Domingo 24 de agosto del 2008

Sábado 23 de agosto del 2008

Viernes 22 de agosto del 2008

Jueves 21 de agosto del 2008

Miércoles 20 de agosto del 2008

Martes 19 de agosto del 2008

Lunes 18 de agosto del 2008

 

Domingo 17 de agosto del 2008

Sábado 16 de agosto del 2008

Viernes 15 de agosto del 2008

Jueves 14 de agosto del 2008

Miércoles 13 de agosto del 2008

Martes 12 de agosto del 2008

Lunes 11 de agosto del 2008

Domingo 10 de agosto del 2008

Sábado 9 de agosto del 2008

Viernes 8 de agosto del 2008

 

Antes de la arrancada

Casi 3 000 años de historia en…

La Gran Muralla china

BEIJING.—Para cualquier habitante del planeta tierra, visitar una de las maravillas del mundo moderno resulta un gran privilegio, y entre ellas, la Gran Muralla china ocupa un puesto de preferencia. Considerada entre las siete maravillas de la civilización, según la votación mundial por Internet realizada el pasado año, la Gran Muralla posee actualmente casi 3 000 años de historia, pues su primera piedra se colocó en el siglo III Antes de Nuestra Era, bajo la dinastía Qin.

Intentar recorrerla en su totalidad de una sola vez es imposible, ni siquiera en una motocicleta todoterreno, porque se trata de más de 6 300 kilómetros de longitud total, por toda la parte norte de China. En su extensión incluye las fronteras con la República Popular Democrática de Corea, Mongolia y Rusia.

Foto: Ricardo López HeviaEste viernes, un grupo de periodistas cubanos acreditados para los Juegos Olímpicos de Beijing-2008 nos lanzamos a la aventura, sin saber que se trataba no solo de un trayecto largo, sino también tortuoso. Lo escarpado de muchas de sus zonas, con pendientes bastante complicadas para un tránsito pedestre, agregaban una cuota de dificultad a la tarea. El ansia de aventura pudo más, y alcanzamos a cruzar la línea que conquista la mayoría de los 13 millones de visitantes anuales, la cual incluye la mini estación de trenes para bajar por esa vía a la base del imponente monumento.

Al regreso, después de las imprescindibles fotos, la oportunidad sin igual de regresar a casa con un souvenir de lujo: nuestra imagen estampada en una jarra de porcelana, con la Gran Muralla detrás.

Un consejo: no se deje llevar por el primer precio que le digan. Algunos pagaron 50 yuanes (unos siete dólares) pero otros, un poco más diestros en el arte de negociar, lograron conseguir la jarra por sólo 15.

Ah, ¿Qué cuántos metros recorrimos al final? Prefiero pensar que hice todo el esfuerzo y caminé lo que mi cuerpo pudo hasta una distancia respetable. (PL)

 

2 de agosto

 

Ir al 
inicio

Redacción Deportiva y Equipo de Ediciones Digitales del Periódico Granma
http://www.granma.cubaweb.cu

Subir