LIBERTAD PARA LOS CINCO PRISIONEROS POLITICOS DEL IMPERIO
¡LIBERTAD YA PARA LOS CINCO ANTITERRORISTAS CUBANOS!

GALERÍAS

Granma Diario | Granma Internacional

ENGLISH
Enjuiciamiento y prisión Solidaridad Los Héroes Terrorismo La Patria los reclama Guía del sitio
15 de Mayo de 2005

Posada Carriles confirma fraude contra los Cinco

HAROLDO ROMERO PÉREZ

Nadie habría imaginado que la extrema derecha cubanoamericana y sus aliados en Washington, sin proponérselo, ilustraran a la Corte del Onceno Circuito, en Atlanta, a favor de la apelación de los cinco luchadores antiterroristas cubanos injusta y arbitrariamente condenados por la Corte de Miami. Esta conclusión resulta de la ilegal entrada y la permanencia "clandestina" en Estados Unidos, desde mediados del pasado marzo, del terrorista internacional Luis Posada Carriles

 

Nadie habría imaginado que la extrema derecha cubanoamericana y sus aliados en Washington, sin proponérselo, ilustraran a la Corte del Onceno Circuito, en Atlanta, a favor de la apelación de los cinco luchadores antiterroristas cubanos injusta y arbitrariamente condenados por la Corte de Miami. Esta conclusión resulta de la ilegal entrada y la permanencia "clandestina" en Estados Unidos, desde mediados del pasado marzo, del terrorista internacional Luis Posada Carriles.

Posada "pinta, lee y descansa" en suelo norteamericano mientras espera respuesta positiva a su solicitud de asilo político, afirman sus portavoces a través de la televisión miamense; pero voceros del gobierno alegan "desconocer" el paradero del peligroso sujeto, pese a reiteradas denuncias que han puesto el tema en diversos medios de prensa.

Lo que está aconteciendo es un desafío del terrorismo anticubano y sus protectores al pueblo y a las instituciones estadounidenses, a la comunidad internacional y a la opinión pública de todo el mundo, que repudian al flagelo por sus nefastas consecuencias para toda la humanidad.

A la vez, el escándalo niega frontalmente las proclamadas intenciones antiterroristas de una campaña bélica, represiva y mediática que el presidente George W. Bush ha convertido en el centro de la política de su Administración.

Con su actitud, la Casa Blanca endilga la condición de incapaces a los miles de funcionarios y empleados de los organismos norteamericanos de protección contra el terrorismo, y desacredita al colosal aparato de "seguridad nacional" creado tras los atentados del 11 de septiembre, según recomendaciones de instituciones del país, especialmente de su Congreso federal.

El suceso descalifica al mandatario para justificar el envío de estadounidenses a combatir y morir en Afganistán, Iraq o en algún otro de los más de sesenta por él enunciados "oscuros rincones del planeta", tras supuestos terroristas, cuando teniéndolos en su patio no los arresta.

En igual situación de impotencia coloca Washington, ante sus pueblos, a los gobiernos de las naciones que logró incorporar a sus campañas militares en suelo afgano e iraquí. En particular embarazo sitúa a su aliada Italia, uno de cuyos ciudadanos, el joven Fabio Di Celmo, fue asesinado en Cuba por órdenes del terrorista.

Pero no sólo Italia, sino decenas, son los estados cuyos territorios, ciudadanos o intereses han sido víctimas de los desmanes del criminal, y que por ello pueden presentar exigencias legales o políticas a EE.UU.; además de que todos los países del orbe —cerca de doscientos— tienen el derecho a reclamarle que aplique las convenciones internacionales vigentes contra el terrorismo, en más de un caso impuestas o gestadas por la propia Administración Bush.

Ya una primera nación, Venezuela, exige a la Unión la extradición de Posada por el asesinato de 73 personas en el atentado al avión civil cubano en Barbados, para continuarle el juicio interrumpido cuando en 1985 el terrorista se fugó de la prisión.

Un despacho de la agencia EFE del pasado miércoles apunta que "el caso es un tema enormemente delicado para Washington", problema que se origina, añadimos nosotros, en los fuertes vínculos entre los terroristas que desde el sur de la Florida actúan contra Cuba hace ya más de cuatro décadas, y los elementos que los amparan desde los más altos niveles de importantes instituciones estatales.

La grave situación que esas alianzas y compromisos han creado a la Casa Blanca:

¿es o no una expresión convincente de la ilimitada impunidad de que disfruta el terrorismo anticubano en EE.UU.? ¿Podrá negarse que Cuba necesita de quienes le informen sobre planes terroristas, como hacían los cubanos ahora prisioneros? 

¿Quedará duda de que estos hombres fueron encarcelados para proteger a los criminales que actúan contra la Isla? ¿Será creíble que en Miami Los Cinco tuvieran un juicio justo?

Respuestas consecuentes a las interrogantes conducirían a la Justicia estadounidense a liberar a los luchadores antiterroristas cubanos. Esperemos que sepa aprovechar oportunamente esta enseñanza del bochornoso suceso con Luis Posada Carriles.

Tomado de: Trabajadores

 

Subir

Enjuiciamiento y prisión Solidaridad Los Héroes Terrorismo La Patria los reclama Guía del sitio

Equipo de Ediciones Digitales Periódico Granma
Se visualiza mejor en pantalla completa (tecla F11) a 800x600

Terrorismo

 

· Cronología

 

· Denuncia de Cuba

 

· Terroristas

 

Portada