Despaigne y Urmanis rescataron a Granma

Harold Iglesias Manresa

BAYAMO.—Cuando todas las esperanzas de regresar a Ciego parecían una quimera, Alfredo Despaigne hizo honor a su condición de bujía inspiradora de Granma, y cumplió su vaticinio de que en situaciones tensas sale a buscar el cuadrangular. Le despachó la Mizuno-200 a José Antonio Barroso y Granma dejó al campo a Ciego 9-8 para poner la semifinal oriental 3-2.

Alfredo decidió con su jonrón 41 de la temporada, frente a José Barroso, a quien le pegó el jueves 16 de diciembre del 2004, en el estadio Mártires del Cauto, el primer cuadrangular de su carrera. FOTO: ALBERTO BORREGOAlfredo decidió con su jonrón 41 de la temporada, frente a José Barroso, a quien le pegó el jueves 16 de diciembre del 2004, en el estadio Mártires del Cauto, el primer cuadrangular de su carrera. FOTO: ALBERTO BORREGO

Antes lo había hecho Urmanis Guerra, quien con su cuadrangular empató el juego a ocho e hizo vibrar a una afición que apenas le separaban cinco outs para despedir a su equipo de los play off.

Por quinta ocasión, Indalecio Alejandrez movió su line up, Marcos Fonseca y Luis Ferrales subieron al segundo y sexto turnos, por ese orden, Lázaro Cedeño entró como antesalista y séptimo, y Rafael Hidalgo bajó al octavo. Disposición fue la palabra clave en el accionar de los anfitriones, quienes batallaron desde la apertura, decididos a retornar la disputa al Cepero. Sus 15 indiscutibles dieron fe de ello.

Como papel calcado de las películas anteriores, los Tigres avileños rompieron el celofán en la apertura, jit de Mario Vega, doble de Rusney Catillo al left center y remolque de Yorelvis Charles en roletazo a primera se conjugaron. Ahí el derecho Ciro Silvino metió el brazo y ponchó a Yoelvis Fiss para sofocar la amenaza.

Granma ripostó en los pies de Ramón Tamayo, remolcado por cohete del inicialista Yordanis Samón.

El asedio de los Tigres continuó en el segundo, en buena medida apoyado por la mala mecánica defensiva de los anfitriones, así pisó el home el torpedero Yorbis Borroto.

Se produciría un nuevo abrazo al cierre de ese capítulo. ¿La fórmula? Indiscutible y base robada de Urmanis Guerra, quien luego fue remolcado por inatrapable de Ferrales.

Siguió el despertar ofensivo, Cedeño conectó línea sólida al left, que decretó la explosión del derecho Yadir Rabí, sustituto de Yander Guevara, quien se sintió indispuesto para abrir. Cuatro imparables y una base por bolas marcaron su temprana salida. La ventaja local llegó de las muñecas de Tamayo, con fly de sacrificio al center.

Ciego forzó otro abrazo y en el cuarto Granma nuevamente se adelantó, con un dudoso imparable de Despaigne por el short stop con los ángulos cuajados. Ciro caminó con apuros hasta el séptimo, donde le abrieron con par de cañonazos. Ahí mismo salió del box y nada pudieron hacer Alexei Alarcón y José Armando Peña. El vendaval avileño culminó con cuatro anotaciones, que cayeron como un balde de agua fría.

En el octavo vino la resurrección. Cañonazo de Samón (su cuarto de la noche) y el vuelacercas salvador de Urmanis para el quinto empate en la pizarra.

16 de mayo de 2012