¡Qué juego ganó Villa Clara!

En el Sandino se decide todo

Sigfredo Barros

Sin amilanarse por los dos reveses anteriores, Villa Clara sacó a relucir su temple en los momentos difíciles y se llevó la finalísima para su cuartel general con ventaja, ganando el que pudiera calificarse como mejor juego de la postemporada, con oportunas conexiones de Ariel Pestano y Ariel Borrero y un buen trabajo del mundialista Freddy Asiel Álvarez.

Fotos: Ricardo López HeviaMalleta es out en segunda... pero el árbitro decretó el quieto.

Parecía que los leones capitalinos se llevaban el triunfo por tercera ocasión consecutiva cuando Yoandry Urgellés le sacó el bate a un primer lanzamiento en recta, y llevó la Mizuno más allá de los límites del jardín izquierdo, con Leugim Barroso en la inicial por jit.

Pero el mundialista Freddy Asiel se compuso, mezcló mejor su recta a más de 90 millas como promedio (en una ocasión de 95), y llegó a retirar por su turno a diez rivales, desde el doblete de Malleta en el segundo hasta el sencillo de Rudy, en el sexto. Utilizó 120 envíos antes de abandonar el box en el controvertido octavo capítulo.

Fue un buen duelo entre dos serpentineros de calidad, pues Odrisamer Despaigne volvió a trabajar con acierto, permitiendo una en el sexto inning. A pesar de ser un lanzador que le cuesta trabajo pasar de la quinta entrada, logró caminar hasta el octavo, cuando le abrió Yuniet Flores con jit y transfirió a Andy Zamora.

Pestano impulsó la mitad de las carreras de su equipo.

Ahí entró el zurdo Yohandri Portal, quien estrucó a Borrero. Vino entonces un cambio polémico, con el derecho Frank Montieth para trabajar a dos bateadores derechos en turno, Pestano y Ramón Lunar. Tácticamente es correcto, pero Montieth no es el mismo de hace seis años, cuando participó en los Juegos Olímpicos de la capital griega. Pestano le pegó a una segunda recta tirada en la zona y el doblete al central remolcó dos.

Las tres decisivas llegaron en el noveno, con dos carreras impulsadas por el siempre oportuno Borrero, en conteo de tres y dos frente al relevista zurdo Joan Socarrás, todavía demasiado inexperto a sus 18 años de edad. Para cerrar, Eduardo Martín trajo primero a Yasmani Hernández Romero y luego al experimentado Yolexis Ulacia.

FALTÓ AUTORIDAD

Una jugada en el octavo capítulo —el quieto decretado en segunda con Malleta como corredor, después del tiro de Freddy Asiel tras aceptar el roletazo de Serguei Pérez—, motivó una protesta del alto mando villaclareño, a lo que siguió una reunión de árbitros con la Dirección Nacional de Béisbol, para analizar la aplicación del reglamento, que no acepta reclamaciones en jugadas de apreciación.

No hay dudas de que falló la mecánica del arbitraje, pues el oficial en la intermedia no pudo apreciar la jugada correctamente, pero sus compañeros —especialmente el de primera base—, pudieron ir en su auxilio con una seña, algo común y utilizado en innumerables ocasiones.

Faltó también autoridad al cuerpo de dirección de los naranjas. Los peloteros no pueden salir al terreno a discutir ninguna jugada, para eso está el director, ni siquiera los auxiliares están autorizados. Y no puedo menos que censurar la actitud antideportiva del antesalista Ramón Lunar, quien fue expulsado después de faltarle el respeto a uno de los árbitros. Lunar solo pensó en él, pero olvidó que el mayor perjudicado es su equipo: ahora no podrá alinear mañana martes.