Consultas  Médicas

 

Anemia en el embarazo

JOSÉ A. DE LA OSA
delaosa@granma.cip.cu

La anemia puede definirse, indica la científica cubana Magaly Padrón Herrera, como la reducción del número de glóbulos rojos que circulan en la sangre o la disminución de la concentración de hemoglobina, una sustancia que está contenida en ellos, que tiene hierro dentro de su estructura y cuya función es el transporte de oxígeno a todo el organismo.

Foto Cao Investigadora Magaly Padrón Herrera.

La doctora Padrón, investigadora titular del Departamento de Bioquímica del Instituto de Nutrición e Higiene de los Alimentos del Ministerio de Salud Pública, expresa que la causa más frecuente de anemia, en todas las etapas de la vida, es la existencia de una carencia de hierro en el organismo.

Esta deficiencia puede ocurrir principalmente cuando consumimos alimentos con poco contenido de hierro o el que contiene no se absorbe bien. Si esto se prolonga en nuestra dieta diaria puede aparecer la anemia.

Al ahondar en los riesgos señala que se incrementan en la infancia y la adolescencia por las necesidades aumentadas de hierro debido al crecimiento, y durante el embarazo cuando se necesita más de este mineral para el bebé en formación y para los cambios que ocurren en el cuerpo de la madre. Las gestantes adolescentes, las que tuvieron un parto previo reciente o las que iniciaron el embarazo con bajas reservas de hierro, tienen incluso un riesgo mayor de presentar anemia.

Para la mujer en edad fértil, las menstruaciones abundantes también son un riesgo de anemia por deficiencia de hierro.

—¿Cuáles son sus principales signos de alarma y cómo se establece el diagnóstico?

—La mayoría de los signos de alarma se detectan solo cuando la anemia es moderada o severa. Estos pueden ser fatiga, palidez, palpitaciones, entre otros. La anemia ligera, que es la más frecuente en nuestra población, a veces pasa inadvertida. En las embarazadas, cifras inferiores a 11 g/dl indican anemia, mientras que la mujer no embarazada en edad fértil debe tener 12 o más.

—¿Con qué complicaciones se puede asociar este padecimiento en el curso de un embarazo?

—La anemia es el problema nutricional más importante en las mujeres embarazadas y se asocia con complicaciones durante la gestación y el parto, la prematuridad y el bajo peso al nacer. Se ha demostrado que los hijos de madres anémicas tienen un mayor riesgo de ser anémicos en el primer año de vida.

—¿Bastaría "comer por dos" para que las embarazadas puedan suplir las demandas necesarias de hierro?

—Es un error pensar que hay que "comer por dos". No es necesario comer mucho más, pero sí es necesario comer mejor.

—¿Qué alimentos considera imprescindibles en la dieta en general, y particularmente de una embarazada?

—Para la embarazada, igual que para todos, es importante la diversidad, incluir todos los grupos de alimentos en la dieta diaria. No existe un único alimento o un grupo de alimentos "especiales" que garanticen una buena nutrición.

—¿Hay recomendaciones para que el consumo del hierro tenga la mayor absorción?

—Sí, combinando bien los alimentos podemos lograrlo. La absorción del hierro aumenta si consumimos también alimentos que sean ricos en vitamina C, o cuando incluimos en la misma comida una pequeña porción de pollo, pescado u otras carnes. Por ejemplo, el hierro contenido en el huevo puede duplicarse si lo combinamos con un vegetal como el ají, que es una excelente fuente de vitamina C.

—Prevenir y tratar: ¿qué procederes médicos se emplean?

—Tanto para prevenir como para tratar la anemia en el embarazo se utilizan compuestos de hierro. Para ese propósito, en nuestro país está disponible de forma gratuita para todas las gestantes el producto "Prenatal" que contiene además de sales de hierro, vitaminas C y A, y ácido fólico. Este se indica a todas las gestantes desde la primera consulta de captación hasta el parto.

—¿Los suplementos de hierro son bien tolerados en general por las embarazadas?

—Las sales de hierro con frecuencia pueden provocar intolerancia como malestar estomacal o estreñimiento, especialmente cuando las dosis son altas. Por eso la suplementación con bajas dosis antes de que aparezca la anemia puede evitar la necesidad de utilizar dosis más altas que dificulten el cumplimiento de la indicación.

—¿Qué medidas debe adoptar una mujer en edad fértil para iniciar el embarazo con "reservas" suficientes de hierro?

—Debe en primer lugar tratar de preservar un buen estado de nutrición de hierro mediante una alimentación adecuada. A través de los consultorios médicos las mujeres en edad fértil pueden beneficiarse de forma gratuita con el suplemento "Mufer", que contiene hierro y ácido fólico, destinado a todas las que están en riesgo de anemia y para la prevención de algunos defectos congénitos.