Consultas  Médicas

FOLICULITIS

Cada cabello, que crece durante unos tres años antes de ser remplazado y perderse, nace de una estructura profunda de la piel que los especialistas denominan folículo piloso. Estos folículos, que semejan un pequeño saco en forma de dedo de guante, se asocian con glándulas sebáceas, encargadas de producir el sebo que lubrica e impermeabiliza el pelo y la piel.

Foliculitis (el sufijo itis en Medicina denota siempre inflamación) es el término que se utiliza para designar las inflamaciones de los folículos.

La profesora Mónica Álvarez Mesa, especialista en Dermatología de la Facultad Calixto García afirma, sin que pretendamos atrapar en su totalidad el tema, que las foliculitis se encuentran dentro de las llamadas piodermitis, que desde el punto de vista etimológico significa pus en piel inflamada.

Por tanto, estas son enfermedades de la piel producidas por bacterias, por lo que, para su desencadenamiento se tiene que establecer una relación huésped-parásito, o dicho más gráficamente, entre el terreno que es la piel (huésped) y la bacteria (parásito). De esta relación dependerán los distintos signos y síntomas de estas enfermedades.

Esta Consulta la ceñiremos específicamente a las foliculitis que con gran frecuencia son originadas por el estafilococo áureo.

--Doctora, ¿el tipo de alimentación, las tensiones emocionales mantenidas (el estrés), focos infecciosos en alguna región de nuestro cuerpo contribuirían a la aparición o persistencia de estas enfermedades?

--En particular los factores favorecedores pueden ser locales como el sudor, traumatismos, focos infecciosos; o generales como un padecimiento de diabetes, condiciones de inmunodepresión y hábitos alimentarios sustentados en exceso de ingestión de grasas y carbohidratos.

--¿Aqueja por igual a personas del sexo masculino y femenino y a cualquier edad?

--La llamada foliculitis de la barba afecta exclusivamente al sexo masculino; pero existen otras variedades de foliculitis, con localización en el cabello, los muslos y pubis, que pueden aquejar tanto a hombres como a mujeres. En general esta enfermedad aparece después de la pubertad.

--¿Se limita a esas regiones o puede aparecer en algunos otros sitios vellosos del cuerpo?

--Sí, en áreas de pelos cortos, como bigotes, cejas, pestañas, axilas. En el cuero cabelludo se observan otras variedades de foliculitis, que aparecen en la nuca, y localizadas en la línea de implantación del pelo, también conocida como acné queloideo. Es provocado por la misma bacteria (estafilococo), se presenta casi exclusivamente en hombres y más frecuentemente en los negros, sobre todo en personas de cuello corto, obesas, que usan cuellos de camisa muy almidonados o apretados causantes de la irritación traumática que sirve de puerta de entrada a la bacteria. La otra variedad de foliculitis con emplazamiento en el cuero cabelludo es la llamada foliculitis decalvante, que llega a provocar la caída del cabello y afecta tanto al sexo masculino como al femenino. La causa de esta variedad es desconocida aun por la ciencia, aunque el estafilococo puede encontrarse en las lesiones con pus. En las mujeres suele presentarse entre los 30 y 60 años y en los hombres a partir de la adolescencia. Rara vez suele manifestarse en la infancia.

--¿De acuerdo con su experiencia, se considera un padecimiento frecuente en nuestro medio?

--Quizás podría catalogarse como de frecuencia mediana.

--¿Qué lesiones iniciales pueden alertarnos de este padecimiento?

--En cuanto a la foliculitis de la barba, un enrojecimiento alrededor de los pelos en la zona cubierta por ella, y también sensación de ardor y picazón. Cuando se localiza en la nuca, se manifiesta por pápulas y pustulitas, es decir, abultamientos y lesiones con pus que rodean los pelos; y en la foliculitis de localización en el cuero cabelludo (decalvante), la presencia de islotes de pus cercando el cuero cabelludo.

--¿Y en cuanto a sus signos y síntomas principales?

--En la de la barba, después del eritema (enrojecimiento), van apareciendo cada vez más lesiones con pus del tamaño de una cabeza de alfiler, atravesada por pelos. Estas pústulas se rompen en el acto de afeitarse o lavarse, dejando un punto rojizo que más tarde constituye el lugar de instalación de un nuevo brote de pústulas. En la nuca, las lesiones inflamatorias llevan a la formación posterior de queloides o cicatrices muy engrosadas; en la variedad decalvante, las pústulas se descaman y luego a la caída de los pelos se observan zonas de aspecto cicatricial.

--¿Responde o es resistente a los tratamientos existentes? En general, ¿cuál es el pronóstico de esta enfermedad?

--En general son rebeldes a las terapéuticas y, por la tendencia a la cronicidad, son de pronóstico reservado.

--Un paciente que me escribió, con este padecimiento en el cuero cabelludo, expresaba una lógica desesperación al semejarse la zona afectada, al roce de una mano, "a un verdadero avispero". ¿Existiría algún alivio para ello?

--Por la información que ofrece el paciente, mi impresión diagnóstica es que padece de acné queloideo, una variedad de foliculitis bastante rebelde a los tratamientos. Aplicando una terapéutica ininterrumpidamente, podría llegarse a la casi total remisión de las lesiones inflamatorias de la nuca, aunque siempre persistirían lesiones queloideas en algunos sitios.

--Dejo a su criterio, doctora, un comentario final dirigido a estos enfermos.

--Lo esencial sería mantener siempre una buena higiene personal y llevar una dieta baja en contenido de grasa y dulces. Y como mensaje general para cualquier ciudadano, que ante cualquiera de los signos y síntomas descritos, se acuda sin pérdida de tiempo al médico de familia. (2000)