Consultas  Médicas

Faringitis

JOSÉ A. DE LA OSA
delaosa@granma.cip.cu

La faringe es un órgano músculo-membranoso ubicado en la línea media del cuello, por delante de la columna vertebral. Tiene varias funciones: respiratoria, al conducir el aire respirado de la nariz a las vías aéreas; deglutoria, al llevar los alimentos al esófago, y contribuye con la fonación o emisión de la palabra al amplificar los sonidos laríngeos actuando como cavidad de resonancia.

Foto: CaoProfesora Ileana Chávez García.

La faringitis, define la doctora Ileana Chávez García, es la inflamación de la mucosa y de las estructuras que contiene este órgano y, dependiendo del tejido afectado, se denominará adenoiditis, faringoamigdalitis palatinas, lingual o simplemente faringitis cuando se trata solo de la inflamación de la mucosa y las granulaciones contenidas en la parte posterior del órgano.

Nuestra entrevistada es especialista de primer grado en Otorrinolaringología (garganta, nariz y oídos) del Hospital Pediátrico Docente Universitario Pedro Borras Astorga, en La Habana, Profesora Asistente y Máster en Ciencias en Atención Integral al Niño.

—¿Es uno o son varios los tipos de faringitis que se producen y también las causas que las originan?

—Pueden ser agudas cuando se presentan por un periodo breve y crónicas si el cuadro aparece por crisis prolongadas y recurrentes. Están provocadas por agentes infecciosos (bacterias, virus), o por sustancias químicas irritantes o tóxicas inhaladas, o cuando nos ponemos en contacto directo con ellas a través del humo de tabaco u hogueras, ácidos o álcalis, gasolina, querosene, cloro u otras similares, generalmente en personas con factores predisponentes como alergia, inmunodeficiencias, agotamiento físico, estrés, cambios climáticos.

—¿Cuál es la más frecuente en nuestro medio?

—Tanto la forma aguda como la crónica se presentan con igual frecuencia y es una entidad que afecta todas las edades, aunque con mayor "predilección" por las edades tempranas y el adulto joven.

—¿Es muy contagiosa?... ¿Cuáles son sus vías principales de trasmisión?

—Puede ser contagiosa cuando la causan agentes infecciosos y las vías de trasmisión son el contacto directo con secreciones de pacientes infectados por las gotitas de saliva que saltan al hablar o por la respiración.

—¿Y sus signos y síntomas más comunes?

—Están dados por irritación a nivel de la garganta, carraspera, ardor, dolor al tragar, sensación de cuerpo extraño en la garganta, tos, obstrucción nasal y puede presentarse fiebre. Suele formar parte del cuadro de enfermedades sistémicas como el catarro común, algunas enfermedades infectocontagiosas (escarlatina, sarampión, rubeola), incluso de afecciones importantes y graves como las hemopatías (trastornos de la sangre).

—¿Cómo se establece el diagnóstico de certeza?

—Por los datos que aporte el paciente al interrogatorio que evidencien los síntomas antes mencionados; por el examen físico que muestre la garganta enrojecida, inflamada, con amígdalas aumentadas de tamaño, prominencia de las granulaciones de la pared posterior y por la presencia de secreciones. Para identificar el agente causal puede indicarse el cultivo de esas secreciones.

—¿Cuál es el tratamiento de elección en estos pacientes?

—Se divide en local y general. El local consiste en gargarismos o colutorios de soluciones antisépticas, analgésicas o balsámicas y gotas nasales, encaminado a calmar los síntomas y combatir el agente causal. Para el tratamiento general se usan antipiréticos para la fiebre, analgésicos, antinflamatorios y antihistamínicos para el dolor o la irritación, respectivamente. Pueden indicarse igualmente antibióticos si se considerara el origen bacteriano y el uso de vitaminas para el restablecimiento de la mucosa.

—¿Es una enfermedad, digamos, benigna, o de acuerdo con su agente causal puede presentar alguna complicación?

—Se trata de una enfermedad benigna que no suele tener complicaciones graves si es atendida adecuadamente.

—¿Hay remedios caseros que contribuyan a su curación, o, al menos a su alivio?

— Para su alivio pueden utilizarse remedios caseros y de medicina tradicional y natural como son los gargarismos con infusiones de romerillo y manzanilla.

—¿Podría hablarse de prevención en el tema que nos ocupa?

—Por supuesto. Los pacientes alérgicos deben mantener controlada su enfermedad, eludir el contacto directo con pacientes con faringitis infecciosas, sustancias químicas de tipo irritativo, evitar el alcoholismo, el tabaquismo activo o pasivo y promover una alimentación adecuada.