LEÑADORES A UN PASO

Hoy, todo o nada en el Girón

SIGFREDO BARROS

Matanzas tuvo en Ariel Sánchez a un bateador imposible de detener por el pitcheo espirituano y hoy ambos equipos se juegan el todo por el todo en el Victoria de Girón en busca del pase a la semifinal occidental, con Industriales como rival.

 

Yoelkis Cruz lanzó seis entradas impecables.

Ariel Sánchez fue el verdugo de los Gallos.
 FOTOS: RICARDO LÓPEZ HEVIA

Durante cinco capítulos el desafío caminaba cerrado, con ventaja mínima yumurina gracias al cuadrangular de Ariel, a costa de un lanzamiento del relevista Ángel Peña, una recta alta que el zurdo jardinero no perdonó y que provocó la salida del box de Peña, visiblemente molesto por su equivocación.

Pero en el sexto, el propio Sánchez abrió el marcador con triple que encontró a tres compañeros en circulación, una conexión que decidió prácticamente el juego, borrando una ventaja de tres juegos a uno de los Gallos, quienes dividieron en el inicio de la serie y luego ganaron los dos primeros en el José Antonio Huelga, el último por la vía del nocao.

Vale la pena destacar algunos detalles del encuentro, entre ellos los dos errores del relevista zurdo Yoanni Yera en tiros a primera y segunda; malos corridos de bases de ambas partes (Yunieski salió para la antesala en el tercero con un roletazo de frente a Benavides, un frustrado intento de doble robo demorado con un jugador lento como Yoandri Garlobo), la temprana explosión del abridor Noelvis Hernández después de haber tirado un juegazo en su anterior apertura.

Sánchez bateó de 4-4, dos triples, cuadrangular y seis remolcadas, las tres cuartas partes de las anotadas por su equipo, secundado por Guillermo Heredia, de 5-3, mientras en el box Yoanni Yera lanzó un excelente relevo de cuatro y un tercio sin permitir carreras, con cuatro ponches. Hoy se espera la repetición del duelo entre Ismel Jiménez y Yohan Hernández.

TIGRES PAGAN POR SUS ERRORES

Para un equipo que en las últimas siete temporadas ha brillado a la defensa —siempre entre los cinco primeros y cuatro lideratos— el hecho de que este importante renglón le falle es un mal síntoma.

Por ese camino anda Ciego de Ávila, que ya acumula diez errores en cuatro partidos de postemporada. Y lo peor resulta que varias marfiladas han costado bien caro a la tropa de Roger Machado, al borde del abismo tras perder este martes (por un error) frente a Las Tunas, que tiene una importante ventaja de 3-1, casi lapidaria para los Tigres, obligados a ganar todos los pleitos restantes.

Anoche, la afición avileña disfrutó con la excelente actuación monticular de Yander Guevara, quien en nueve entradas apenas permitió tres jits y cuyo único pecado fue perder la goma en el tercer capítulo, cuando los tuneros llenaron las bases con dos outs.

En esa adversa circunstancia, Yander dominó al peligroso Yosvani Alarcón, pero el antesalista Raúl González falló en el tiro a primera y abrió las puertas del plato a tres leñadores, una brecha insalvable para una improductiva ofensiva avileña, que solo dio muestras de vida con cuadrangulares solitarios de Isaac Martínez y Rusney Castillo.

En honor a la verdad, no mereció perder Yander, pero tampoco los tuneros, que supieron aprovechar el error y proteger la diferencia mínima sin fallas con el guante y buena labor de los lanzadores Yoelkis Cruz —retirado con molestias luego de seis episodios perfectos— y Carlos Juan Viera, este último con excelente relevo de tres entradas sin permitir libertades.

Ahora Ciego tiene ante sí una quimera: ganar los tres juegos restantes, dos de ellos en el Mella, para obtener un puesto en las semifinales y continuar en la lucha por al menos igualar su actuación de la pasada campaña, cuando fueron segundos. Las Tunas, por su parte, descansa tranquilo, tienen todo a su favor; meterse entre los cuatro grandes por primera vez deja

 

3 de mayo de 2012