Consultas  Médicas

 

 

Ácido fólico y embarazo

JOSÉ A. DE LA OSA

El ácido fólico, una vitamina esencial para la vida, pertenece al complejo B, y se encuentra presente en los vegetales de hojas verdes, en el jugo de naranja, entre otros muchos alimentos. Esta vitamina puede ayudar a prevenir en las embarazadas, cuando se ingiere en cantidades adecuadas, ciertas formas de anemia y algunas malformaciones congénitas.

La investigadora Magaly Padrón Herrera.

Si, como sabemos, anualmente ocurren en nuestro país alrededor de 130 000 nacimientos, el tema reviste mayor interés para las gestantes y también para aquellas mujeres que se encuentren en proceso de planificación familiar e incluso en edad fértil.

Ácido fólico y folatos son dos términos que indican diferentes formas de la misma vitamina. Los folatos están contenidos en los alimentos y el ácido fólico en los preparados farmacéuticos y los alimentos fortificados.

Nuestra consultante, Magaly Padrón Herrera, es Investigadora Titular del Departamento de Bioquímica del Instituto de Nutrición e Higiene de los Alimentos del Ministerio de Salud Pública y coordinadora de la Comisión Nacional de Micronutrientes.

—¿En qué funciones orgánicas participa esta vitamina?

—Te diría que en dos fundamentalmente: en la producción del ADN (material genético), esencial para la rápida división celular como la que ocurre en las primeras etapas del desarrollo fetal; y en la disminución de los niveles de una sustancia existente en sangre considerada factor de riesgo de enfermedades cardiovasculares y trastornos durante el embarazo que pueden contribuir al bajo peso al nacer y a la mortalidad infantil.

—¿Y en cuanto a los riesgos que puede prevenir o disminuir?

—Entre ellos se encuentran los llamados defectos del cierre del tubo neural, que constituyen el grupo de malformaciones del sistema nervioso central (espina bífida y la anencefalia o ausencia de la parte anterior del cerebro), que producen serias incapacidades.

—¿Puede evitar otros defectos en recién nacidos?

—Existen reportes de que contribuye a prevenir algunas malformaciones cardíacas congénitas, la aparición del labio leporino y la fisura palatina, defectos en el aparato urinario y el síndrome de Down, entre otros.

—Independientemente de que se mantenga una alimentación adecuada, ¿es aconsejable que todas las embarazadas tomen suplementos de ácido fólico?

—Sí, a fin de garantizar que la nueva vida en formación reciba las cantidades óptimas de esta vitamina. Es importante destacar que en Cuba todas las gestantes disponen, de manera gratuita, de un suplemento en forma de tabletas que incluye las cantidades adecuadas de este nutriente (Prenatal).

—¿Las dosis suplementarias deben ser administradas antes o durante el embarazo?

—Antes y durante, puesto que algunas malformaciones ocurren en los primeros días de la gestación cuando la mujer no sabe aún que está embarazada. Es recomendable que las mujeres en edad fértil y con posibilidades de embarazarse consuman diariamente un suplemento que contenga 400 microgramos de ácido fólico para evitar los riesgos de la deficiencia de esta vitamina.

—¿Es posible originar algún daño para la salud por exceso de administración de esta vitamina?

—Las cantidades de esta vitamina consumidas a través de los alimentos no ofrecen riesgos para la salud aun cuando estos alimentos estén fortificados. Dosis más elevadas de ácido fólico que las cantidades preventivas que contienen los suplementos recomendados para mujeres en edad fértil y embarazadas, deberán siempre ser indicadas por el médico, que es quien finalmente puede definir la dosis exacta de acuerdo con cada caso.

—¿En qué fuentes alimentarias están contenidos los folatos en mayor cantidad?

—En una gran diversidad de alimentos de origen animal y vegetal. Buenas fuentes son los vegetales de hojas verdes oscuras como la espinaca, la acelga y el berro; las leguminosas como los chícharos y otros frijoles; los cereales integrales; la soya, el hígado y el huevo, y algunas frutas como la naranja.

—¿Hombres y mujeres de cualquier edad pueden beneficiar su salud con el consumo suplementario de ácido fólico?

—El ingerir cantidades adecuadas de esta vitamina, principalmente de fuentes naturales, resulta esencial durante toda la vida del ser humano, sobre todo en etapas de rápido crecimiento. En Cuba, por ejemplo, se fortifica la harina de trigo con hierro y ácido fólico. Por tanto, solo por el consumo de pan nuestra población logra una ingestión adicional de ácido fólico que equivale al 25% de los requerimientos diarios de esta vitamina.