Inauguran capítulo cubano de la Articulación Regional Afrodescendiente

Madeleine Sautié Rodríguez

El capítulo cubano de la Articulación Regional Afrodescendiente de América Latina y el Caribe (ARAC), quedó oficialmente inaugurado el pasado martes en la Biblioteca Nacional José Martí, cuando fueron dados a conocer en conferencia de prensa, por el equipo de dirección del proyecto que coordina la investigadora Gisela Morales Arandia, un grupo de acciones que ya cobran vida en diversos escenarios de la Isla.

A propósito del centenario este 20 de mayo del Alzamiento de los Independientes de Color fue seleccionado este día para dar a conocer los designios de ARAC, que entre otras propuestas, se esgrime contra cualquier intento de discriminación racial, explicó Tomás Fernández Robaina, miembro del ejecutivo.

Roberto Zurbano, ensayista y directivo de ARAC, se refirió al proyecto —que se suma a otros bríos mayores que se están gestando en el Caribe— como ese espacio de integración y articulación donde se concentran los esfuerzos de la sociedad cubana por combatir cualquier vestigio de racismo, y consideró el contexto actual como "un momento superior en esta batalla".

El fundamento de ARAC, cuyos antecedentes están en reuniones que han tenido lugar en otras zonas de América Latina como Venezuela, Ecuador y Brasil, lo constituyen todas esas organizaciones que se han creado en Cuba para luchar contra el racismo y agrupa a personas e instituciones para ofrecer a la sociedad civil cubana un espacio para luchar contra el racismo en el nuevo contexto social y económico que vive nuestro país.

ARAC tiene como paradigma la Conferencia Mundial contra el racismo, en Durban, en la que participó una delegación cubana presidida por el Comandante en Jefe Fidel Castro, y de la cual es heredera la joven organización. "Se inserta dentro de este mecanismo en el que estamos intentando incentivar políticas que sean metodologías propias para trabajar el tema de la racialidad desde la participación colectiva en todas las ciudades de Cuba", explicó Morales, quien además se remitió a los ejes de trabajo del proyecto que contemplan, entre otros, el género, la comunicación, la educación, el trabajo comunitario, y los niños, jóvenes y adolescentes.

La doctora Lidia Turner insistió en la necesidad de tener claros los conceptos de racismo, discriminación y prejuicio sin cuyo conocimiento no es posible educar e introducir correctamente el tema tanto en la comunidad como en los espacios académicos.

Entre las actividades que ya se están celebrando está el curso televisivo Aquí estamos. Presencia negra en la cultura cubana, que se imparte por el Canal Educativo, y entre las que con más inmediatez se llevarán a cabo cuentan, además de cursos libres que se realizarán en las comunidades, el curso sobre la historia de nuestra afrodescendencia, que auspicia la Biblioteca Nacional (6 de junio) y el evento Pensar Cuba: nación, cultura y racialidad, entre el 9 y 10 de julio, auspiciado, entre otras instituciones, por la Fundación Nicolás Guillén.

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir