Beijing una meta posible
 

Domingo 24 de agosto del 2008

Sábado 23 de agosto del 2008

Viernes 22 de agosto del 2008

Jueves 21 de agosto del 2008

Miércoles 20 de agosto del 2008

Martes 19 de agosto del 2008

Lunes 18 de agosto del 2008

 

Domingo 17 de agosto del 2008

Sábado 16 de agosto del 2008

Viernes 15 de agosto del 2008

Jueves 14 de agosto del 2008

Miércoles 13 de agosto del 2008

Martes 12 de agosto del 2008

Lunes 11 de agosto del 2008

Domingo 10 de agosto del 2008

Sábado 9 de agosto del 2008

Viernes 8 de agosto del 2008

 

Antes de la arrancada

Cuba, primera por habitantes

China al borde de una hazaña

Sigfredo Barros, enviado especial

BEIJING.—Desde que el 6 de abril de 1896 el norteamericano James Connolly se convirtió en el primer campeón olímpico de la era moderna ganando la prueba de triple salto, Estados Unidos ha sido siempre una potencia de primer nivel en estos Juegos y, salvo excepciones, ha comandado la tabla de medallas.

Foto: REUTERSLos atletas chinos tratarán de poner a su país en lo más alto del medallero.

Ahora, cuando faltan cuatro días para la ceremonia oficial de apertura de esta XXIX versión, todos los comentarios de los miles de especialistas giran en torno a la posibilidad real de que los anfitriones chinos destronen a los estadounidenses y se apoderen del anhelado título de campeones de los Juegos.

Ser sede será siempre una ventaja. Le da a los dueños de casa la posibilidad de presentar competidores en todos los deportes, en todas las pruebas. Así, por ejemplo, en Seul¢ 88 los sudcoreanos se instalaron cuartos con una cosecha de 33 preseas mientras España ocupó el lugar 25 con un solo pergamino dorado.

Cuatro años después, en Barcelona¢ 92, se invirtieron los papeles. La delegación ibérica subió como la espuma hasta la sexta plaza ganando 13 títulos, una actuación irrepetible, mientras Corea del Sur descendía al séptimo puesto. En Sydney¢ 00, Australia —que había sido décima en Barcelona y séptima en Atlanta— se encaramó hasta la cuarta posición con 16 medallas doradas y 58 en total.

¿A cuántas medallas podrán llegar los chinos en estos Juegos que tienen asiento en su populosa capital? Sus dirigentes deportivos han sido muy cautelosos a la hora de emitir pronósticos y se limitan a decir que estarían satisfechos si superan su actuación de Atenas’04. Pero, sin dudas, deben de rebasar la cota de 40 títulos y colocar a Estados Unidos contra la pared.

La tabla estadística que acompaña este comentario resulta elocuente, por muchas razones. En primer lugar, salta a la vista que en solo 24 años y seis Juegos los norteamericanos han recibido el privilegio de ser sede en dos ocasiones, Los Ángeles¢ 84 y Atlanta¢ 96, esta última un dechado de incongruencias y desorganización del cual fui testigo presencial.

Pero, descontando a la cita de 1984 a la cual no asistieron los países socialistas, su promedio de títulos ha sido de 38,2 con dos menos de Sydney a la capital griega, y la mayoría de sus triunfos centrados en las pruebas de velocidad del atletismo y la natación.

China es todo lo contrario. Diversificó su deporte a tal punto que en Atenas consiguió medallas de oro en 14 disciplinas distintas, en cuatro de ellas por primera vez: tenis de mesa, atletismo masculino (Xiang Liu se convirtió en el primer asiático en la historia que gana una prueba de velocidad), lucha y canotaje.

La tendencia de los actuales anfitriones ha sido ir en alza edición tras edición, a partir de Barcelona, en 1992. Dieron lo que se pudiera llamar un "gran salto" en la urbe australiana, al ganar 12 títulos más y se consolidaron en el segundo lugar en la capital griega. Ahora, con 639 deportistas, la mayor delegación de su historia, y cuatro años de constante preparación, están a punto de conseguir una hazaña: ser primeros en el medallero general.

CUBA EN PRIMER LUGAR

Al margen de la lucha entre estos dos colosos, Cuba ocupa un lugar de privilegio en el concierto mundial, atendiendo a un análisis de un estudioso de origen mexicano publicado por la enciclopedia digital Wikipedia.

Según él, nuestro pequeño país alcanzó en los Juegos Olímpicos de Atenas una medalla por cada 418 813 habitantes, promedio que le da el primer lugar a nivel universal. Estados Unidos ganó una por cada 2,7 millones de habitantes y México una cada 26 millones. Si Cuba tuviera la población mexicana (más de 104 millones) hubiera podido alcanzar 110 preseas en la cita ateniense, concluye el análisis.

4 de agosto

 

Ir al 
inicio

Redacción Deportiva y Equipo de Ediciones Digitales del Periódico Granma
http://www.granma.cubaweb.cu

Subir