Rusney Castillo

Virtudes e inspiración sobre la grama

HAROLD IGLESIAS MANRESA
harold.iglesias@granma.cip.cu

Foto: Ricardo López HeviaQue con 24 años se le considere uno de los peloteros más completos del béisbol cubano, significa mucho para el jardinero derecho de Ciego de Ávila, Rusney Castillo Peraza, quien confiesa que para él cada juego de pelota se traduce en diversión, amén de tratar de acercarse a la perfección en todos los indicadores durante los entrenamientos.

Quizá por eso la mayoría coincida en que juega muy suelto, así se le vio durante la etapa regular y en los play off, donde la presión aumenta, su efectividad no disminuyó un ápice a pesar de estar en su cuarta temporada. Ante más de 40 mil espectadores y el bullicio ensordecedor del Latinoamericano, donde su novena consiguió dos importantes triunfos, jugó y brilló como si el graderío no pesara.

Combina tacto, poder, velocidad en el corrido de las bases, excelente brazo, y lo más importante, inteligencia, esa que poseen los grandes, siempre al tanto de la más mínima situación del choque. También descuella por su versatilidad, pues antes de patrullar los jardines se desempeñó en varias posiciones del cuadro (campo corto, segunda y tercera bases), desde los 11 años, edad a la que se inició en el municipio de Morón.

"Trato de llevar todo a la par, me exijo mucho en los entrenamientos, es la clave para mantenerme casi todo el año en forma, pues la pelota no para", sentenció el primer bate de la armada nacional y quien cuenta con la aceleración del swing como principal virtud.

Sobre estar en la final destacó: es muy importante repetir, y ante Industriales, el equipo insignia de nuestra pelota. Este año actuamos con más agresividad, experiencia y en muy buen momento ofensivo, señaló el patrullero derecho que lleva tres inatrapables (incluido jonrón y doble), con dos remolques en ocho turnos de esta final frente a Industriales.

Rusney, a pesar de su juventud, es una de las bujías inspiradoras de los Tigres. Sus números en lo que va de series play off lo reflejan: puntero en average con 390 (de 59-23), 18 anotadas, tres vuelacercas, 12 impulsadas (en cuatro ocasiones ha fletado el empate o la ventaja), y cuatro robos en igual número de intentos.

Su excelente condición es continuidad de un calendario regular exitoso. Líder en dobles (28), tercero en veces al bate (376), total de bases recorridas (205), almohadillas robadas (22) y veces que remolcó el empate o la ventaja (21), quinto en anotadas (80) y cuarto en jits (125). Además, despachó 16 Mizuno más allá de las cercas, diez con compañeros en circulación.

Apartando esos guarismos, confiesa que aún le cuesta conectar la bola pegada, en especial la de Yadier Pedroso y Freddy Asiel Álvarez: "son buenos y se me hacen incómodos".

Licenciado en Cultura Física, tiene en Michel Enríquez a su ídolo en el béisbol y agradece mucho la ayuda de Víctor Mesa y Frederich Cepeda en su carrera deportiva.

25 de mayo de 2012