XX JUEGOS OLÍMPICOS

MUNICH-1972

Después de las ediciones ,Tokio-1964 y México-1968, los Juegos volvieron a la vieja Europa, concretamente a Munich en la República Federal Alemana. El territorio germano ya había albergado a estas citas, concretamente en el año 1936 en Berlín, por lo que treinta y seis años después, éstos regresaron a ese suelo, con asiento en la ciudad de Munich.

Munich presentó una novedad que no tardó en convertirse en un sello distintivo de cada edición venidera. Fue en la vigésima versión de estas fiestas multideportivas que hizo su aparición la primera mascota. Fue un perro salchicha, llamado Waldi.

Igual de estreno resultó el juramento olímpico, por primera vez en voz de una mujer, la campeona de 100 metros Heidi Shuller, había formulado. En la ceremonia de apertura estuvieron representados 122 países, quienes aportaron 7 123.

Pero también la ciudad alemana fue testigo de un ataque terrorista por el grupo palestino Septiembre Negro, que terminó con la muerte de nueve atletas israelitas, y un policía alemán. También fallecieron cinco de los atacantes.

Tras los funerales, se continuaron los Juegos, a los que en ese momento le quedaban cinco jornadas.

El finlandés Lasse Viren tendió un puente con los compatriotas que le antecedieron, al vencer en las pruebas de 10 000 y 5 000 metros.

En otra de las modalidades de fondo, el keniano K.Keino, ganaría la medalla de oro en los 3 000 metros obstáculos y la de plata en los 1.500.

Pero a quien le cupo el mérito de Rey de los Juegos fue al nadador estadounidense Mark Spitz. Si cuatro años antes, había ganado dos medallas de oro, una de plata y otra de bronce, en Munich, se llevó siete medallas de oro batiendo los récords mundiales de cada una de las pruebas en las que participó. Éstas fueron los 100 y 200 metros libres, los 100 y 200 metros mariposa, relevos 4 por 100 libres , 4 por 200 libres y 4 por 100 estilos. Esta asombrosa actuación dejó en segundo plano al resto de los nadadores.

La anotación tampoco dejó atrás el alemán Roland Matthes, al conseguir cinco medallas. Hizo doblete en las pruebas de espalda, obteniendo el oro en 100 y 200 metros, plata en el relevo 4 por 100 estilos y bronce formando parte del equipo de 4 por 100 metros libres.

El deporte de tiro con arco desaparece en los Juegos de Amberes y se incorpora en sus dos sectores, femenino y masculino en Munich. Los norteamericanos J.Williams y D.Wilber ganan en sus respectivas categorías.

Había aparecido como deporte de exhibición en Tokio-1964 y se incorpora al programa olímpico en estos juegos. El holandés Ruska domina la categoría de más de 95 kilos y la abierta.

El balonmano sólo se había disputado en los juegos de Berlín en 1936, entonces cada equipo tenía 11 jugadores. En esta edición ya aparece con su formato actual de siete integrantes por equipos. Las selecciones que llegaron a la final fueron Yugoslavia y Checoslovaquia ganando la primera por 21 a 16.

El cubano Teofilo Stevenson logró su primer título olímpico en la categoría de pesos pesados, en una competición donde destaca la pobre actuación del equipo norteamericano, mientras los cubanos terminan con tres. Una de ellas, la del 51 kilogramos Orlando Martínez, es la primera de la mayor de las Antillas tras el triunfo de la Revolución de la Revolución del 1 de enero de 1959.

En modalidad masculina de la gimnasia, continúa la supremacía de Japón, que comenzó en los juegos de México. Ganó el concurso por equipos por delante del soviético. A nivel individual destacó el japonés Sawao Kato, quien consiguió reinar en México-1968 con cuatro medallas ( tres de oro y una de bronce). En Munich obtuvo cinco, tres de oro (por equipos, en el concurso individual y en barras paralelas), y dos de plata ( potro con arcos y barra fija).

Y el desenlace del baloncesto masculino, fue dramático. La final la disputaron los equipos de la Unión Soviética y de Estados Unidos. Con el tiempo cumplido, los norteamericanos celebraban el triunfo, después de anotar 2 tiros libres. El marcador era 50-49. Los soviéticos reclamaron a la mesa, y los jueces concedieron tres segundos más de juego. En medio de esta confusión, Alexander Belov anota una última canasta que deja el marcador en 50-51, dándole la victoria a los soviéticos. Las protestas norteamericanas no sirvieron de nada, los jugadores en señal de protesta, no asistieron a la entrega de medallas.

Medallero de Munich-1972

1972

Cuba en las Olimpiadas de Atenas 2004