15 de junio de 1958

El bestial asesinato de las hermanas Giralt

El 15 de junio de 1958 ocurrió en La Habana un hecho criminal que estremeció a la nación: las hermanas Lourdes y Cristina Giralt Andreu, de 22 y 28 años, respectivamente, fueron masacradas por fuerzas de la policía batistiana al mando del tenebroso coronel Esteban Ventura Novo.

Era esa una época en la que los cadáveres se encontraban en cualquier oscuro rincón de nuestras ciudades, incluida la capital, a la vera de un camino vecinal, o en el fondo de un precipicio, cuando los represores se tomaban el trabajo de enmascarar la verdadera causa de la muerte.

Otros que jamás fueron hallados se inscribían en las estadísticas de los "desaparecidos", eufemismo que encubría causas y procederes.

El 15 de junio de 1958 era domingo, Día de los Padres, y ambas jóvenes, pertenecientes al Movimiento de Resistencia Cívica, regresaban de celebrar la jornada junto a la familia en su Cienfuegos natal.

Cristina, la mayor, era una muchacha reservada y hogareña. María de Lourdes, a quien sus amistades nombraban Maruca, era alegre, amante del baile y los paseos. Ambas se afanaban en tareas de apoyo a la lucha clandestina contra la tiranía, vendían bonos para recaudar dinero con el cual adquirir armas y medicinas para los combatientes revolucionarios. Participaban también en acciones de propaganda y el trasiego de armas.

La muerte las acechaba ese domingo, en el edificio donde habitaban, sito en 19 y 24 en el barrio habanero del Vedado.

Los agentes de la tiranía habían preparado una redada en un apartamento contiguo al de ellas, con la intención de capturar a militantes del Directorio Revolucionario 13 de Marzo, desconocían de sus actividades revolucionarias, pero la frustración y el odio homicida se descargó en aquellas muchachas que regresaban alegres tras haber compartido con su familia en la Perla del Sur.

Al penetrar en el inmueble, Cristina y Lourdes son ametralladas en el pasillo. Una recibe 10 impactos de bala y la otra, 13.

A las bestias batistianas no les bastó, y según las referencias periodísticas de la época, los cuerpos inertes de aquellas dos jóvenes fueron tratados a puntapiés.

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir