17 de marzo de 2009

Cuba supo jugar bajo presión

SIGFREDO BARROS, enviados especiales
sigfredo.bs@granma.cip.cu

Fotos: Ricardo López HeviaSAN DIEGO.— Ni jugar a sabiendas que perder significaba decirle adiós al Segundo Clásico y sin poder contar con dos lanzadores debido a una mala interpretación de las reglas amilanaron a la selección cubana en su quehacer en el torneo, la cual mantiene vivas sus esperanzas de viajar a la ciudad de Los Ángeles, sede de las etapas de semifinales y final.

Salir al terreno con las espaldas contra la pared no es nada nuevo para los peloteros cubanos, quienes hace tres años en el Hiram Bithorn supieron reponerse de un revés con marcador de nocao ante Puerto Rico para tomar cumplido desquite en un juego de vida o muerte en patio ajeno.

Lo de los dos serpentineros perdidos, Yunieski Maya y Yulieski González, se debió a una mala traducción de las reglas originales escritas en inglés, pues son 30 o más lanzamientos los que hacen que un pitcher no pueda trabajar al siguiente día; solo puede tirar 29 para poder salir a las 24 horas. La organización de Grandes Ligas ofreció disculpas, aceptadas por la dirección del equipo.

El mentor Higinio Vélez aplicó la segunda parte de un viejo adagio beisbolero que reza: las alineaciones ganadoras no se cambian¼ las perdedoras sí. En busca de ofensiva y velocidad colocó a Leonys Martín y Olivera en los dos primeros turnos, Michel fue a la tercera posición como designado, Cepeda otra vez cuarto bate, con Yuliesky detrás y Meriño tomó los arreos. Pestano entró a jugar cuando el marcador ya era favorable.

Varios de nuestros directores se han "casado" en muchas oportunidades con alineaciones que no funcionaban. El estilo de Higinio ha sido totalmente distinto, fiel a su filosofía de "una estrategia para cada juego", pues cada encuentro resulta decisivo en esta justa. La utilizada contra México podrá ser la ideal o no, mas salió airosa en un partido de vida o muerte. Y eso es lo que vale.

Dos colosos tuvo el encuentro. Uno fue el veterano derecho Norge Luis Vera, de quien pudiera pensarse que no era el más indicado para abrir, pues la alineación mexicana contaba con cuatro zurdos, tres de ellos en línea. Vera supo combinar como todo un artífice tres tipos de lanzamientos: la recta con velocidades entre 85 y 93 millas, la slider (de 78 a 87) y el cambio (de 70 a 79), una mezcla que trajo como consecuencia la pérdida de balance de los bateadores rivales.

Foto: Ricardo López HeviaCepeda, después del juego frente a México, había escalado al segundo lugar de los mejores bateadores.

El otro fue Frederich Cepeda, cuyos tres jits en cuatro turnos lo llevaron hasta el segundo lugar de los bateadores, con 600 de average, además de sumar ya 10 carreras impulsadas, 3 jonrones y 12 indiscutibles, líder en los tres departamentos. El jardinero espirituano suma en dos Clásicos 5 cuadrangulares, 18 carreras remolcadas y promedia 478, con 22 imparables en 46 turnos.

Merecen también reconocimiento los guardabosques Yoennis Céspedes y Leonys Martín. El granmense había fallado en tres turnos, pero cuando hizo falta un batazo para sacar del juego a los mexicanos le pegó a una recta de 92 millas del cerrador Francisco Rodríguez para remolcar dos anotaciones con su segundo triple de la justa. Y el de Corralillo conectó dos sencillos y anotó un par de carreras en su debut como regular. Sus tres ponches fueron producto de la ansiedad: no es fácil jugar un choque de tanta importancia a los 20 años. Sin olvidar a Lazo, que en el noveno inning tiró cuatro rectas de 92 millas y volvió a ser el hombre seguro para los momentos clave.

Después de un día de descanso, nuestros peloteros saldrán hoy a conseguir el boleto a Los Ángeles. Llámese como se llame el rival, estoy seguro de que jugará bajo mucha más presión que un equipo como el cubano, acostumbrado a llegar a la final de cualquier torneo internacional desde hace varias décadas.


SubirSubir