José Antonio Guerra - Jeinkler Aguirre

Quintos entre los leones del planeta

LONDRES.—Llegar a la final del clavado en estos Juegos es entrar al reino del olimpo. Solo las ocho mejores parejas del orbe —sujetas a un arduo sistema de clasificación— dirimieron en poco más de una hora el título de la plataforma sincronizada a 10 metros.

El dúo cubano alcanzó una de las mejores puntuaciones del año. FOTO: RICARDO LÓPEZ HEVIA, enviado especial

Quizá para algunos el quinto lugar de los cubanos José Antonio Guerra y Jeinkler Aguirre, al sumar 450.90 unidades, no les ofrezca la dimensión exacta del esfuerzo realizado en pos de superar el séptimo peldaño de Guerra-Erick Fornaris en Beijing 2008, pero los nuestros ganaron su puesto en la capital británica al obtener uno de los cuatro boletos sorteados en la Copa Mundial de este año.

Pocas dudas rondaban sobre el hecho de que la medalla de oro correspondería a los chinos Yuan Cao-Yanquan Zan (486.78), sin embargo, los mexicanos Germán Sánchez-Iván García, luego de quedar rezagados en las tres primeras ejecuciones, levantaron apoyados en la complejidad de su programa, para llevarse la plata (468.90) que unen al título de ases panamericanos.

Los norteamericanos Nicholas McCrory-David Boudia (463.47) se dieron un baño bronceado y los anfitriones Thomas Daley-Peter Waterfield (454.65) anclaron cuartos. Por debajo de los nuestros concluyeron rusos (449.88), alemanes (446.07), subtitulares de Beijing, y ucranianos (433.32).

La mejor actuación histórica de Cuba en este deporte corresponde al cuarto lugar de Erick Fornaris- Jorge Betancourt en el trampolín sincronizado de Atenas 1996, al acopiar 338.46 puntos.

DESPUÉS DEL CHAPUZÓN

“Estamos insatisfechos con nuestras puntuaciones, porque tuvimos dos imprecisiones en el tercer y cuarto saltos, calificados de muy bajos, 81.60 y 80.64, eso nos restó los puntos necesarios para subir al podio. Aun así nos sentimos contentos, pues conseguimos 450.90, una de las mejores calificaciones del año, a pesar de enfrentar una temporada donde me castigaron bastante las lesiones, sin que esto sea justificación. Pudimos hacerlo mejor y ese es el espíritu con que debemos ir a la competencia individual el 10 de agosto”, señaló el experimentado Guerra.

¿Qué piensas del segundo lugar de los mexicanos?

Ellos venían fuertes, su selección es la más compleja del mundo, y ahora volvieron a trabajar muy exactos, sobre todo en el cierre, con calificaciones por encima de 92.00 unidades.

¿Consideraban ustedes a los norteamericanos entre los posibles medallistas?

Aquí asistieron las ocho duplas de la elite, y los norteamericanos les pelearon a los británicos ese tercer lugar, a pesar de que los alemanes fueron los más estables del cuatrienio y mira su ubicación final. Con siete dúos parejos las imprecisiones determinaban lugares.

¿Gran Bretaña en el cuarto escaño…?

Es característico del deporte, el país sede siempre “gana” unos punticos extra, el público influye sobre los jueces, no es la primera vez que sucede y no va a cambiar.

Junto al veterano clavadista permaneció todo el tiempo el camagüeyano Jeinkler (22 años), igualmente satisfecho: “Me quedé con ganas de más, porque habíamos entrenado bien, y desde el 16 de julio en que llegamos a la Villa, esa adaptación incrementó nuestra confianza. Ahora, después de casi cuatro años en la práctica del sincronizado, me siento más capacitado para empeños mayores. Tengo disposición física y síquica para competir a todo aire en los individuales”, concluyó.

31 de julio de 2012

 SubirSubir