Santiago de Cuba

Demostró Feria del Libro dinamismo de la vida cultural
en la nación

José Antonio Torres

SANTIAGO DE CUBA.— La XVII Feria Internacional del Libro Cuba 2008 ratificó las razones que han convertido a este evento en el más aglutinador de la cultura cubana.

Abel Prieto, miembro del Buró Político y ministro de Cultura, destacó ayer en la jornada de clausura cómo la Feria, más que un espacio para comprar libros e intercambiar con los escritores, devino escenario que mostró, en sus diversas facetas, el dinamismo de la vida cultural en la Isla.

La víspera Graziella Pogolotti y Antón Arrufat, Premios Nacionales de Literatura e intelectuales a quienes se dedicó la Feria, recibieron la Llave de la Ciudad de Santiago de Cuba.

Como colofón del evento, que tuvo a Galicia como invitada de honor —gesto agradecido aquí por el poeta, dramaturgo y editor gallego Miguel Anxo Fernán Vello en nombre de sus colegas—, el presidente de la Unión de Periodistas de Cuba, Tubal Páez, presentó el libro Reflexiones de Fidel, tercera y cuarta partes.

Durante el cierre, Miguel Barnet comentó la más reciente entrega de Katiuska Blanco: Ángel, la raíz gallega de Fidel, donde a juicio de la autora el mayor descubrimiento de su indagación periodística fue confirmar la estirpe rebelde que emana de las raíces familiares del líder de la Revolución cubana.

Iroel Sánchez, presidente del Instituto Cubano del Libro, precisó que a lo largo del país se vendieron alrededor de cinco millones de ejemplares en las 42 sedes y confirmó que a los intelectuales Fina García Marruz y Jorge Ibarra se dedicará la XVIII Feria, al tiempo que Chile será el país invitado de honor. Entre sus particularidades resaltó su coincidencia con el Cincuentenario de la Revolución Cubana y el anunciado homenaje a Casa de las Américas.

10 de marzo de 2008


SubirSubir