Grequistas, un título y mejor sabor que en Beijing

Alfonso Nacianceno, enviado especial

LONDRES.—Es cierto, al igual que hace cuatro años en Beijing, solo Mijaín López (120 kg) pudo colgarse una medalla al cuello, su segunda corona en Juegos Olímpicos, pero… los gladiadores clásicos dejaron mucho mejor sabor esta vez, con cinco de siete representantes entre los ocho primeros de sus divisiones.

El camagüeyano Isaac coqueteó con el bronce, pero enfrentó una lid muy intensa. FOTO: RICARDO LÓPEZ HEVIA, ENVIADO ESPECIALEl camagüeyano Isaac coqueteó con el bronce, pero enfrentó una lid muy intensa. FOTO: RICARDO LÓPEZ HEVIA, ENVIADO ESPECIAL

Pedro Isaac Mulens (66) y Yunior Estrada (96) culminaron quintos, séptimo Pablo Shorey (84) y octavo el combativo Gustavo Balart, deparando el escaño 12 para Alexei Bell y el 19 para Hanser Meoque.

“Vinimos con la intención de superar los resultados de cuatro años atrás, y lo conseguimos, pues al oro de Mijaín se sumaron otros cuatro muchachos entre los ocho mejores”, afirmó Pedro Val, jefe de entrenadores de esta disciplina.

Consideró que el evento mostró una alta calidad, los jueces se han cuidado mucho, hubo un freno a la compra de árbitros, de combates y si en Beijing 2008 la lucha greco corrió el peligro de salir del programa olímpico por esos problemas, aquí ese temor quedó descartado, aseguró.

“Hoy el árbitro que se equivoque, lo sacan de la competencia, de manera que ningún cubano resultó perjudicado por una mala decisión”, concluyó.

QUINTOS EN EL CIERRE

Yunior Estrada (96 kg) quedó bye en la eliminatoria. En los octavos de finales derrotó 2-1 (1-0, 0-1, 1-0) al checo David Vala, cuando en los tres periodos ambos contendientes bajaron a la posición de cuatro puntos en la que el antillano lo aventajó, sin que ninguno despegara al adversario del colchón.

Así se corrió hasta la siguiente fase, para dar cuenta del tunecino Hassine Ayari, a quien después de aventajarlo 1-0 en el parcial de apertura, le marcó el segundo punto con un paso atrás que rubricó el 2-0 (1-0, 1-0).

Fue en su tercera salida cuando halló sobre el colchón al fornido iraní Gholamreza Rezael, bronce del Mundial del 2007, quien atenazó al cubano en la posición de cuatro puntos y consiguió dos unidades al voltearlo.

A Estrada lo descartó el empuje y capacidad de trabajo del oponente, que apoyado en su éxito 2-0 (2-0,1-0) pasó a las semifinales, mientras el caribeño discutiría un bronce.

Pedro Isaac Mulens (66 kg), también salió bye, pero a continuación chocó nada menos que contra el sudcoreano Kim Hyeon Woo, tercero del planeta en Estambul 2011 y oro del Campeonato Asiático en el 2010. A pesar de su revés 0-2 (0-1, 0-1), como el triunfador caminó hasta la final, lo arrastró a la disputa del bronce.

A la postre el asiático se ciñó el oro por su victoria 2-0 (1-0, 2-0) a costa del húngaro Tamas Lorincz.

Los antillanos concluyeron quintos. En la repesca, Pedro Isaac combatió en tres ocasiones en menos de una hora y ganó dos de esos pleitos antes de ceder 0-2 (0-4, 0-1) ante el francés Steeve Guenot, oro de Beijing 2008, mientras Estrada sucumbió 0-2 (0-2, 0-1) a manos del armenio Artur Aleksanyan, en una única salida.

7 de agosto de 2012

 SubirSubir