Consultas  Médicas

 

Ascaris lumbricoides

JOSÉ A. DE LA OSA
delaosa@granma.cip.cu

El Ascaris lumbricoides es un nematodo (gusano redondo y alargado), conocido también en Latinoamérica como lombriz intestinal. Integra el grupo de los parásitos que se transmiten por contacto con el suelo, y produce una enfermedad parasitaria en el intestino delgado del ser humano denominada ascariosis.

Doctora Maylin Rodríguez Pérez. Foto: Maylín Guerrero Ocaña

Afirma la doctora Maylin Rodríguez Pérez que constituye la parasitosis humana de mayor frecuencia causada por lombrices, siendo más común en regiones tropicales y subtropicales de países en vías de desarrollo, donde las condiciones ambientales y los inadecuados hábitos higiénicos y sanitarios favorecen su desarrollo y transmisión.

Estimados recientes demuestran que alrededor de 1 221 millones de personas en el mundo se encuentran infectadas por A. lumbricoides.

Nuestra entrevistada es especialista de primer grado en Microbiología, Máster en Parasitología, con un diplomado en Gastroenterología y en Ética, Cultura y Profesionalidad. Es Profesora Instructora de la Facultad Manuel Fajardo en La Habana.

—¿Podría referir de inicio el ciclo biológico de este parásito?

—Los gusanos hembra y macho adultos viven en el intestino delgado de las personas infectadas y los huevos provenientes de las hembras fecundadas son eliminados al exterior en las heces. Si los huevos caen en tierra con condiciones de humedad y temperatura adecuadas, forman el embrión y se tornan infectantes en un período de dos a ocho semanas, y los humanos susceptibles adquieren la infección cuando ingieren esos huevos.

—¿La infección por este parásito se presenta en todas las edades?

—Sí, siempre que existan las condiciones higiénicas que posibiliten la ingestión de los huevos infectantes. No obstante, la prevalencia es superior entre los 2 y 10 años de edad.

—¿Cuáles son las fuentes principales de infección?

—Los alimentos, el agua y las manos que se contaminan por contacto con el suelo.

—¿Cuál es el mecanismo de transmisión?

—Es fecal-oral, pero la transmisión no se produce directamente de las materias fecales del hospedero infectado a la boca del individuo susceptible, sino que se necesita un periodo de maduración de los huevos de este parásito en la tierra. Por tanto, mientras existan individuos infectados que contaminen los suelos será posible la transmisibilidad de la enfermedad.

—¿Ante qué primeras manifestaciones se debe sospechar la presencia de este parásito?

—En la mayoría de los casos este parásito no induce el desarrollo de manifestaciones que hagan sospechar su presencia. Los síntomas y signos que se le atribuyen son inespecíficos, siendo el dolor abdominal uno de los de mayor notificación. También náuseas, decaimiento, pérdida de apetito y reacciones alérgicas.

—¿La persona infectada muestra signos de desnutrición?

—La infección por A. lumbricoides agrava la desnutrición o puede conducir a ella.

—¿Qué procederes se emplean para establecer el diagnóstico?

—Ante un paciente con manifestaciones digestivas y condiciones higiénico-epidemiológicas favorables para el desarrollo de una ascariosis, se impone el examen microscópico de al menos tres muestras de heces en días alternos buscando los huevos del parásito. Con frecuencia el diagnóstico es un hallazgo ocasional a partir de la eliminación de parásitos adultos o por un examen de heces de rutina.

—¿Hay tratamientos efectivos para su curación?

—Existen en la actualidad medicamentos seguros y eficaces para el tratamiento de esta parasitosis.

—¿Pueden producirse recidivas (reinfecciones)?

—Debido a las características propias del ciclo de vida de este parásito no existe multiplicación en el humano. Por tal motivo, tanto la infección como la reinfección provienen siempre de una fuente externa a partir de la ingestión de huevos infectantes de este parásito presentes en el ambiente.

—¿Qué complicaciones, y en qué pacientes, puede acarrear este parásito?

—Las complicaciones más frecuentes de esta parasitosis están relacionadas con cuadros oclusivos o seudo-oclusivos y con la migración de los parásitos hacia localizaciones erráticas dentro del organismo humano. Los cuadros oclusivos son causados porque las lombrices en el intestino delgado pueden formar nudos, lo cual ocurre especialmente en niños y cuando la carga parasitaria es alta. Las migraciones más frecuentes se producen hacia las vías biliares. También pueden ocurrir hacia el peritoneo a partir de perforaciones intestinales, entre otros trastornos.

—¿Cómo prevenir?

—La estrategia más efectiva para la prevención y control de la ascariosis es resultado de una combinación de acciones de promoción y educación para la salud para fomentar hábitos higiénicos adecuados, como el correcto lavado de las manos antes de comer o manipular alimentos, hervir el agua de consumo, lavado y cocción adecuados de los alimentos y evitar el fecalismo al aire libre.