El singular retorno de Laura Ruiz a su país natal

Marilyn Bobes

El reciente otorgamiento del Premio de la Crítica 2013 al cuaderno de la matancera Laura Ruiz Otro retorno al país natal ha llenado de regocijo a quienes pensamos que la mejor poesía es aquella que conjuga sabiamente la forma con el contenido y deja en el lector el convencimiento de que el autor posee una eficacia comunicativa capaz de dejar al descubierto su sensibilidad.

Carátula del poemario Otro retorno al país natal, de Laura Ruiz.

Y no se trata de concesiones que faciliten la lectura sino de un modo de poetizar donde la pirotecnia verbal no encubre el hipotético vacío que parece emanar de algunos libros de poemas que se amparan en lo experimental para ocultar un no tener qué decir aun en la esfera de esa propia experimentación que proclaman.

Laura Ruiz es una poeta de oficio pero también una autora que tiene todo un mundo de reflexiones amargas y filosóficas que transmitir a sus lectores.

Valiéndose de un título del martiniqueño Aimé Cesaire no apela a la intertextualidad como pudiera esperarse sino que nos muestra otro país, el suyo, a través de un verso límpido, poderoso y anclado en la realidad.

Aun valiéndose muchas veces de la ironía, quizás como defensa ante un entorno doloroso y pletórico de renuncias, la autora consigue un difícil equilibrio entre lo que pudiera convertirse con menos contención en sentimentalismo y que, sin embargo, en su caso, se torna un acto de racionalización gracias a cierto distanciamiento del sujeto que no excluye un comprometimiento profundo con la palabra.

Esa palabra, utilizada como medio y no como fin, viene acompañada de propósitos y mecanismos de comunicación que si bien no tienen nada que ver con el conversacionalismo nos recuerdan ese tono vallejiano que tomó lo mejor de dicha corriente como medio de expresión predominante.

Resulta también sorprendente la unidad temática y estilística sostenida a lo largo de las más de sesenta páginas de un volumen donde no hay posibilidad de altibajos o pasos en falso de manera que cualquier poema de los agrupados en el libro tiene la valiosa calidad de lo sabiamente trabajado a partir de presupuestos estéticos tan válidos como eficaces.

Como bien afirma el jurado que antes le otorgó el Premio Milanés "los poemas de Otro retorno al país natal trascienden la inmediatez de lo vivencial con la difícil sencillez de la poesía auténtica, sin enmascaramientos, en versos que testimonian íntimos desgarramientos, escritos desde la madurez humana y estilística".

Cabe destacar finalmente la cubanía esencial de estos poemas donde los asuntos de actualidad son enfocados con una perspectiva ausente de pintoresquismos baratos.

Buena labor la de este Jurado que entre tanta hojarasca supo ver los valores de un cuaderno que, reafirmo, no tuvo que apelar al efectismo para mostrar la novedad de un lenguaje que asimila sabiamente la tradición y no renuncia por ello a cualquier benefactora influencia.

Recomendamos al lector este otro retorno que es también el regreso de una poética que no pasa, no puede pasar de moda.

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

Subir

 

 

ecoestadistica.com