Consultas  Médicas

 

Aspiración bronquial

JOSÉ A. DE LA OSA

La aspiración de cuerpos extraños por las vías aéreas continúa siendo una causa frecuente de morbilidad (proporción de personas que enferman) y, en ocasiones, de mortalidad en la población pediátrica, afirma la profesora María Josefa García Ortiz.

Foto: Yaimí RaveloProfesora María Josefa García Ortiz.

Este accidente afecta por lo general a niños a partir de los seis meses, que es la edad en que comienzan a tomar objetos pequeños para llevárselos a la boca, hasta alrededor de los cinco años. La mayor incidencia está dada, precisa nuestra entrevistada, porque en esas edades ellos utilizan la boca como herramienta para interactuar con el mundo que los rodea.

La doctora García Ortiz es especialista de segundo grado en Otorrinolaringología (garganta, nariz y oídos), Máster en Atención Integral al Niño y miembro del Grupo Nacional de su especialidad y de Puericultura, del Ministerio de Salud Pública.

—¿Cuáles son los "cuerpos extraños" que originan en mayor medida estos accidentes y sus vías principales de entrada?

—Los cuerpos extraños orgánicos. Entre ellos podemos citar el maní, semillas, frijoles. La entrada es a través de la nariz y la boca, adonde los niños se llevan todos los objetos que se encuentran a su alcance.

—¿Consideraría desde el punto de vista médico que, ante un cuadro de asfixia o insuficiencia respiratoria de instalación súbita en la infancia, ese sería justamente (un cuerpo extraño) el primer diagnóstico a plantear y, por tanto, el primero en descartar?

—Ciertamente. Cuando aparece un cuadro de asfixia de instalación súbita en un niño que no tiene antecedentes de insuficiencia respiratoria, el primer diagnóstico a plantear es un cuerpo extraño detenido encima de la laringe, que no deja pasar el aire inspirado.

—Una precisión: ¿es común la aspiración bronquial en la adultez? ¿Cuáles son sus causas principales en esta etapa de la vida?

—En la adultez también se puede producir, principalmente en personas de la tercera edad que pierden control de la deglución por problemas neurológicos, en las que usan prótesis, en las que ingieren bebidas alcohólicas sin control, en los pacientes con retardo mental.

—En general, ¿qué manifestaciones principales darían una voz de alerta a la familia de lo que está ocurriendo?

—Un niño que comienza con tos, disnea inspiratoria (falta de aire) y cianosis (coloración azulada de la piel). Muchos cuerpos extraños son expulsados por el mecanismo de la tos. Otros, sobre todo vinculados con su volumen y la edad del paciente, pueden pasar a las vías respiratorias dando síntomas relacionados con su localización. En ocasiones pueden llegar a producir la muerte por asfixia.

—¿Existen medidas de primeros auxilios que puedan ser adoptadas de urgencia mientras se acude al médico?

—Como te expresé, cuando ocurre la aspiración bronquial se produce tos, disnea y cianosis, mientras el cuerpo extraño está pasando a través de la laringe y la subglotis (espacio debajo de las cuerdas vocales). Después, en su tránsito, llega a uno de los bronquios, pasando a través de la tráquea, y se "acomoda" entonces. El cuadro inicial desaparece o disminuye y puede "dar un tiempo". El paciente debe ser conducido de urgencia a un centro asistencial.

—¿Podría referir los procederes diagnósticos que emplean los facultativos ante la sospecha de un "cuerpo extraño"?

—Es fundamental el interrogatorio detallado a los padres, un examen minucioso del aparato respiratorio, inspección y auscultación. El examen físico aporta la mayoría de los datos. Se realiza también un Rayo X de tórax.

—¿Qué conducta seguir específicamente cuando ocurre una aspiración accidental de líquidos o alimentos por las vías respiratorias tanto en niños como en adultos?

—La sintomatología puede variar atendiendo a la cantidad de líquidos o alimentos aspirados, además del grado de obstrucción y del tiempo de permanencia de los líquidos o alimentos en el árbol bronquial. Es necesario el traslado urgente al lugar de asistencia médica más cercano.

—¿Cómo prevenir en el tema que abordamos?

—Resumidamente algunas recomendaciones: no dejar al alcance de los niños ningún objeto que pueda ser llevado a la boca. Incluso los lactantes no deben tener juguetes con elementos pequeños pegados, porque están en capacidad de extraerlos con la boca y aspirarlos. No ofrecerles a los menores de seis años caramelos sin triturar, ni tampoco frutos secos (maní) porque no tienen aún sus molares permanentes.

—¿Algún criterio final?...

—Subrayar que la aspiración bronquial continúa siendo un accidente frecuente que cobra vidas en nuestro país.