La Academia de las FAR y su medio siglo

El principal centro de la enseñanza de postgrado y de superación de oficiales que posee el Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias cumplirá el próximo 3 de julio 50 años de creado

Antonio Ernesto Guzmán

La Academia de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) General Máximo Gómez, Orden Antonio Maceo y Orden Carlos J. Finlay, es una institución docente de nivel superior militar que ocupa un área de más de 80 hectáreas en Alamar, La Habana, junto al Colegio de Defensa Nacional y la Academia Naval Granma.

fotos: Ismael BatistaLos alumnos cuentan con los más disímiles medios de estudio para aplicar los conocimientos teóricos adquiridos en clase.

Esta institución, según el coronel José Manuel Cereijo Torres, atiende en la actualidad 16 especialidades de postgrado. Además, en un semestre se pueden impartir hasta cinco cursos de superación, como diplomados, cursos de actualización o para cargo. Todos con un punto en común: el proceso docente-educativo de la Academia tiene su fundamento en el pensamiento militar del líder histórico de la Revolución, Fidel Castro, y la teoría fundamental estudiada es la Guerra de Todo el Pueblo.

Al mismo tiempo, se trabaja en la formación de doctores (en ciencias militares, pedagógicas y sociales), pues la Academia desde el año 1987 es una institución autorizada para este fin.

"Un crecimiento notable ha experimentado la institución docente de nivel superior militar, la cual celebrará en julio próximo medio siglo de vida —expresó el Coronel de la Reserva Ramón Felipe Bulnes Colarte, fundador de la Escuela Básica Superior General Máximo Gómez, como se llamó en un inicio—. Durante el primer curso programado, en 1963, solo se impartió una especialidad".

Flexibilidad y modernización

"De las experiencias prácticas de los oficiales de las Fuerzas Armadas en el cumplimiento de misiones internacionalistas, de la práctica militar y la preparación política y combativa de las unidades en Cuba, y de los estudios que se realizan de las diferentes guerras en las que participa sobre todo el imperialismo norteamericano, se extraen experiencias que pueden ser útiles para el desarrollo de nuestra teoría militar y la preparación de los oficiales", apuntó el coronel Cereijo Torres.

Comentó también —para explicar los niveles de actualización y renovación del proceso docente-educativo— que todos los años los programas de estudio que se elaboran son analizados en los comités académicos de cada una de las cátedras que atienden las especialidades: se estudian los aspectos positivos y negativos, qué hay que mejorar o sustituir.

La capitán de Fragata Lourdes María Valdés Millares labora hace 18 años como docente de la Academia. La profesora auxiliar refirió, en este sentido, que formar oficiales mejor preparados en el Arte Militar Cubano requiere de una continua capacitación y modernización, por eso estos procesos descritos son fundamentales. "Uno debe estar continuamente reformándose", agregó.

fotos: Ismael Batista
Alumnos realizando un ejercicio práctico con la situación aérea en tiempo real.

Los alumnos aquí capacitados agradecen la acertada instrucción que reciben, deudora, sobre todo, del proceso docente-educativo proyectado.

"La base material de estudio está muy actualizada y los profesores están muy bien preparados", explicó el Coronel Félix Aguirre López, alumno de la institución. En esta línea, es válido mencionar que el centro posee un servicio de información con más de 1 100 ejemplares.

El coronel Aguirre López señaló que resulta importante agregar que no se les prepara solamente en la esfera militar, sino que fomentan una cultura general-integral: "Hasta cómo nos proyectamos, nuestro lenguaje, son elementos con los que trabajamos en la Academia".

Arte militar: teoría y práctica, renovación y tradición

"Aquí contamos con métodos didácticos muy avanzados, que ayudan a motivar al estudiante y acercarlo lo mejor posible a condiciones reales", defiende la capitán de Fragata Valdés Millares.

Esta amalgama entre el aula y el terreno y la importancia de las Nuevas Tecnologías (NT), son imprescindibles para la instrucción en el arte militar.

Al respecto, el coronel Cereijo Torres señaló: "Como principio del proceso docente-educativo se emplean las nuevas tecnologías de la informática y las comunicaciones, teniendo en cuenta que los métodos tradicionales de la preparación del combate no dejan de ser esenciales".

Asimismo, refirió que este proceso posee un nivel de enseñanza teórico-práctico. "El teórico lo desarrollan en las aulas, en los laboratorios, donde deben exponer y argumentar la teoría del Arte Militar Cubano. Y para lo práctico se desarrollan ejercicios en los puestos de mando y el terreno, donde deben cumplimentar las teorías del arte militar cubano".

"Todo esto va a permitir que el oficial instruido en la Academia de las FAR tenga una alta formación en ambos sentidos —agregó—, para que puedan cumplir sus funciones en las tropas y en las unidades durante el proceso de preparación combativa con mayor profesionalidad y conocimiento de nuestra teoría del arte militar".

Para ejemplificar los esfuerzos que realizan, refirió la construcción de un centro de entrenamiento virtual, donde se van a simular el combate, la batalla y la operación, y los alumnos podrán interactuar con las condiciones del teatro de operaciones, sintiendo la presión tal y como si estuvieran en una situación beligerante.

Después de medio siglo

Para lograr la estructuración de unas potentes fuerzas armadas, fue creada el 3 de julio de 1963 la Escuela Básica Superior General Máximo Gómez. Según el coronel de la Reserva Ramón Felipe Bulnes Colarte, fundador de la institución, en una primera etapa se requirió del apoyo de especialistas militares soviéticos para impartir clases y formar profesores cubanos que después desempeñarían estas tareas.

En 1975 devino de Escuela Básica Superior a Academia de las FAR General Máximo Gómez, y fue en 1976 que se inauguraron las modernas instalaciones ubicadas en Alamar, en la capital cubana.

Vale destacar la labor del personal de aseguramiento de la institución —dígase los encargados de la logística: alimentación y transportación; los del puesto médico y otros—, protagonistas también en este medio siglo.

El coronel de la Reserva Bulnes Colarte indicó que desde su fundación han pasado por las aulas de la Academia de las FAR General Máximo Gómez, Orden Antonio Maceo y Orden Carlos J. Finlay, los principales jefes y especialistas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias Cubanas.

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir