededor de los labios, mamas, región genital, inguinal, perianal y cuero cabelludo, fundamentalmente.

Foto: RAFAEL TORRESLa doctora Pilar Acuña Aguilarte es Vanguardia Nacional del sector de la Salud.

Las glándulas apocrinas están asociadas a las raíces de los pelos y segregan sustancias grasosas, lípidos y aminoácidos, mientras que las ecrinas secretan el sudor.

—¿Constituye la hidradenitis, ciertamente, una forma severa de acné?, pregunté a la doctora Pilar Acuña Aguilarte, especialista de primer grado en Medicina General Integral y también en Dermatología, del Hospital Pediátrico de Centro Habana, en esta capital.

—Sí. En la actualidad se considera una variedad de acné porque el trastorno fundamental es una oclusión folicular, en la que la glándula apocrina se afecta secundariamente.

—¿Se conocen las causas, o, al menos, qué hipótesis se plantean en cuanto a su origen?

—El origen no está totalmente aclarado. Los gérmenes constituyentes de la flora habitual en los pliegues cutáneos pueden tener un importante papel en los fenómenos secundarios inflamatorios. Existen factores predisponentes como la obesidad, la alcalinidad del sudor, el rasurado, uso de desodorantes y antisudorales, ropas muy ajustadas, además de dermatitis previas.

—¿Esa agresión cutánea la produce algún agente bacteriano específico?

—Sí, el estafilococo.

—¿A qué edades, como promedio, se manifiesta? ¿Afecta por igual al sexo masculino y al femenino? ¿Es frecuente?

—Hace su aparición después de la pubertad, pero es entre los 20 y 40 años que se observa con mayor intensidad, y en ocasiones la actividad perdura más allá de los 60 años. Es más frecuente en las mujeres, pero habitualmente las lesiones son más leves; en los varones se manifiestan con más severidad.

—¿Qué signos y síntomas principales presenta la enfermedad?

—La enfermedad es muy molesta, comienza como un nódulo inflamatorio que presenta un absceso doloroso, fluctuante, e interconectados entre sí por fístulas cutáneas. El dolor puede ser tan intenso que dificulta la movilización del área dañada y las regiones cercanas.

—¿Esas lesiones se presentan solitarias o múltiples?

—El número de lesiones y la evolución varían de un paciente a otro, y son únicas o múltiples. Los episodios de hidradenitis también pueden ser múltiples o instaurarse una fase crónica, con drenaje permanente al exterior.

—¿Pueden acompañarse de algún otro trastorno?

—Según la intensidad del cuadro clínico, el dolor puede incluso interferir el sueño y provocar manifestaciones secundarias. La aparición de fiebre debe ser investigada individualmente ante la posibilidad de complicaciones de la enfermedad, en ausencia de otras causas.

—¿En qué procederes se sustenta el tratamiento habitual?

—La enfermedad mejora con el uso de antibióticos de amplio espectro, pero se requiere de procederes quirúrgicos para drenar o eliminar completamente los tejidos enfermos. Pueden emplearse técnicas de cirugía convencional y la laserterapia. Algunos casos requieren de otros medicamentos, según el criterio del facultativo de asistencia.

—¿Existe algún método para evitar las recurrencias de esta infección?

—La prevención de la enfermedad se basa fundamentalmente en eliminar los factores predisponentes antes mencionados, los cuales están íntimamente relacionados con la aparición de esta enfermedad. Se debe practicar, además, el aseo con agua y jabón de las zonas afectadas varias veces al día, y hervir la ropa que está en contacto con el área dañada. En casos rebeldes y crónicos se pueden prescribir autovacunas.

—¿Tendría alguna recomendación que formular a estos pacientes?

—Que eviten la automedicación y acudan a su médico de familia.

—Si nos quedara espacio y algo esencial por señalar...

—Subrayar que en ocasiones esta enfermedad se asocia a otra forma de acné denominada acné conglobata, que provoca manifestaciones similares, pero se localiza en la cara, espalda, cara anterior del tórax y en ocasiones los glúteos.