Consultas  Médicas

BROMHIDROSIS

"Necesito que me ayude" --dice un asiduo lector de estas Consultas. "Soy joven, universitario, revolucionario, con un futuro. Sin embargo, me encuentro aislado por padecer de bromhidrosis, que me tortura desde hace tres años y me tiene limitado de toda relación humana, al punto de sentirme infestado o contaminado, porque yo nunca había padecido de mal olor en las axilas. Ayúdeme, porque no sé si es un caso de Dermatología, Endocrinología, Medicina Interna, Psiquiatría..."

¿Requeriría algún comentario la síntesis de esta carta? Con seguridad estaríamos de acuerdo si pensamos que este joven necesita, sobre todo, apoyo científico y humano.

En la superficie del cuerpo existen alrededor de 3 millones de poros sudoríparos, y cada uno de ellos excreta un líquido, el sudor, que tiene sales y otros productos de desecho.

En personas sanas es posible que se produzca una transpiración excesiva por una actividad exagerada de las glándulas sudoríparas. Es lo que se conoce en Medicina como hiperhidrosis, que suele localizarse en las palmas, las plantas, las axilas, la región inframamaria o las ingles.

De acuerdo con la literatura consultada, la hiperhidrosis palmar, por ejemplo, aqueja a uno en 200 personas y tiene tendencia a afectar a varios miembros de la familia.

El cuerpo, que contiene aproximadamente 40 litros de agua --incluidos en la sangre y en el interior de las células--, precisa de diversas sustancias para que se produzcan reacciones químicas fundamentales, a fin de que el organismo funcione adecuadamente. A todas luces el delicado equilibrio entre esas sustancias y el agua está sometido a un control constante.

Ahora junto a nosotros, para responder inquietudes en torno a la bromhidrosis, tenemos a la doctora María Antonia Rodríguez García, Jefa del Servicio de Dermatología del Hospital Clínico-Quirúrgico Hermanos Ameijeiras, de La Habana.

--Profesora, la bromhidrosis es un trastorno en el que se produce un olor fétido de la piel por descomposición del sudor y los restos celulares por las bacterias y las levaduras. ¿Esclarecería con algún comentario esa definición?

--Sí, me gustaría aclarar que el sudor maloliente no es debido a la piel en su totalidad. Se limita esencialmente a la piel axilar, que es donde se encuentran mayormente situadas las glándulas sudoríparas de donde emanan las sustancias que dan ese mal olor.

--¿Conoce la ciencia el porqué de esta alteración, o al menos se han planteado hipótesis al respecto?

--Se conoce que el sudor cuando aparece en la superficie cutánea es inodoro (no tiene olor) y en una hora se descompone por bacterias gram positivas, dando ese olor característico. Además, intervienen sustancias como ácidos grasos, amoniacos y otras no identificadas que modifican el olor de algunas personas. Se han descrito olores rancio, mohoso, agrio, fecal, dulce y amargo. Existen otros factores predisponentes como una mala higiene y enfermedades de origen metabólico.

--¿Este mal olor se produce sólo en las axilas o, también, puede emanar del sudor que impregne todo nuestro cuerpo?

--El principal origen regional del olor de la piel humana es la axila, pero hay otros sitios como los pies, la piel interglútea y la región inframamaria.

--¿Es posible o no realizar un diagnóstico para conocer con certeza cuáles de las diversas sustancias químicas del organismo pudieran estar generando esta disfunción?

--La identificación de una sustancia química productora es casi siempre posible pero mediante estudios muy especializados, entre los que están los métodos espectroscópicos o cromatográficos con gas, pero aún así hay algunas sustancias que no han podido ser identificadas.

--¿Es frecuente? ¿Aqueja por igual a personas del sexo masculino y femenino?

--La frecuencia es variable. Va a depender de la edad, sexo, raza y educación social. Por ejemplo: no se observa en las edades extremas de la vida, o sea, en la etapa prepuberal ni en la tercera edad, ya que las glándulas sudoríparas en esas edades están inactivas. La raza negra, debido a que sus glándulas sudoríparas axilares son más grandes y más activas, padecen más bromhidrosis. La bromhidrosis plantar es más frecuente en los hombres. Las personas con hábitos higiénicos más exigentes padecen menos de bromhidrosis.

--¿Cuál es la edad de comienzo de este trastorno?

--En general a los 12 años.

--¿Es posible eliminarlo con algún proceder especial durante el aseo, o, digamos, el empleo tópico de preparados farmacéuticos?

--Puede lograrse el control de la bromhidrosis. Es esencial la limpieza escrupulosa, de preferencia con jabones antibacterianos, sustancias antisépticas tópicas en forma de desodorante. Debe prestarse cuidadosa atención al afeitado del vello axilar, y el lavado de la ropa debe requerir tratamiento especial. En general, medidas que reduzcan la flora bacteriana y el sudor.

--¿Son resistentes a tratamiento, o existe alguna terapéutica capaz de paliar, si no curar esta dolencia?

--Dependerá del trastorno que le da origen, y es variable. Hay casos resistentes, otros controlables y algunos curables.

--¿Y algún proceder quirúrgico? ¿En qué consiste?

--Existen tratamientos quirúrgicos, aunque muy cruentos. Entre ellos la liposucción, la electrocirugía y rasurados especiales. Todos consisten en eliminar las glándulas sudoríparas.

--¿Qué pasos seguir y a que servicio médico dirigirnos ante un padecimiento de bromhidrosis?

--El primer paso es consultar al médico de familia, quien orientará la consulta especializada con el dermatólogo, si lo considera necesario. (2000)