LIBERTAD PARA LOS CINCO PRISIONEROS POLITICOS DEL IMPERIO
¡LIBERTAD YA PARA LOS CINCO ANTITERRORISTAS CUBANOS!

GALERÍAS

Granma Diario | Granma Internacional

ENGLISH
Enjuiciamiento y prisión Solidaridad Los Héroes Terrorismo La Patria los reclama Guía del sitio

10 de enero del 2006

Justicia, ¿cuándo te dejarán actuar?

LOURDES PÉREZ NAVARRO
lourdes.p@granma.cip.cu 

Otros 12 meses han transcurrido. Ya van siete largos años y continúan sumándose evidencias que demuestran la verdadera esencia del proceso contra los Cinco compatriotas nuestros: proteger a los terroristas cubanoamericanos de Miami.

Miles de documentos del abultado expediente judicial prueban la inocencia de René, Gerardo, Fernando, Ramón y Antonio. Ellos no buscaban información clasificada que atentara contra la seguridad nacional de Estados Unidos, solo pretendían conocer los planes de la mafia anticubana.

Las razones las expusieron ellos mismos al esgrimir sus alegatos de defensa. "Prevenir un conflicto que sembrara dolor en nuestros pueblos ha sido el objeto de mis actos y la razón de mi deber, como lo ha sido para mis compañeros", afirmó Antonio Guerrero el 27 de diciembre del 2001, hace cuatro años.

"No hemos actuado por dinero ni por rencor. Ninguno de nosotros ha tenido la idea de hacer daño al noble y laborioso pueblo americano. No lesionamos la seguridad nacional de este país.

"Cuba, mi pequeño país, ha sido atacado, agredido y calumniado, década tras década, por una política cruel, inhumana y absurda", afirmó.

Tony alertó del incuestionable "derecho de mi patria —como el de cualquier otro país— a defenderse de quienes intentan hacer daño a su pueblo. Compleja, difícil ha sido la tarea de frenar estos actos terroristas, porque estos han gozado de complicidad o indolente tolerancia de las autoridades".

Subrayó los esfuerzos de la Isla por advertir al Gobierno estadounidense de los peligros de estas acciones, para lo cual se han usado canales oficiales, discretos o públicos. Pero nunca se ha podido lograr una cooperación recíproca.

No quedó otra alternativa, sostuvo, que contar con hombres que —por amor a una causa justa, por amor a su Patria y a su pueblo, por amor a la paz y a la vida— estuvieran dispuestos a cumplir, voluntariamente, ese honroso deber en contra del terrorismo. Alertar del peligro de agresión.

RAZONES PARA ESTAR ALERTA

En diferentes días de diciembre del 2001, ante la Corte de Miami, cinco voces denunciaron cómo desde hace más de cuatro décadas en esa ciudad actúan libre y abiertamente diversas organizaciones con el objetivo de derrocar a la Revolución cubana, y no sucede nada.

Pongamos algunos ejemplos. El 22 de agosto del 2001, The Miami Herald publicó un anuncio a página completa en el que un llamado Foro Patriótico Cubano establece entre sus principios que reconoce y apoya el uso de cualquier método en la lucha contra Cuba. Uno de los firmantes de esa declaración es Orlando Bosch.

Otro connotado criminal, Luis Posada Carriles, autor principal de la voladura en pleno vuelo de la aeronave de Cubana de Aviación en la que perecieron 73 personas, reconoció al periódico The New York Times en los artículos publicados los días 12 y 13 de julio de 1998, su responsabilidad en la autoría de esos atentados y el financiamiento de los mismos proveniente de la Fundación Nacional Cubano Americana.

Tácitamente, admitió que él funcionaba como brazo armado de esa organización; explicó que las autoridades estadounidenses no han hecho ningún esfuerzo por interrogarlo sobre los atentados terroristas contra hoteles en Cuba, lo cual atribuyó a su larga relación con ellas.

También Ángel Berlingueri, agente del FBI que participó en la detención de Fernando González, ocho años antes de tal acción, específicamente el 26 de octubre de 1990, compareció en un programa radial, transmitido por la emisora WAQI Radio Mambí (usualmente utilizada para recaudar fondos para las actividades contra Cuba), y reconoció como algo natural que desde Miami se ejecuten atentados y otras acciones contra la Isla, y que el objetivo del Gobierno cubano (al tener agentes en EE.UU.) es mantenerse informado sobre esos planes.

Tales afirmaciones expresan con claridad cuál es la agenda política de la oficina del FBI en el sur de la Florida. Hechas por un miembro de la Agencia y en una emisora con las características mencionadas, solo podrían tener el efecto de estimular a los organizadores de movimientos terroristas contra Cuba y brindarles la seguridad de que no serían perseguidos por tal motivo.

Esa seguridad la experimentó el terrorista Tony Bryant, quien —según publicó The Miami Herald el 23 de julio de 1998— se reía de que los oficiales del FBI lo habían interrogado luego de que su lancha con explosivos a bordo apareció cerca de La Habana. Prometió que no lo volvería a hacer y lo dejaron ir, refirió Bryant al diario.

De esa misma manera exige José Basulto, jefe de la organización Hermanos al Rescate, sea "liquidado" el proceso que por estos días se sigue contra dos conocidos terroristas, Santiago Álvarez Fernández-Magriñat —quien apadrina a Posada Carriles— y Osvaldo Mitat, por la tenencia ilegal de armas y explosivos.

No le faltan precedentes. El pasado 6 de diciembre en el programa "A mano limpia", televisado por el canal 41 de Miami, Basulto admitió que los terroristas miamenses se han beneficiado siempre de la tolerancia del FBI y de las autoridades judiciales, y añadió: "Conozco muchos casos similares y que se han resuelto de manera amigable, en los cuales las armas han sido confiscadas o algo de este tipo, se ha regañado a la persona en cuestión y ahí se terminó la cosa".

Lo afirmó, además, por experiencia propia. En esa entrevista se jactó de haber disparado con un cañón de 22 milímetros a bordo de una lancha rápida contra un hotel de La Habana sin que "hasta ahora" el FBI le haya hecho la menor pregunta.

Con tal impunidad caminan tranquilamente connotados terroristas por las calles de Miami "amasando" y ejecutando planes de agresión por cualquier vía contra Cuba, incitados y apoyados por la Administración de Bush que pretende, además, fortalecer en el 2006 su proyecto de anexarnos como un estado más a ese país. Sería bueno que el Presidente estadounidense recordara sus propias palabras: "Aquellos que acogen a un terrorista son tan culpables como el terrorista mismo".

Si tal como pregona al mundo, el Gobierno de EE.UU. tuviera un compromiso real con la lucha contra el terrorismo, la respuesta al proceso de nuestros Cinco compatriotas —uno de los más prolongados de su tipo en la historia— no sería otra que declararlos inocentes y otorgarles la inminente libertad.

Así lo exigen el Grupo Especial de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias de la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas, el fallo de tres magistrados de la Corte de Apelaciones del Onceno Circuito de Atlanta, los miembros de los 247 comités de solidaridad con la causa de los Cinco, y los miles de intelectuales, entre ellos varios premios Nobel, firmantes de una Carta abierta al Fiscal General de los EE.UU. Lo exige el pueblo cubano, víctima por más de 40 años de actos terroristas planeados en Miami.

"Al fin y al cabo, afirmó René González en su alegato de defensa, todo este asunto de los agentes de Cuba tiene fácil solución: dejen a Cuba tranquila. Hagan su trabajo. Respeten la soberanía del pueblo cubano... Nosotros tenemos mejores cosas que hacer allí, todas más constructivas que vigilar a los criminales que se pasean impunes en Miami."

 

Subir

Enjuiciamiento y prisión Solidaridad Los Héroes Terrorismo La Patria los reclama Guía del sitio

Equipo de Ediciones Digitales Periódico Granma
Se visualiza mejor en pantalla completa (tecla F11) a 800x600

Enjuiciamiento y prisión

· Alegatos

 

· Abogados

 

· ¿Justicia?

 

· Cronología

 

Portada