Cinco premios muy especiales

Cubadisco proclamó los nominados a la edición 2013

Pedro de la Hoz

La proclamación de cinco lauros especiales marcó el inicio de la carrera hacia los Premios Cubadisco 2013, que se darán a conocer en la apertura de la Feria Internacional del Disco a desarrollarse del 18 al 26 de mayo próximo en esta capital, dedicada a los jóvenes, la música de concierto y el violín y con Ecuador como País Invitado de Honor.

Omara Portuondo, premio especial del cubadisco por Mis anhelos, de la EGREM.

Junto a las 209 nominaciones que disputarán los galardones en 43 categorías, lideradas ampliamente por Producciones Colibrí seguida por EGREM y Bis Music de ARTEX, el Comité a cargo del proceso de evaluación anticipó el otorgamiento del Premio Especial a Mis anhelos (EGREM), de Omara Portuondo; Homenaje al danzón (Colibrí), del Piquete Típico Cubano; Lecuona todo piano (Colibrí); Santiago de Cuba en carnaval (Bis Music), a cargo de varios intérpretes; y Miniaturas de Eugenio Granell / Música revelada (Central Folgue), de Alejandro Vargas.

En cada uno de esos casos la decisión estuvo fundamentada por el carácter excepcional de las obras discográficas dada la singularidad de los hitos sonoros que expresan y el aporte a la cultura cubana y universal.

Producido por Jorge Rodríguez, uno de los más acuciosos discógrafos del país, y el maestro Miguel Patterson, gracias a la innovación tecnológica Omara Portuondo consigue en los dos volúmenes de Mis anhelos cantar a dúo con figuras con las que siempre quiso compartir el estudio de grabación, desde María Teresa Vera, Bola de Nieve, Beny Moré y Barbarito Diez hasta Josephine Baker y Nat King Cole, sin dejar de incluir a sus entrañables Elena Burke y Moraima Secada.

A cincuenta años de su fundación, el Piquete Típico Cubano plasmó en su fonograma, al cuidado de Adolfo Costales y René Mateos, la fidelidad y la sabiduría con que han sabido conservar las esencias del danzón a lo largo de ese plazo.

El joven pianista Franco Rivero materializó un registro de alto valor patrimonial, a la vez disfrutable para todos los públicos, que comprende íntegramente la trascendental obra pianística de Ernesto Lecuona.

Música e imágenes de los portadores que mantienen viva y en plena evolución la tradición del carnaval santiaguero quedaron fijadas en el material producido por José Manuel García y Eddy Cardozo, con la invaluable colaboración de Gonzalo González.

Un pianista cubano, que se dio a conocer en el territorio del jazz, Alejandro Vargas, recreó al frente de un pequeño conjunto de músicos españoles los apuntes musicales de una de las personalidades más explosivas de la cultura gallega del siglo XX, Eugenio Granell, valorado también por su obra pictórica de filiación surrealista.

En esta oportunidad, el Comité del Premio amplió y replanteó categorías, dada la masiva concurrencia de fonogramas en los ámbitos de la cancionística, la música instrumental y la que se produce en función del entretenimiento.

También adelantó 17 nominaciones al Premio Internacional, entre las que llaman la atención los discos Paco de Lucía en vivo, del extraordinario guitarrista español; De la misma sangre, de los folcloristas Susana Baca, de Perú, y Papá Roncón, de Ecuador; y Diez, del dominicano Víctor Víctor, y la colección del Fondo Fonográfico del Ministerio de Cultura de Ecuador.

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir