Camagüey

En Camagüey, Geovanys García 

Obsesión por los días

Enrique Atiénzar Rivero

Foto: JORGE LUIS TÉLLEZGeovanys F. García Vistorte (Minas, Camagüey 1972) debutó como escritor con dos obras en los estanquillos agramontinos de la Feria del Libro: El extraño almanaque de mi tía insólita y El día de los deseos cumplidos.

El primero, según él, le dio la posibilidad de exigirse en el oficio de la escritura, porque estudiado el contenido con detenimiento, el lector percibe más de un estilo y forma de expresar acciones y comunicar pensamientos.

Refiriéndose a las especificidades de los dos textos dijo que en ellos son manejados pequeños dramas y sufrimientos y tratan de exponer las claves de la felicidad. Actual guionista del programa Mundo pioneril, de la emisora provincial Radio Cadena Agramonte, cuando escribe los libros "no pienso en un público especial; aunque los cataloguen para el universo infantil o juvenil, pueden interesar a los adultos.

"Hay cuentas pendientes de la niñez; esas, de un modo u otro, influyen en lo que escribo", confesó el autor. "Sí, parece que tengo obsesión con los días".

Tras el alegrón de estas publicaciones, declaró que aguarda la salida de otro libro, Cuentos de la semana pasada, donde Lunes, Martes, Miércoles, Jueves, Viernes y Sábado son personajes con vida propia.

"Para mí ser escritor es un acto de responsabilidad mayúscula, entraña que los lectores no salgan decepcionados de mis libros, que cuando los abran y lean se sientan felices y vuelvan a ellos. Así me siento gratificado", puntualizó este miembro de la Asociación Hermanos Saíz el cual, entre otros lauros, posee el Premio de Narrativa Infantil en el primer Concurso Nacional Eliseo Diego con El día de los deseos cumplidos.

Presentarán libro inédito de Nancy Morejón en Camagüey

La presentación de "Dos estudios sobre Nicolás Guillén", de la escritora Nancy Morejón, Premio Nacional de Literatura, constituye una de las atracciones de la XV Feria Internacional del Libro en su paso por Camagüey

MEILYS CRUZ FERNÁNDEZ

La presentación de "Dos estudios sobre Nicolás Guillén", de la escritora Nancy Morejón, Premio Nacional de Literatura, constituye una de las atracciones de la XV Feria Internacional del Libro en su paso por Camagüey.

El volumen reúne dos ensayos inéditos acerca de la obra del poeta nacional cubano. Uno de ellos, En torno a Nicolás Guillén, escrito entre las décadas de los 70 a los 80, promete un acercamiento desde perspectivas diversas a la obra del reconocido autor.

Por su parte, Guillén va con la música, de 2000, refleja las influencias que en él y en su obra ejerció los ritmos del país, además de mostrar la manera original en que asumió la música en sus estrofas.

La autora, una de las homenajeadas del mayor evento de su tipo, ofreció la publicación del texto a la editora local Ácana.

Osvaldo Gallardo, presentador y editor de la referida obra, destacó la valoración subjetiva que realiza la escritora acerca de un poeta tan trascendental como Nicolás Guillén, lo cual constituye una de las particularidades de esta propuesta literaria.

Resulta de igual forma singular que Nancy Morejón verá por vez primera su libro en el momento de su presentación, prevista para el próximo día 25 en el evento Teórico Literario de la Feria en Camagüey, hecho que no ocurre frecuentemente en los procesos editoriales.

Apertura al azul y a lo dorado

Con la lectura de "Humo y nada más", cuento que recrea la atmósfera que rodeó al Marqués de Sade, concluyó Francisco López Sacha su encuentro con los lectores camagüeyanos

María Antonia Borroto

Con la lectura de "Humo y nada más", cuento que recrea la atmósfera que rodeó al Marqués de Sade, concluyó Francisco López Sacha su encuentro con los lectores camagüeyanos. Antes de llegar a ese instante, Sacha nos condujo a través de su obra, desde Descubrimiento del azul hasta otras zonas, como Dorado mundo, que ilustran muy bien lo que él llama "pornofilosofía": una literatura que se regodea en las bondades y angustias del sexo para, desde él, reflexionar sobre la condición humana.

La música, una de las grandes pasiones de Sacha, tuvo su espacio en la Glorieta del Casino Campestre. Su cuento "Escuchando a Little Richard" y sus gestiones a favor de la estatua de John Lennon en La Habana, entroncan con el sentido de justicia de la Revolución cubana, evidenciado, precisamente, en la unión de Fidel Castro y Silvio Rodríguez en el momento de la develación del monumento, ubicado en El Vedado.

Sacha también aseguró que, amén de la posible variedad entre una obra y otra, se es siempre un solo escritor. Así, enumeró como algunas de sus obsesiones el sentido de la amistad, ilustrado, por ejemplo, en "Figuras en el lienzo". En su opinión, a pesar de sus diferencias, Martí y Zola pudieron haber sido amigos, circunstancia que trasciende las críticas hechas por el primero, críticas en las que siempre salvó su esencia humana. "Dorado mundo", a su vez, es el resultado de su preocupación por el individuo, el que siempre debe ser cuidado.
Este encuentro, cordial y muy aleccionador acerca de los mecanismos de creación literaria, siguió al que, horas antes, sostuvo Humberto Arenal en el Palacio de la Juventud, también ubicado en los predios del Casino Campestre, con un público integrado en su mayor parte por miembros de grupos teatrales de la provincia.

Así tenía que ser en el caso de alguien que confiesa tener en el teatro uno de sus grandes amores, al que llegó gracias al cine. Su experiencia neoyorquina y en la dirección de agrupaciones cubanas, al igual que su concepción que identifica a una buena película con una buena narración, resultaron muy atractivos para el público asistente.

En lo que resta de Feria se anuncia un encuentro con Rogelio Riverón, el que de seguro incluirá un debate muy interesante a propósito de la narrativa cubana actual, los criterios de selección de las antologías hechas al respecto y los mecanismos para la crítica y la promoción literaria.

Las guerras y Liborio vistos por un mismo autor

Sobre las guerras y su enorme costo humano y económico versó buena parte de la intervención de Raúl Izquierdo, Presidente del Instituto de Historia de Cuba, durante la primera jornada de la XV Feria Internacional del Libro en Camagüey

MARÍA ANTONIA BORROTO

Sobre las guerras y su enorme costo humano y económico versó buena parte de la intervención de Raúl Izquierdo, Presidente del Instituto de Historia de Cuba, durante la primera jornada de la XV Feria Internacional del Libro en Camagüey.

Durante su charla, Izquierdo presentó su libro El flagelo de las guerras, editado por Ciencias Sociales, el que constituye un documento valiosísimo para entender el devenir de uno de los elementos más complejos de la historia de la humanidad.

"La guerra como fenómeno político-social", "El complejo problema de las bajas en las guerras", "Las guerras por la independencia de Cuba" y "Las agresiones estadounidenses", son algunos de los tópicos tratados en el volumen, el que contiene además anexos que refieren las bases e instalaciones militares norteamericanas ubicadas dentro y fuera de los Estados Unidos.

El autor también comentó el texto Las memorias de Liborio, centrado en la vida cubana de la década del cincuenta y elaborado a partir, fundamentalmente, de la prensa de la época.

Se trata de un volumen que puede resultar muy útil para quienes no vivimos tales años, definitorios para entender nuestro presente. El propio autor reconoce que Las memorias de Liborio está escrito a partir de la necesidad de tener un texto que, de forma amena, refiera lo acontecido en esa década.

El encuentro, con predominante presencia de investigadores del territorio, inició las sesiones dedicadas a la Historia y a las investigaciones socioculturales en esta feria, las que continuarán hoy con un panel dedicado a la proyección latinoamericana de Andrés Bello y con una conferencia a propósito del sistema mágico-religioso cubano, la que será impartida por Joel James, director de la Casa del Caribe y Premio Nacional de Ciencias Sociales.

Premios de la UNEAC para los mejores libros del año

El poemario Las especies del aire, de Roberto Méndez, y la noveleta El extraño almanaque de mi tía Insólita, de Geovany García Vistorte merecieron el premio Luis Suardíaz, otorgado por la filial camagüeyana de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) a los mejores libros de la editorial Ácana realizados durante el 2005

MARÍA ANTONIA BORROTO

El poemario Las especies del aire, de Roberto Méndez, y la noveleta El extraño almanaque de mi tía Insólita, de Geovany García Vistorte merecieron el premio Luis Suardíaz, otorgado por la filial camagüeyana de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) a los mejores libros de la editorial Ácana realizados durante el 2005.

En el caso del poemario de Méndez, el jurado reconoció "sus indiscutibles valores estéticos, cuya singularidad y eficacia sumergen al lector en un escenario de imágenes donde las palabras semejan una sublime magia".

A propósito de El extraño almanaque de mi tía Insólita, el acta del jurado resalta que "texto e ilustraciones se conjugan acertadamente para incitar la imaginación hacia zonas en que el humor, la fantasía y el placer de la lectura coinciden con gran originalidad".

Miel con aroma de colores, de Rufina Pérez Castillo, obtuvo mención en el acápite de literatura para niños, por la lograda musicalidad de sus versos que enseñan jugando, sin perder el esencial poético y la precisión formal".

El jurado, integrado por Oneyda González, Sergio Morales y Jorge Luis Betancourt, decidió dejar desiertos los premios correspondientes a ensayo, narrativa y testimonio.

Tercera vuelta de las leyendas del Camagüey

Cada presentación en una Feria del Libro de las Leyendas y tradiciones del Camagüey, de Roberto Méndez Martínez, tiene mucho de despedida. Esta paradoja fue explicada por el propio autor: tal ha sido su éxito de ventas que, llegado el momento del mayor evento literario del país, apenas si pueden ser hallados ejemplares de lo que parece ser todo un best seller

MARÍA ANTONIA BORROTO

Cada presentación en una Feria del Libro de las Leyendas y tradiciones del Camagüey, de Roberto Méndez Martínez, tiene mucho de despedida. Esta paradoja fue explicada por el propio autor: tal ha sido su éxito de ventas que, llegado el momento del mayor evento literario del país, apenas si pueden ser hallados ejemplares de lo que parece ser todo un best seller.

El libro, que agrupa a las más importantes consejas de la otrora villa de Santa María del Puerto del Príncipe, posee las virtudes de las buenas narraciones. Roberto no quiso ser un mero recopilador o adoptar la pose de un erudito que coteja fuentes y desacraliza mitos, más bien todo lo contrario: su pretensión siempre fue la narración de las historias, tal como haría cualquier hijo de vecino.
En la presentación de la tercera edición del texto, esta vez en una tirada de cuatro mil ejemplares a cargo de Letras Cubanas, Méndez confesó que su escritura fue muy divertida, si bien él nunca se sintió muy seguro de la suerte que, andando el tiempo, correría su criatura.

Gracias a las Leyendas y tradiciones... se aproximaron a su obra muchas personas que hasta ese momento no la conocían. El libro ha cruzado los mares y ha significado un puente con su ciudad natal para muchos camagüeyanos ausentes y para quienes, desde la distancia, aman esta ciudad.

Sucede que en las consejas contadas por Méndez los camagüeyanos podemos encontrarnos con un pasado que, si bien a la vuelta de la esquina, posee los atributos de lo legendario, pasado que nos explica y donde subyace ese espíritu, un tanto intangible, que nos anima. Allí y en la excelencia de su escritura radica el enorme éxito de Leyendas y tradiciones del Camagüey, libro que, quién lo duda, deberá ser reimpreso una vez más.

Homenaje a Andrés Bello en Feria del Libro

ADOLFO SILVA SILVA

El extraordinario aporte realizado a la cultura latinoamericana por el político e intelectual venezolano Andrés Bello, fue resaltado hoy en la sede camagüeyana de la XV Feria Internacional del Libro Cuba 2006.

En una mesa redonda desarrollada en el Palacio de la Juventud Camagüeyana, profesores universitarios disertaron acerca del destacado pensador, quien vivió de 1781 a 1865 y se desempeñó en esferas como la política, filología, poesía, docencia, investigaciones, traducciones y Derecho.

Bello estuvo con Simón Bolívar en 1810 en Londres y su Gramática
Castellana, ajena a esquematismos y con una valiosa aplicación social, encontró incluso elevada repercusión en España.

Latinoamérica tiene una honda presencia en sus textos, entre estos, Alocución a la poesía, Silva a la agricultura de la zona tórrida, y La oración por todos.

En el encuentro de hoy intervinieron los docentes Hortensia Cossío, Emilia Sánchez, María del Carmen Domínguez y Ramón Alfonso.

La Feria está dedicada a Venezuela y a los escritores cubanos Ángel Augier y Nancy Morejón, ambos galardonados con el Premio Nacional de Literatura.

El foro programado hasta el domingo en Camagüey, y sesiona al mismo tiempo en los municipios Nuevitas y Florida.

Más de 250 mil ejemplares de unos 600 títulos están destinados a la comercialización en la cita camagüeyana, que además incluye presentaciones de libros, conferencias y funciones artísticas, entre otras actividades.


Evocaciones y alegrías en la región central de la Isla

Enrique Atiénzar y Pedro de la Hoz

Los valores de la tradición literaria insular y la palpitante actualidad de las letras cubanas coexistieron en la primera jornada de la XV Feria Internacional del Libro 2006 en la región central de la Isla.

Foto: JORGE LUIS TÉLLEZEn la estantería del recinto ferial del Casino Campestre, de Camagüey, hubo una incesante afluencia de lectores. 

En Camagüey, el ensayista Luis Álvarez, en nombre del movimiento intelectual del territorio, exaltó la labor poética y en prosa de Nicolás Guillén como confirmación del sentido de esta fiesta del libro.

El prestigioso intelectual enalteció la contribución de Ángel Augier y Nancy Morejón al estudio de lo cubano y caribeño del Poeta Nacional que, "como en su día Martí, subrayó el deber y la necesidad inalienable de los pueblos de América de conocerse recíprocamente, de descubrir y proteger las raíces comunes de la cultura".

La afluencia de público al Casino Campestre, el mayor parque urbano de Cuba, sede principal de este acontecimiento cultural, comenzó temprano para acceder a los más de 600 títulos y 250 mil ejemplares, puestos a la venta.

SubirSubir