17 de marzo de 2009

Cuba sigue en pie en el Clásico

El bate de Cepeda y los brazos de Vera y Lazo eliminan a México y mantienen en la lucha a la selección antillana

Frederich Cepeda, Norge L. Vera y Pedro L. Lazo son los nombres que marcaron la diferencia en la importantísima victoria cubana sobre México en el II Clásico Mundial de Béisbol, la cual le permite continuar en la competencia a la espera del siguiente rival: Japón o Sudcorea, que se enfrentan hoy en duelo de invicto en esta segunda etapa.

Cepeda fue todo un coloso, de 4-3 y cuatro empujadas en la victoria cubana.

Cepeda fue todo un coloso con balance de tres indiscutible en tres turnos, con cuatro empujadas de las siete que produjo el elenco cubano. Fue precisamente el espirituano el que empujo las decisivas del encuentro al disparar tubey a lo profundo del jardín derecho con la casa llenas en la quinta entrada.

Para la decisiva ocasión, la dirección del elenco antillano hizo varios cambios en la alineación, introdujo a Leonis Martín como primer bate, reincorporó a Héctor Olivera en el segundo turno y pasó al tercero a Michel Enriquez en calidad de designado, un trío que le permitía al mejor hombre de la ofensiva, Cepeda, encontrar corredores en circulación y no falló la estrategia.

También colocó a Céspedes otra vez en la sexta plaza, detrás del quinto Yulieski, con lo cual consiguió altas probabilidades de producción, pues logró, además de solvencia al bate, una sexteta de mucha velocidad en las bases.

La parte baja con Meriño, Anderson y Paret, aun cuando este último no consiguió llegar a las almohadillas, le daba también mucha velocidad y menos debilidad en ese cierre.

Este planteamiento atacó desde el mismo primer episodio con Yulieski empujando la primera; en la tercera, Cepeda trajo la segunda, en tanto las dos del séptimo fueron remolcadas por el triple de Céspedes en un sexto turno que se ajusta más a sus condiciones y posibilidades de impulsador.

Desde la lomita, Norge L. Vera pese a permitir dos estuvo inmenso con cinco ponches en cuatro y dos tercios, en los que toleró tres imparables y regaló dos boletos. La buena noticia fue volver a contar con el Lazo que estamos acostumbrados a ver, con mucho en su bola rápida y su slider como un cuchillo para liquidar por la vía de los strikes a seis hombres en cuatro y un tercio, sin boletos, un pelotazo y aceptando cuatro jits, dos de ellos jonrones (Cantú y Presichi), ambos con lanzamientos pegados y en recta.

Habrá que esperar ahora por el ganador entre sudocreanos y japoneses, lo que de entrada sea cual sea el rival, presupone un reto para la escuadra que dirige el timonel Higinio Vélez, que en la noche de este lunes vio cómo salía lesionado su mejor lanzador. Para el choque de mañana, independientemente del adversario, Yunieski Maya podría estar entre las opciones de la dirección cubana para abrir ese crucial desafío en busca de adentrarse entre los cuatro grandes de este torneo que hoy también despidió a un México plagado de estrellas de Grandes Ligas.


SubirSubir