Consultas  Médicas

Lesiones de hipófisis

Una gran desconocida para la ciencia durante muchos años, la hipófisis --una glándula del tamaño de un garbanzo situada en lo profundo del cerebro-- rige todo el funcionamiento hormonal del organismo. Es responsable de funciones tan importantes como producir estímulos en el útero para que se contraiga durante el trabajo de parto y con posterioridad vuelva a su tamaño normal, regula el crecimiento de los tejidos orgánicos, influye sobre la composición de la orina, dirige el desarrollo y función del tiroides e induce la lactancia materna. Defiende incluso la vida misma a través de las glándulas suprarrenales al producir adrenalina, que en momentos de excitación o estrés emocional actúa sobre las estructuras del cuerpo preparándolo para el esfuerzo físico.

¿Se me queda algo en el tintero con respecto a las principales funciones que se conoce realiza la hipófisis?, indagué con el doctor Iván García Maeso, jefe del Servicio de Neurología y Neurocirugía del Centro Internacional de Restauración Neurológica (CIREN), de Ciudad de La Habana.

--Subrayar quizás que esta glándula es la encargada de vigilar y gobernar gran parte del equilibrio endocrino del organismo. Como se sabe, los "mensajeros químicos", las hormonas, viajan por el torrente sanguíneo y se detienen en algunos tejidos para favorecer funciones como el crecimiento y la reproducción.

--Anatómicamente, ¿dónde está situada exactamente la hipófisis?

--En la denominada "silla turca", en el centro de la base del cráneo. Es como si la "silla" le sirviese de trono a esta glándula para gobernar las funciones endocrinas del organismo, afirman metafóricamente, no sin razón, algunos de mis colegas.

--¿Cuáles son las causas principales de su disfunción o mal funcionamiento?

--Pueden existir anomalías en su desarrollo, pero en general, en un elevado porcentaje, el mal funcionamiento de la hipófisis responde al desarrollo de lesiones en esta glándula, mayoritariamente de naturaleza benigna.

--¿Qué signos y síntomas pueden derivarse de esas alteraciones?

--Dolores de cabeza, pérdida de la visión, alteraciones de la movilidad del ojo, visión doble, trastornos en la sensibilidad de la cara, aumento de la presión intracraneal. Pueden producirse también desarreglos de la menstruación e infertilidad en las mujeres, secreción de leche por las mamas sin estar embarazadas; y en los hombres trastornos sexuales (disminución del deseo), aumento del tamaño de las mamas, fundamentalmente.

--¿Es posible que algunos casos de migraña puedan deberse a la presencia de una lesión en la hipófisis?

--El dolor de cabeza (cefalea) que se atribuye a esta enfermedad no es de tipo migrañoso y tiene una localización característica. El dolor se manifiesta en ambas sienes, en la frente y detrás del globo ocular.

--¿Afecta por igual a personas de los dos sexos y aparece a cualquier edad?

--Puede aquejar tanto a hombres como a mujeres, con predominio del sexo femenino, y se manifiesta sobre todo en la tercera y cuarta década de la vida.

--¿Cómo se establece el diagnóstico de certeza?

--Principalmente por los síntomas y signos que presenta el paciente y por estudios imagenológicos, que transitan desde los Rayos X hasta la angiografía cerebral, la Tomografía Axial Computarizada y la Resonancia Magnética. También por estudios bioquímicos referidos generalmente a la dosificación en sangre de los niveles de hormona.

--¿Estas lesiones de la hipófisis son de naturaleza benigna o maligna?

--En general tienen un comportamiento benigno. No obstante ello, algunas de estas lesiones presentan un acelerado ritmo de crecimiento y se tornan por ello agresivas al invadir literalmente estructuras cerebrales vecinas.

--¿Son frecuentes en el mundo y también en nuestro país?

--Tienen una prevalencia (proporción de enfermos nuevos y viejos) de 20 por cada cien mil habitantes y constituyen entre el 10 y el 15 por ciento de los tumores que se diagnostican en el cerebro.

--Conocemos que en Cuba se aplican técnicas de "mínimo acceso" para el tratamiento de lesiones de la hipófisis. ¿Podría referir esquemáticamente cómo se realiza la intervención quirúrgica?

--Desde hace años se practican técnicas de mínimo acceso para el tratamiento quirúrgico de estas lesiones (en dependencia de su tamaño) para lo que no se hace necesario la apertura del cráneo. La intervención se realiza con un instrumento de fibra óptica (un endoscopio) que se introduce por uno de los orificios nasales hasta el punto donde se encuentra la glándula, en la denominada "silla turca", en el centro de la base del cráneo, y todas las maniobras operatorias pueden ser observadas por el neurocirujano en una pantalla de televisión. Es posible una visualización perfecta de las estructuras anatómicas durante el acto operatorio. Como la operación se practica por vía extracerebral (no existen por ello manipulaciones de las estructuras del cerebro), es rápida la recuperación del paciente.

--Aunque esta consulta la hemos dedicado específicamente a las lesiones, ¿la hipófisis puede sufrir otras dolencias?

--Las alteraciones de la hipófisis no solamente están relacionadas con tumores sino que se producen también en el curso de traumatismos, secundarios a las aplicaciones de radioterapia y de infartos agudos hemorrágicos (la apoplejía hipofisaria), y el síndrome de la "silla turca" vacía, cuando la glándula se comprime como consecuencia de un quiste, entre otras.(2001)