Consultas  Médicas

Dolor de oídos

JOSÉ A. DE LA OSA
delaosa@granma.cip.cu

El dolor de oídos ocurre por afecciones propias de este órgano o el dolor reflejo de estructuras vecinas, como la articulación de la mandíbula o de dientes, y no siempre se trata de un signo de alarma del oído, indica la doctora Elisa Leyva Montero, especialista en Otorrinolaringología (garganta, nariz y oídos) del Hospital Clínico-Quirúrgico Hermanos Ameijeiras de La Habana.

Foto: CAO Doctora Elisa Leyva Montero.

Y aclara antes de entrar en la ronda de nuestras preguntas: El oído, para su estudio, se divide en externo, medio e interno, cada uno compuesto por otros elementos anatómicos que los caracteriza y que tienen funciones específicas.

—¿Cuáles son las causas más frecuentes que suelen desencadenar un dolor de oídos?

—Las otitis (inflamaciones) externas o medias, dependiendo de la parte del oído afectada.

—¿Y en cuanto a los factores de riesgo identificados por la ciencia?

—En las otitis externas son consecuencia de los baños en piscinas, fundamentalmente, y el mal hábito de introducirse objetos en los oídos para limpiarlos. En cuanto a las otitis medias, son los estados catarrales y las alergias respiratorias.

—¿Habitualmente esos dolores tienen un mismo denominador común?

—No, ello estará en dependencia de factores de riesgo y agentes infecciosos diferentes.

—¿Aquejan por igual a personas de cualquier edad y sexo?

—No tienen predilección por el sexo, pero es más frecuente en los niños, sobre todo los lactantes, donde es muy común la infección del oído medio, lo que les provoca las otitis medias agudas.

—¿Tienen "predilección" también por trabajadores, deportistas... , en general, con desempeños específicos?

—No se relacionan ni con el deporte ni empleos específicos. Lo que se observa con frecuencia en los deportistas de colchón son los otohematomas, lo que comúnmente se conoce como "oreja en coliflor", por los traumatismos a los que están expuestos con frecuencia. Pero esta afección es indolora, o solo produce una sensación de tensión debido a la acumulación de suero que se produce en la oreja.

—Cuando se presenta el dolor, ¿es posible tomar medidas en casa para intentar mitigarlo?

—Puede tomarse algún analgésico, una dipirona o duralgina. Pero bien entendido: el alivio dependerá del tratamiento de la causa específica que lo origina, que es diferente para cada región del oído.

—¿Qué signos y síntomas principales deben ser valorados como "señal de alerta" para solicitar asistencia médica?

—Cuando además del dolor aparecen manifestaciones de fiebre, aumento de volumen en el conducto auditivo externo o sus alrededores, supuración de oídos.

—¿El diagnóstico médico se sustenta en la clínica?

—El diagnóstico de las causas del dolor de oídos es esencialmente clínico: un buen interrogatorio y el examen físico de los oídos y regiones vecinas.

—¿Son tratables y curables mayoritariamente estas dolencias?

—Sí, salvo en pacientes con tumores en estadío avanzado que no respondan a tratamiento alguno.

—¿Existen medidas de prevención en el tema que abordamos?

—El dolor provocado por la otitis externa puede prevenirse evitando el rascado de oídos, las autolimpiezas. También la humedad, por lo que en personas con predisposición se deben evitar los baños en playas, piscinas, ríos. Para el dolor de las otitis medias, tratarse correctamente la gripe, y no sacudirse la nariz de forma intempestiva, soplando a la vez ambas fosas, sino de forma alternativa.

—¿Tendría algún criterio que plantear en cuanto a cómo mantener la higiene de nuestros oídos?

—Los oídos no deben limpiarse por dentro, porque el cerumen o cerilla, como se conoce popularmente, protege al oído externo de las infecciones. Solo cuando se forman tapones se retiran mediante lavado, por personal entrenado, con el objetivo de restablecer la audición afectada.