Buen debut de Matanzas, pero…

Todavía queda mucho por hacer

VENTURA DE JESÚS

Aunque los entendidos dan nuevamente escasas oportunidades a los yumurinos para incluirse en los play off, su afición no pierde las esperanzas de ver al equipo en la lucha entre los ocho mejores del país en la 50 Serie Nacional de Béisbol.  

Ariel Sánchez, con 319 de promedio en cinco Series Nacionales, es uno de los buenos bateadores yumurinos. Foto: Ricardo López HeviaAriel Sánchez, con 319 de promedio en cinco Series Nacionales, es uno de los buenos bateadores yumurinos. Foto: Ricardo López Hevia

Las estadísticas revelan sus reducidas posibilidades. En la pasada temporada el conjunto solo alcanzó 33 triunfos, en una zona donde cinco selecciones lograron más de 45, incluida la de Pinar de Río, fuera de la clasificación a pesar de sus 46 éxitos.

Pocos les ofrecen esperanzas a los matanceros, previsión fundada en que en la pelota el 75% de las victorias lo determina el pitcheo. Un cuerpo de lanzadores joven e inexperto, sin siquiera un pitcher de probada eficiencia en nuestros clásicos, es escaso para encarar 90 desafíos.  

En la anterior campaña los tiradores de la provincia permitieron como promedio casi seis carreras por choque, con 303 bases por bolas propinadas. Ahora aparecen entre los lanzadores tres novatos provenientes de la Academia reabierta desde hace un par de años, pero un buen monticulista no cuaja de hoy para mañana. 

Aun así, hay ciertas ilusiones cifradas en Johan Hernández y Alexander Hernández —ambos ganadores esta semana contra Pinar del Río—junto a Frank Emilio Montero, con condiciones para acumular un número significativo de triunfos. Ramón Zayas, comisionado provincial de béisbol, aseguró que en los juegos preparatorios con equipos de otros territorios, estos muchachos lo hicieron bien.

Para respaldar a los noveles, el elenco debe remediar insuficiencias en la defensa y sacar mayor provecho a la ofensiva. Con siete regulares por encima de los 300 de average durante casi todo el campeonato, consiguió muy pocas carreras y fue improductivo en el corrido de las bases. No se trata únicamente de exhibir buenos promedios ofensivos, hay que jugar bien a la pelota, como lo hicieron ahora en su primera subserie ante los pinareños, a quienes vencieron en dos ocasiones, frente a un revés por la mínima en diez entradas. A ello súmenle la satisfacción de ayer sobre el Habana.

Matanzas fue uno de los conjuntos con menos bases robadas (22). Sus peloteros, además, reaccionan con pereza en determinadas situaciones del desafío, sobre todo cuando tienen hombres en las almohadillas y se producen jits a los jardines.

Pero, no todos son inconvenientes. Los aficionados y el colectivo de dirección, encabezado nuevamente por Wilfredo Menéndez, confían en el aporte que pueden brindar Ariel Sánchez, Lázaro Herrera, José Miguel Fernández, Dunier Serrano, Yariel Duque, Guillermo Heredia (hijo), Yurisbel Gracial y Yadiel Hernández.  

De lo que hagan ellos depende mucho el destino del plantel. Una noticia nada agradable es que Yoandy Garlobo ha estado al margen de los entrenamientos por enfermedad y debe permanecer fuera del equipo hasta mediados de la campaña. 

En el territorio se concibió una estrategia de desarrollo para cambiar el rumbo de las cosas, a partir de un movimiento popular en torno al béisbol desde edades tempranas. El proceso está en marcha, pero todavía queda mucho por hacer.  

Menéndez y su tropa se ven optimistas de cara a la Serie Nacional, pese a las limitaciones, ya que realizaron una buena preparación y porque en el colectivo se respira espíritu de unidad y deseos de no defraudar a los admiradores.

“La clasificación no es una meta, vamos a salir a ganar el juego de cada día, brindar espectáculo al pueblo y dejar una buena impresión. Confiamos en la calidad de nuestros deportistas y en la disposición que hoy demuestran; ahí se funda nuestra esperanza en la victoria”.   

RESULTADOS DE LA JORNADA

4 de diciembre de 2010

 


Subir