Consultas  Médicas

Desarreglos menstruales

JOSÉ A. DE LA OSA

¿Es posible trazar una línea divisoria para saber con precisión qué es lo "normal" y "anormal" los días antes, durante o después del periodo menstrual? ¿Fuertes cólicos, reglas abundantes, atrasos, adelantos, coágulos, dolor ovárico o en los senos pueden constituir claras manifestaciones de desarreglos o se inscriben dentro de lo "normal" individualmente? Y, asimismo, cambios en el interés sexual, en el apetito, irritabilidad y agresividad...

Foto: RAFAEL TORRES ESCOBARProfesor Juan Vázquez Cabrera.

Con esta abarcadora pregunta inicio la Consulta sobre irregularidades en la menstruación, con el profesor Juan Vázquez Cabrera, Profesor Titular Consultante del Hospital Materno América Arias (Maternidad de Línea), en Ciudad de La Habana, quien ha sido designado también como Maestro Latinoamericano de Ginecología y Obstetricia. En sus más de cuatro décadas de ejercicio profesional el doctor Vázquez ha cumplido misiones internacionalistas en Tanzania, República Dominicana y en Honduras, luego de los huracanes George y Mitch.

Para lograr "una línea divisoria" entre lo "normal" y "anormal" en los desarreglos menstruales —dice mi entrevistado— es preciso que el médico aplique el método clínico: exhaustivo interrogatorio a la paciente y un minucioso examen físico.

¿Esas irregularidades pueden ser desajustes pasajeros, o síntomas de alguna enfermedad?

En general carecen de trascendencia, aunque motiven a veces verdaderas molestias. Ahora, un sangramiento mayor en cantidad y días de duración, principalmente en mujeres que rebasen los 40 años, puede ser debido a un trastorno orgánico.

¿Tendría algún ejemplo de desarreglo frecuente, de acuerdo con su experiencia médica?

El dolor pélvico, o durante el coito, que no siempre se debe a causas orgánicas. En muchas ocasiones se relaciona con el recuerdo de haber sufrido violencia sexual, y, también, por la falta de delicadeza de su pareja. Ello puede llevar a una frigidez transitoria, o incluso definitiva, si no se trata adecuadamente.

¿Y cuáles citaría como "habituales"?

El dolor en las mamas, la sensación de peso en el bajo vientre (dolor pélvico), sangramiento en relación con la cantidad y duración en días de la menstruación, y, asimismo, cuando se prolonga la falta de regla sin que la mujer esté embarazada.

¿Factores psicológicos, una situación emocional difícil, o sencillamente un viaje, una temporada de mucho trabajo contribuirían a estos desarreglos?

Respondería afirmativamente, porque el ciclo menstrual se encuentra regido por el sistema nervioso central y, por tanto, los estados anímicos, sobresfuerzos intelectuales y cambios del medio habitual, pueden ejercer su influencia en ese ciclo.

¿Ante qué manifestaciones valora usted debe consultarse al ginecólogo?

Cuando exista dolor en el bajo vientre, sangramiento, falta de menstruación (amenorrea) debe consultarse al especialista de inmediato a fin de establecer un diagnóstico de las causas de esos trastornos.

¿Existen tratamientos específicos para cada una de las irregularidades? ¿En qué consisten?

La Medicina cuenta con un amplio arsenal terapéutico para la atención de las diversas alteraciones. Ahora bien, hay que definir si el desarreglo es funcional (alteración endocrina del mecanismo de la menstruación) u orgánico (un fibroma, hiperplasia del endometrio, tumores). En los trastornos funcionales el tratamiento es medicamentoso y en el orgánico generalmente quirúrgico.

¿Ciertamente los anticonceptivos orales ejercen beneficio en algunos de estos desarreglos?

Son beneficiosos como tratamiento en algunos tipos de trastornos, pero la indicación de los anticonceptivos con estos fines debe ser decisión del ginecólogo de acuerdo con las características de cada paciente, pues también podrían originar efectos adversos o tener alguna contraindicación.

¿Toallitas o tampones?... Aprovecho para preguntarle porque estos vienen siendo "culpados" en algunos estudios como probable causa de enfermedad inflamatoria pélvica.

Ni los tampones ni las toallitas son causantes de enfermedad inflamatoria pélvica. Su causa principal son las enfermedades de transmisión sexual: la gonorrea y la clamidia, como las más frecuentes.

¿Alguna precisión final?

Como sabemos, el dolor en el bajo vientre y los trastornos menstruales están entre los síntomas más prominentes de un embarazo ectópico (fuera del útero), y el dolor puede ser variable en su intensidad. Por ello, si la mujer está en edad fértil, no debe demorar ni un minuto en consultar al médico cada vez que presente algún trastorno menstrual.