LIBERTAD PARA LOS CINCO PRISIONEROS POLITICOS DEL IMPERIO
¡LIBERTAD YA PARA LOS CINCO ANTITERRORISTAS CUBANOS!

GALERÍAS

Granma Diario | Granma Internacional

ENGLISH
Enjuiciamiento y prisión Solidaridad Los Héroes Terrorismo La Patria los reclama Guía del sitio

31 de diciembre de 2004

Volverán

Lourdes Pérez Navarro

En estos días de reflexión y de brindis, tenemos todos que dedicar un lugar muy especial para nuestros Cinco Patriotas prisioneros políticos del imperio, para sus esposas, madres e hijos, porque se lo merecen; y proponernos para el próximo año hacer todo lo que podamos —lo realizable y lo que parezca irrealizable—, para liberarlos.

Así refirió Ricardo Alarcón de Quesada, presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular, al intervenir en la Mesa Redonda realizada ayer, en la que participaron, además, los doctores Rodolfo Dávalos y Julio Fernández Bulté, profesores de la Facultad de Derecho de la Universidad de La Habana, y las periodistas Arleen Rodríguez y Aixa Hevia, bajo la conducción del colega Randy Alonso.

Esta batalla, agregó Alarcón, es además un elemento clave en la lucha del pueblo cubano por su propia salvaguarda. Lo que está en juego es la política norteamericana de continuar favoreciendo el terrorismo contra Cuba; por eso es que quieren impedir que el caso se conozca y demuestran tanto odio contra estos hombres que tuvieron la osadía, el valor y el enorme mérito de ir a pelear allá, pacíficamente, sin hacer daño a nadie, descubriendo los planes de criminales terroristas.

Derrotar al imperio y a los terroristas en este terreno, dijo, va a ser una victoria fundamental para nuestro pueblo, para acabar con ese flagelo. Quienes sacrificaron sus vidas por la de nuestro pueblo, enfatizó, merecen todo el esfuerzo que podamos poner en la batalla por traerlos libres, a su país y a su familia, y eso va a ocurrir tarde o temprano, inevitablemente.

Al echar una mirada a las luchas libradas por la liberación de los Cinco en el año que hoy culmina, Alarcón las enmarcó en dos terrenos importantes: el judicial y el de la solidaridad.

En el primero, subrayó, no tengo la menor duda: pase lo que pase en Atlanta y en el resto del proceso judicial, cualquiera que sea el veredicto, lo que nadie puede negar es que es uno de los casos más importantes, mejor fundamentado, más sólidamente argumentado, que sin duda será estudiado en el futuro en las escuelas de Derecho, por ser de gran interés y, además, por la forma y en las difíciles circunstancias en que ese trabajo se hizo. Estas, explicó, no pudieron ser peores para los acusados —mucho tiempo recluidos, sobre todo antes del juicio y de la vista de apelación, en celdas de aislamiento total, sin acceso a teléfonos ni papeles impresos— y para sus defensores.

Ha pasado todo el 2004 sin que se conozca el veredicto, y aunque el asunto está desde marzo pasado ante la Corte de Apelaciones de Atlanta, los abogados defensores continúan sin acceder a la mayoría de los documentos que el Gobierno dice poseer y que utilizó para la acusación.

Que haya pasado todo este año sin emitir el tribunal su fallo, comentó Alarcón, corrobora que este es un caso fuerte, eminentemente político.

Tampoco esto nos puede hacer pensar que va a ser fácil ni mucho menos, ahí radica la complejidad del asunto, porque es un caso político, donde hay una verdad muy sencilla: demuestra la responsabilidad del Gobierno de los Estados Unidos con el terrorismo. Es como una brasa caliente que los jueces tienen en sus manos.

Al reflexionar acerca de la solidaridad reconoció que ha habido grandes avances en todo el mundo, y destacó la impresionante participación de artistas e intelectuales cubanos, de los familiares de los Cinco, del pueblo en general, y también de los 243 Comités de Solidaridad existentes en 81 países.

Recordó, además, que los grandes medios controlados por los monopolios de la estructura de poder imperial continúan haciendo silencio sobre la causa de los Cinco, lo cual no quiere decir que los grupos de norteamericanos interesados en denunciar este crimen no lo están haciendo.

Una reflexión importante a hacer es el silencio que guarda el Gobierno de EE.UU. Si eran culpables de algo, si estaban allí —como dijo el Fiscal— para destruir a ese país, ese sería tema de comentario de altos funcionarios del Gobierno; sin embargo, es difícil que algún vocero hable de esto, pues sería un modo de provocar ellos mismos que los grandes medios lo comentaran.

Está probado en toda esta historia —desde la detención de los Cinco hasta en el tratamiento que les han dado a lo largo del proceso—, que hay comprometimiento del Gobierno norteamericano con los grupos terroristas que operan impunemente en su territorio. Esa sería la esencia del caso.

Eso es tan serio, subrayó Alarcón, que la única forma de bregar con eso por parte del Gobierno yanki es impedir que se hable del tema.

¿Cómo socavar entonces ese muro de silencio? Tiene que ser con un esfuerzo multiplicado, como están haciendo, por ejemplo, mucha gente en los EE.UU., usando los medios alternativos, donde cada vez más está presente el asunto.

El imperialismo no puede impedir que todo el mundo lo ignore todo el tiempo. Poco a poco, trabajosamente —afirmó—, ya se han dado algunos pasos cada vez más importantes que hacen que tengamos que ver con confianza nuestra capacidad de lucha en este sentido.

 

Subir

Enjuiciamiento y prisión Solidaridad Los Héroes Terrorismo La Patria los reclama Guía del sitio

Equipo de Ediciones Digitales Periódico Granma
Se visualiza mejor en pantalla completa (tecla F11) a 800x600

La Patria
los reclama

· Actos

 

· El pueblo

 

· Intervenciones especiales

 

· Mesas Redondas

 

Portada