Consultas  Médicas

Causante de gastritis y úlceras

Helicobacter pylori

JOSÉ A. DE LA OSA

La infección con la bacteria conocida como Helicobacter pylori está estrechamente vinculada con la gastritis crónica —de la que es causa principal—, con la úlcera del estómago y del duodeno. De ahí su importancia como problema de salud.

Foto: CAOProfesor Miguel González-Carbajal Pascual.

Este microorganismo, Helicobacter, toma su nombre en latín de hélice, atendiendo a que el cuerpo de esta bacteria rota sobre sí mismo como si fuera las aspas de un ventilador; y de pylori (píloro) que, como sabemos, es la parte final del estómago que precede al intestino. Fue descrita por primera vez a finales del siglo XIX, aunque desestimada debido a la imposibilidad de lograr su cultivo en aquellos momentos, hasta que en 1983 los investigadores australianos Warren y Marshall redescubrieron la bacteria y lograron su cultivo.

De acuerdo con el autorizado criterio del doctor Miguel González-Carbajal Pascual, especialista de segundo grado en Gastroenterología y jefe del Departamento de Endoscopía del Instituto de esa especialidad, en Ciudad de La Habana, esta bacteria es la más frecuente en el mundo, solo superada por la causante de las caries dentales.

Mi entrevistado, quien es también Profesor Auxiliar de la Universidad Médica, ha escrito numerosos trabajos sobre el tema. Recientemente publicó el libro Helicobacter pylori, ¿el tercer dogma?

Doctor, ¿cuál es el reservorio de esta bacteria y las vías de transmisión?

Su principal reservorio es el hombre y la vía más importante de transmisión parece ser la fecal-oral por contaminación de las aguas de consumo. Le sigue en importancia la oral-oral.

¿La sola presencia de este microorganismo ocasiona algún síntoma?

La mayor parte de las personas infectadas carecen de síntomas y padecen una gastritis crónica superficial, a veces con manifestaciones leves, como llenura, digestiones lentas, dolor en el cuadrante superior del abdomen y acidez.

¿Estas infecciones se comportan igualmente en todas las edades?

Durante la infancia es infrecuente la aparición de úlceras gástricas o duodenales, pero es precisamente durante la infancia, en el transcurso de los primeros años, cuando la infección se adquiere en mayor proporción.

¿Conoce la ciencia cómo actúa este microorganismo en su proceso de colonización una vez que nos infectamos?

Sí. El Helicobacter está dotado de cualidades especiales que le permiten colonizar y sobrevivir en el medio ácido del estómago.

¿Existen procederes diagnósticos para su detección? ¿En qué consisten?

En nuestro país se emplean fundamentalmente los métodos diagnósticos que requieren una Endoscopía para llevarse a cabo y que aportan una información adicional de importancia al permitir, además, el diagnóstico de úlceras u otras afecciones.

¿De manera inevitable la infección por Helicobacter origina gastritis, úlceras, o se requiere para ello de otros factores coadyuvantes? Y estoy pensando en hábitos, por ejemplo, que tiendan a irritar el estómago.

Debo precisar que las cepas o familias de Helicobacter distan mucho de ser iguales, y unas son capaces por sí mismas de inducir enfermedad, mientras que otras no. No existe un verdadero consenso con respecto a la importancia de ciertos factores coadyuvantes en la formación de úlceras como la ingestión de café, bebidas alcohólicas o el hábito de fumar. Ahora bien, sabemos que el hábito de fumar contribuye a retardar la cicatrización de las úlceras gástricas y duodenales. Mi recomendación a los pacientes ulcerosos es ¡no fumen!

¿Comprobadamente se vincula también con otras enfermedades?

Más del 80% de los casos de gastritis crónica en el ser humano los ocasiona esta bacteria. En un grupo importante de úlceras gástricas y duodenales la infección por Helicobacter desempeña un papel determinante como uno de los factores causales. En el cáncer gástrico la opinión más generalizada en la comunidad científica es que el padecimiento de la infección "es un factor de riesgo" para que este tipo de neoplasia se desarrolle.

¿Qué criterios prevalecen en cuanto al tratamiento de esta bacteria? ¿Es curable?

En pacientes determinados, como aquellos con una úlcera duodenal bien diagnosticada y presencia de la infección, está indicado iniciar tratamiento antibiótico. Con ello se obtiene la erradicación del Helicobacter en más del 90% de los casos y un alto grado de prevención de las recidivas (reaparición) de la úlcera. Podemos considerar una úlcera curada cuando se logra una cicatrización con ausencia de recidivas.

¿Es posible la prevención cuando hablamos de esta infección bacteriana?

La mejor fórmula de prevenir la infección es mantener condiciones higiénico-sanitarias adecuadas. En Cuba y otros países se trabaja en la obtención de una vacuna, pero aún no está disponible.