Consultas  Médicas

CRECIMIENTO HUMANO

El crecimiento es el proceso mediante el cual los seres humanos aumentan su tamaño y se desarrollan hasta alcanzar la forma y la fisiología propias de su estado de madurez. Una muestra del desarrollo económico y social logrado por la Revolución desde sus primeras décadas de vida se hizo evidente cuando se constató lo que en lenguaje técnico se denomina "tendencia secular positiva en la población cubana".

A esa conclusión se llega en 1972 cuando se realizó la primera investigación nacional sobre Crecimiento y Desarrollo de la Población, que reveló científicamente que los caminos por los que se transitaba rendían frutos: los niños cubanos nacidos entre 1962 y 1972 presentaban un desarrollo físico muy cercano al de los países desarrollados, y en las provincias donde la mortalidad infantil era más baja, tenían mayor estatura y peso.

En un segundo estudio de Crecimiento y desarrollo, en 1982, se demostró también que los niños del sexo masculino tenían casi dos centímetros más de estatura que los de 1972; y en las niñas, al final del crecimiento, presentaban un poco más de un centímetro de talla. Se observó asimismo que en uno y otro sexos existía un mayor peso.

Respondiendo a los perfiles de esta columna, inquirimos: ¿podrían establecerse las edades en que se originan los cambios más llamativos en el curso del proceso de crecimiento humano?

Para el Jefe del Departamento de Endocrinología Pediátrica del Instituto de esta especialidad del MINSAP, Doctor en Ciencias Médicas Francisco Carvajal Martínez, existen dos ciclos de crecimiento rápido separados por uno menos activo pero más uniforme. El primero se inicia desde el momento de la concepción, y para la talla culmina al final del segundo trimestre del embarazo y en el peso poco antes del nacimiento (durante la última mitad de la gestación el feto aumenta su peso desde los 45 g hasta tres kilos y medio).

Después el niño crece lentamente hasta los dos años de edad y mantiene un crecimiento estable.

En la adolescencia tiene lugar el segundo ciclo de crecimiento rápido, llamado "estirón puberal" que termina con la talla final adulta.

--Doctor Carvajal, ¿la curva del peso es un factor a tener en cuenta en el crecimiento del niño? O más precisamente, ¿andan de la mano peso y talla?

--Sí, habitualmente los niños sanos que aumentan de peso crecen bien.

--Investigaciones del profesor José Jordán y colaboradores establecieron las normas de peso y talla de la población cubana. ¿Qué podría calificarse de normal y qué de anormal, o mejor, de justa preocupación de los padres en este proceso?

--Los niños y las niñas tienen diferentes tallas y pesos cada año, por lo que el médico es el indicado para definir cuándo verdaderamente es normal o anormal.

--¿Cuáles son las diferencias que se originan en las primeras etapas, por ejemplo, entre el aumento del tamaño del tronco y de las extremidades?

--En los primeros años de la vida existe predominio del tronco con relación a las extremidades, y ya después de los 10 años van tomando sus dimensiones hasta llegar a la etapa adulta.

--¿Hay enfermedades específicas que interfieran en el proceso normal de desarrollo?

--En el mundo la causa más frecuente de baja talla es la desnutrición. Numerosas enfermedades pueden ocasionar que el niño no crezca bien. Un ejemplo de ello es el hipotiroidismo congénito, la diabetes mellitus, las afecciones óseas, genéticas...

--¿Conoce la ciencia los factores que gobiernan la velocidad del desarrollo?

--Sí, existen factores externos (nutrición, higiene) e internos (hormonas, genéticos) que intervienen en el crecimiento.

--¿La velocidad del crecimiento se comporta de forma similar en todas las personas, incluidas las del sexo femenino y masculino y de todas las etnias?

--Es diferente según el sexo, la edad y la raza. Las hembras inician la pubertad dos años antes que los varones.

--¿Durante cuántos años el cuerpo experimenta el crecimiento?

--Desde la etapa de la fecundación donde solo existe una célula hasta la adultez, alrededor de los 20 años.

--¿A qué nos referimos concretamente cuando hablamos de "patrón hereditario"?

--A la herencia. Es frecuente en nuestra consulta atender a padres con talla baja preocupados porque desean que sus niños sean altos, lo que no es posible resolver atendiendo precisamente al patrón hereditario.

--¿Cómo saber en qué momento preciso debemos consultar al médico? ¿Acaso aquí valdría también aquello de que es mejor precaver que tener que lamentar?

--Todo niño mayor de dos años debe crecer unos cinco centímetros anuales. Ya en la pubertad crecen aproximadamente diez centímetros como promedio todos los años. Al final de esta etapa, a los 19 años, se considera como talla normal aquella que no es menor de 146 centímetros en las hembras y 156 en los varones, de acuerdo con los estudios cubanos.

--¿Existen pruebas que permiten conocer con exactitud la marcha normal o no del crecimiento?

--Sí, en nuestro país determinamos hormonas como las tiroideas, las de crecimiento, las adrenales, entre otras, y se realizan también estudios genéticos que permiten definir enfermedades que afecten el crecimiento.

--¿Aunque merecería el espacio de una consulta, adelantemos: ¿son frecuentes los casos de baja talla? ¿Existen tratamientos si son diagnosticados a tiempo?

--Las posibilidades de tratamiento dependen de las causas que dan origen a la afectación de la talla. Por ejemplo, cuando existe hipotiroidismo congénito, y el niño no recibe tratamiento, se quedan chiquitos. Por ello, es importante que los padres con hijos de talla pequeña acudan a la consulta para que sean evaluados oportunamente y, de ser necesario, recibir tratamiento. Es evidente que ante la presencia de algunas afecciones genéticas o hereditarias no es posible orientar un tratamiento farmacológico. No obstante, incluso en estos casos la atención especializada disminuye la ansiedad del paciente y su familia. (2000)