Sorpresa olímpica

ARIEL B. COYA, enviado especial

LONDRES.—El fútbol olímpico siempre ha estado poblado de sorpresas: Brasil, que posee más Mundiales que nadie, nunca ha conquistado un título hasta ahora. Ni Pelé, ni Maradona, ni Beckenbauer, ni Cruyff dejaron su huella en unos Juegos. En Londres 1908, el danés Sophus Nielsen fijó un récord imposible al marcarle diez goles a Francia en un partido que acabó ¡17-1! Y ahora…

La selección española que llegó a Londres con el cartel de favorita, hace las maletas tras caer en su grupo ante Japón y Honduras. FOTO: DAYLIFE

Ahora, en Londres 2012, España, la nueva vedette del mundo balompédico, ha terminado haciendo las maletas prematuramente, tras caer con estrépito (0-1 por igual) ante Japón y Honduras, sin siquiera anotar un tanto en su grupo eliminatorio (D), a falta del partido de trámite que la enfrentará mañana a Marruecos en Old Trafford (Manchester).

No en vano, para la prensa española ha sido una “tragedia”, un “gran fracaso” y un “chasco olímpico”, puesto que su aspiración era reeditar el oro de Barcelona 1992, con una generación de jugadores que —bien mirada en el papel— hubiera podido sonrojar a más de un equipo en la última Eurocopa.

Con Mata, Jordi Alba, Javi Martínez y otros muchos canteranos de probada valía. Pero esa sobredosis de talento no cuajó en el campo y La Rojita tendrá que abordar el avión bien temprano, mientras en la llave A no habrá “sorpresa”, pero sí un pulso a brazo partido.

Gran Bretaña y Uruguay, que anhelan reverdecer viejos laureles al regresar más de cinco décadas después a un escenario bajo los cinco aros, se enfrentan por la supervivencia, con el veterano Ryan Giggs y los depredadores del área Luis Suárez y Edinson Cavani en los roles protagónicos, tras empatar (1-1) y perder (0-2) contra Senegal en cada caso.

En tanto, por el grupo B, Sudcorea y México quieren certificar su clasificación ante Gabón y Suiza; y en el C, Brasil —que ya pasó a cuartos, por delante de Bielorrusia, Egipto y Nueva Zelanda— se entrega a Neymar y compañía para que, por primera vez, en el fútbol olímpico su eterno cartel

31 de julio de 2012

 SubirSubir